domingo. 03.03.2024
El tiempo
Made in Huelva

Manuel Cañavate: "No olvidaré jamás las cuatro palabras que crucé una vez con Severo Ochoa"

Se acerca hoy por esta ventana pública el doctor Manuel Cañavate, quien nació en Granada hace 74 años y que reside en Huelva desde 1960, por traslado profesional de su padre.

Screenshot_20231125_214654
Screenshot_20231125_214654
Manuel Cañavate: "No olvidaré jamás las cuatro palabras que crucé una vez con Severo Ochoa"

Manuel Cañavate vive actualmente en Gibraleón. Jubilado desde el año 2013, la trayectoria académica y profesional de nuestro invitado es excelente: licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Sevilla, médico especialista en Hematología y Hematerapia, médico de empresa y Jefe de Sección del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva, previamente del Manuel Lois.

Manuel Cañavate de joven
Manuel Cañavate de joven

Una vez jubilado, la pintura es lo que le ocupa la mayor parte de su tiempo. 

Ahora quiero recordar que lo conocí a mediados de los años 80, en Estudio 16 en la calle Aragón. Aunque no he tenido desde entonces contacto con Manuel, ha sido ahora, a través de un amigo común, cuando he vuelto a charlar con nuestro protagonista de hoy. 

Me cuentan algunos amigos suyos que Cañavate es una persona que de entrada puede resultar seco, pero que es muy competente, divertido, buen conversador y amigo, aparte de respetuoso, con carácter, amante del arte, que le encanta el flamenco... A mi me ha parecido amable, cordial, de ideas claras... 

Cuando me pongo en contacto con él para proponerle esta entrevista me dice que es novato en estas lindes, pero que confía en mi, y la verdad es que ha resultado muy gratificante y amena. 

Después de comentar algunas cosillas, entramos en faena y este es el resultado:

P. - ¿Cómo ves la situación de la sanidad pública?

R. - Nunca hubo profesionales sanitarios mejor formados que en la actualidad, profesionales que se enfrentan a deficiencias de recursos de la mala gestión, a falta de equidad en carteras de servicios, a deficiencias en la medicina primaria, a grandes diferencias de medios y atención según regiones y zonas, a remuneraciones que sonrojan, a penosidad y jornadas maratonianas en ocasiones por falta de personal, de sustituciones, a listas de espera inadmisibles, etc.

Por contra, y a pesar de todo ello, siempre encontraremos un sanitario bien formado que se sobrepone y cuida con calidad y calidez de nosotros, manzanas en mal estado siempre hay en todo canasto. 

P. - ¿Cuál ha sido tu mejor y peor decisión? 

R. - La mejor: cuando decidí hacer cada día todo lo posible para que no decidan por mí.

La peor: la que tomo cada día cuando no acepto que decidan por mí.

Manuel Cañavate
Manuel Cañavate

P. - ¿Podrías vivir sin teléfono móvil? 

R. - Categóricamente; Sííííííííí,  y me tomo muy en serio al fabuloso aparatito, ya que puede llegar a ser un gran enemigo. 

P. - ¿Qué proyectos tienes de cara al futuro? 

R. - Cada peana adecuada al santo, y como el santo es provecto, continuaré echando vida a los minutos en tanto intento no fastidiar al prójimo e incluso ayudarlo en lo posible.....¡ah! eso sí, y pintar, pintar y pintar. 

Con una de sus obras
Con una de sus obras

P. - ¿Qué te indujo a dedicarte a la iconografía y a qué edad comenzaste con esta técnica? 

R. - Al igual que nací con los ojos oscuros, me vino dado el gusto por la pintura y el arte en general, me vino en el pack de serie. Estoy por ello muy agradecido. Efectivamente, desde que puedo recordar, me veo disfrutando de esta suerte.

P. - ¿Cómo te está yendo la exposición colectiva en Gibraleón? 

R. - Me repito; cada santo con su peana y cada asunto con sus circunstancias, y al margen de ello, muy agradecido a todos los que han hecho posible que yo muestre mis obras, en especial a José Ramírez, impulsor y padre de la muestra "Arts Exhibition", que este año se está celebrando en su III edición y que permanecerá abierta en el CODAC de Gibraleón hasta el 30 de diciembre. 

Con sus amigos en Gibraleón
Con sus amigos en Gibraleón

P. - ¿Qué tiene de apasionante tu profesión como médico? 

R. - Como médico tiene de apasionante todo lo técnico y el conocimiento, que llega a desbordar en su grandeza, y en lo humano apasiona contribuir a hacer posible vivir; llegado el tránsito, acompañar en la muerte.

P. - ¿De qué obra tienes mejor recuerdo? 

R. - De la última, por ser recién nacida y necesitada de examen meticuloso, las demás ya son mayores de edad.

P. - ¿Qué significa para ti Huelva? 

R. - Mi suelo, mi árbol, mi rama y mi nido......en definitiva, donde me encuentro bien por su gente, que suplen con mucho, no nos engañemos, sus carencias. Es cierto que he tenido oportunidad de marchar a otras provincias, incluidas Sevilla y mi propia tierra Granada, pero la calidad de vida, comodidad, gastronomía, clima y ecosistemas de esta son difícilmente superables.

Reunión con amigos
Reunión con amigos

Por suerte, esta ciudad y provincia solo puede optar por mejorar y crecer, pero conservando su identidad de calidez y calidad de vida. 

P. - ¿Qué entiendes que necesita Huelva para un mayor progreso? 

R. - Un poquito más de autoestima, algo menos de complacencia, menos ladridos y más morder; Menos hay que hacer y más hemos hecho, y si se me apura hasta un poquito de "chulería" por sentirse choquero.

Manuel Cañavate
Manuel Cañavate

P. - ¿Qué recuerdo guardas de tu niñez y qué soñabas ser de mayor? 

R. - "No hay noticia se dijo ser la mejor noticia" pues eso siento. Respecto a mi niñez no tengo recuerdos destacables, lo cual habla de la placidez con que transcurrió. Tal vez cuando íbamos a esperar a mi padre el viernes por la tarde, pues llegaba de Granada a Viznar, de triste fama por ser donde  asesinaron a García Lorca, donde pasábamos el verano. O tal vez cuando me regalaron mi bici Orbea por sacar sobresaliente, en lo que entonces era "ingreso".

Tal vez llegado un momento dado tuve que decidir entre arquitectura, medicina o cine-teatro, muy diferentes entre sí pero las tres con matices artísticos. A pesar de mi afición-devoción por las artes nunca estuve tentado de pasar por los estudios reglados de la Facultad de Bellas Artes, tal vez por no parecerme imprescindibles para perpetrar mis garabatos.

P. - ¿Se han cumplido tus expectativas de vida? 

R. - Razonablemente SI, es lo que se suele responder. En mi caso respondo con un rotundo y sincero NO porque pude hacer más y ser mejor, no obstante, más que agradecido a la vida porque me dio todo lo que de bueno se puede desear.

Con su pareja
Con su pareja

P. - ¿Cuáles son tus aficiones y a qué dedicas tu tiempo libre? 

R. - Soy aprendiz de todo y maestro de nada, y a excepción de la pintura que me ha acompañado por siempre, lo demás ha ocupado inferior escalón, y así me ves que picoteo en la poesía, prosa, trabajos manuales y oficios, guitarra, piano, música de todo tipo, especialmente clásica y flamenco ortodoxo, lectura, escultura y cualquiera otra disciplina, pues siento curiosidad por todo. 

Manuel Cañavate
Manuel Cañavate

P. - ¿Con qué personaje te gustaría compartir una cena y qué le preguntarías? 

R. - Me gustaría tener una larga cena con cualquiera de los seres que mueven los hilos del mal, con pretextos religiosos, políticos, económicos, ecológicos, sociales; Y la pregunta sería: ¿que encierra tu cerebro y tu corazón para que siendo tan pequeños sean capaces de contener tanta maldad y tan indescriptible desprecio por la humanidad?, ¿cómo lo haces?, ¿cómo puedes comer y dormir? y finalmente ¿cómo puedes vivir?

P. - ¿Quiénes son tus referentes profesionales y personales? 

R. - No soy nada mitómano de alguien en particular y mi referente sería cualquiera que sin saber de su grandeza es grande. Me gustaría tener un poco o un mucho de Mafalda... En el terreno profesional no olvidaré jamás las cuatro palabras que crucé una vez con Severo Ochoa... con su pelo super blanco me pareció la iconografía aprendida de Dios Padre, y luego de hablar con él estuve seguro de que no solo su imagen se le parecía. 

P. - ¿De qué te arrepientes? 

R. - Si es que se dio la ocasión, me arrepiento de no haber sido más coherente, sincero, leal valiente, cariñoso, amable, cercano, empático, dócil, amigo y un infinito etc. Y no me arrepiento en absoluto de tener la virtud de la puntualidad, algo es algo.

Manolo, ha sido un lujazo y una gozada echar este ratito de cháchara contigo, conocerte y comprobar que eres una persona que bien merece la pena conocerte. 

Comentarios