jueves. 18.04.2024
El tiempo

Manu Suero: "tenemos una clase política que mira más por su sillón que por Huelva"

Estamos hoy ante una persona de lo más polifacética, trabajadora, inquieto, con iniciativas, risueño, solidario, deportista, emprendedor, con don de gentes, competitivo, rociero, carnavalero, recreativista, más de Huelva que un choco... Me refiero a Manu Suero. 
Manu Suero: "tenemos una clase política que mira más por su sillón que por Huelva"

Estamos hoy ante una persona de lo más polifacética, trabajadora, inquieto, con iniciativas, risueño, solidario, deportista, emprendedor, con don de gentes, competitivo, rociero, carnavalero, recreativista, más de Huelva que un choco... Me refiero a Manu Suero.

Fue responsable de Huelva Televisión durante la etapa de Pedro Rodríguez como alcalde de la capital, lo cual le vino muy bien para un mayor contacto con la sociedad onubense y su desarrollo profesional.

Cuando lo llamo para proponerle charlar un ratito para los lectores de diariodehuelva.es, no lo duda accede y comenzamos con la siguiente pregunta:

P.- ¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo? 

R.- Estamos ante el momento más extraño de los que me han tocado vivir, en mis 39 años de vida. Esta pandemia ha venido a romper nuestra manera de relacionarnos, de trabajar, de convivir, de ver la propia vida… Nadie pensaba que de noche a la mañana, todo se pararía por un virus. Y que este virus, que aún nos tiene maniatados, sería el causante de la mayor tragedia personal y crisis económica del mundo en la última década. Encima nos ha tocado vivirlo con los peores gobernantes en la historia de la democracia, han jugado al engaño y a la manipulación, demostrando su ineptitud para controlar la pandemia. Hemos tenido demasiados muertos y la economía con más problemas de Europa. Es para hacérselo mirar. Se ha demostrado la debilidad de nuestro sistema sanitario, algo realmente preocupante.

P.- ¿Qué hiciste en tu día a día, durante el confinamiento, dónde y con quién lo pasaste? 

R.- El confinamiento fue el momento de la familia. De mi familia. De recuperar el  tiempo perdido. De pensar y reflexionar. De emociones únicas. De calles que se unían a la hora del aplauso. De escribir, de tocar la guitarra y cantar. De los directos en Facebook. De aplaudir a los que fuera luchaban, a los sanitarios, a policías, camioneros, bomberos... De intentar trabajar duro desde casa por mis clientes, para que esta crisis nos castigara lo menos posible. Y en este tiempo, puse en marcha un proyecto que me ilusionó mucho que se llamó ‘Ganas de volver a verte’ donde hicimos viral cientos de mensajes por las redes de empresarios y clientes que se echaban de menos.

P.- ¿Cómo crees que cambiará la vida después de la pandemia y sobre todo el mundo de la comunicación? 

R.- Hay un antes y un después, eso es ya una realidad. Una nueva forma de trabajar, de ver el mundo, una nueva forma de relacionarse. Estamos ante la cuarta revolución industrial y social de la historia. Una revolución que ha impuesto una nueva manera de ver el mundo: a través de las redes sociales, con la venta online de productos, con los abrazos por videollamada, con las clases virtuales y con un distanciamiento social inédito.

P.- ¿Has pasado miedo en algún momento? 

R.- El miedo no va conmigo. Intento siempre evadirme con algo que no me haga pensar. No puedo estar quieto y eso me ayuda a no sentir el miedo de manera cerca, aunque reconozco que la situación fue y sigue siendo muy preocupante. Las cifras, los informativos, el pánico en los centros sanitarios, el temor del contagio, ver el dolor cuando el virus entraba en residencias, el aislamiento domiciliario… Todo ello, fue un cóctel de sentimientos, que tardaremos en olvidar.

P.- ¿Qué proyectos tienes para el futuro? 

R.- Tengo dos proyectos fundamentales en mi vida: mi empresa, "Comunicatura", que ya ha cumplido cinco años de vida; y el más importante, mi proyecto familiar. Junto a ello, muchos hobbies inundan mis horas: la guitarra, mi grupo, mi chirigota, el Crossfit… Pero sin duda, mi empresa y mi familia, son mi vida.

En mi empresa, estoy ante el reto complicado de seguir compitiendo en un mercado cada vez más complejo. En plena pandemia, en vez de llorar, me puse pensar y trabajar con más fuerza, a hacer equipo, a buscar sinergias. Y en este proceso, ha nacido "Comunicatura Cádiz" y "Comunicatura Sevilla", en un proyecto de expansión complejo, pero muy ilusionante.

P.- ¿Qué has echado de menos en estos nueve meses que llevamos pandémico? 

R.- Muchas cosas. Cada día echo de menos cosas. Lo primero abrazar y besar a mi gente, a mis amigos. Mi vida, estaba llena de abrazos y besos, de cariño. Echo de menos una buena fiesta con mis amigos, con guitarra y cajón de por medio. A mi chirigota, al grupo humano que lo compone. A mi grupo Albero, ya que nos hemos quedado sin Rocío, sin Feria, sin nuestra alma… Echo de menos a mi gente de Valencia, con los que compartimos momentos únicos. Y ahora, llega la Navidad más difícil de mi vida.

P.- ¿Cómo "venderías" Huelva para atraer inversores y turismo estacional? 

R.- Huelva es lo máximo, con administraciones que siempre le han dado lo mínimo. Nos falta creer en nosotros mismos para convertirnos en una gran provincia. Dejar a un lado la política, lo intereses partidistas, que nos han tenido abocados a ser los últimos. Aquí, desgraciadamente, como se suman pocos votos, somos una provincia inexistente para administración central y autónomica. Sueño con una capital limpia y verde, sostenible, moderna, con conexiones entre la zona alta y baja de la ciudad, mediante ascensores o plataformas. Con una ría que sea el motor del ocio, de la cultura, del deporte náutico, del turismo y la hostelería, con un museo a pie del mar, como ocurre en Bilbao. Creo que ese es el modelo a seguir. Con ello, una provincia maravillosa que debe mirar más al turismo de calidad, que sea complementario con la agricultura y la gastronomía. Huelva Capital, Playa, Sierra, Gastronomía… ¡Lo tenemos todo y nos falta todo, por una clase política que mira más por su sillón que por

Huelva!

P.- ¿Qué te parece el papel que están jugando en estos meses, medios de comunicación y redes sociales?

R.- Los medios de comunicación viven un momento complicado y necesitan reinventarse, como otros sectores. De hecho, ya han comenzado a hacerlo. Cuando empecé hace ya media década a especializarme en las redes sociales y el marketing online, aún muchos lo veían como algo lejano. Hoy, las redes son el futuro, son la mejor forma de llegar a la ciudadanía. A los medios le falta

pluralismo y alejarse de los políticos. Hemos perdido por completo la credibilidad, lo que pasa es que con la publicidad privada no se vive, y todos, nos hemos vendido. Ahora, es muy difícil ser creíbles en el exterior ante la ciudadanía.

P.- ¿Qué es lo que más te ha dolido de estos meses que llevamos de pandemia?

R.- Creo que lo más doloroso son las miles de víctimas que nos deja el virus. Se lleva, sobre todo, a una generación que lo ha dado todo por nosotros, por los más jóvenes, y que se han marchado sin un abrazo, sin un beso, sin una caricia… El dolor es enorme solo de pensarlo. Hemos sido injusto con ellos. Con los más vulnerables, con los que vivieron una guerra y una postguerra, los que consiguieron la democracia y a los que ahora hemos dejado en la más triste soledad de una cama. Muchos sin atención médica, esperando su suerte. Aún se me cae una lágrima, solo pensando en ellos. Lo demás, todo volverá. Lo demás, son cosas materiales o sentimientos que hemos perdido, pero con los que podemos vivir, sin más. Y que volverán. Para ellos, ya nada volverá.

P.- ¿Te gustaría ser de los primeros en vacunarte? 

R.- Yo creo que en la vacuna está la solución a esta pandemia. Debemos confiar en la ciencia. Yo si me vacunaría, porque quiero volver a la vida de antes. El virus solo no se marchará de la noche a la mañana, por ello, debemos poner  remedios para vivir y normalizar todo lo que nos está ocurriendo. Aunque creo, que, como pinta todo y en el colectivo en el que me encuentro, me vacunarán allá por el 2025. Esto último te lo digo con ironía

P.- ¿Cuáles son tus mejores y peores recuerdos profesionales?

R.- Mi carrera está llena de grandes recuerdos. Mi paso por las radios: Onda Cero y la SER. Por Europa Press. Por el Ayuntamiento de Huelva, donde llegué a ser jefe de prensa y director de la televisión municipal. Y posteriormente, la puesta en marcha de mi propia empresa. Todo ha sido muy bonito. Con trabajo e ilusión, todo se consigue, aquí nadie regala nada. Nunca tuve padrino, nunca me callé, siempre luché desde mi vocación periodística por una Huelva mejor, y lo sigo haciendo desde Comunicatura. Participo en proyectos sociales que son mi mayor gratificación personal y humana, pongo mi humilde experiencia al servicio de los que más lo necesitan, en proyectos como Huelva es Solidaria, Madre Coraje, Carabela, Cartas para el Alma, Busf… Ellos son mi mayor motivación.

P.- ¿Por qué el carnaval de Huelva no acaba de romper y de 50 agrupaciones locales, ahora no llegan a una docena? 

R.- Hay muchos factores que nos han llevado a este punto. Aunque no hay que ser pesimistas. Hemos perdido grupos, pero hemos ganado en calidad. Ahora, las agrupaciones están mucho mejor preparadas, contamos con directores que son en su mayoría músicos, letristas de alto nivel literario, componentes más profesionales. Soy de la opinión que nos falta trabajar la cantera y aprovechar el impulso de las segundas generaciones de carnavaleros, recuperar a los que aún son jóvenes para subir a las tablas y empezar a sumar gente nueva.

Siempre nos hemos creído los reyes del mambo y los propios carnavaleros no hemos dejado entrar savia nueva, por tantos egocentrismos y prejuicios. Huelva es teatro, yo no quemaría cartuchos en la calle. Cuando consolidemos un concurso potente, lograremos el resto. Ya cada vez más empresas y locales meten actuaciones. Eso también es carnaval de calle. Fopac y Ayuntamiento tienen otras tareas por delante. El Ayuntamiento debe tomarnos en serio de una vez. Cuando nos trate como una fiesta más de la ciudad, no como una cosa de cuatro locos, todo cambiará.

Manu, que me ha encantado echar este ratito de charla contigo, que te deseo todo lo mejor del mundo en tus nuevos retos empresariales, que no estoy de acuerdo contigo en lo del carnaval, pues antes también había muy buenos autores y a la calle en su cabalgata se echaba toda Huelva y desde luego si creo muy firmemente, que el ayuntamiento debe apostar por el carnaval como lo hace con otras fiestas. Que Bilbao sea un ejemplo a seguir, totalmente de acuerdo y menos votos que nosotros tiene Teruel y ya han dado con la clave, o sea otro ejemplo a seguir.

Un abrazo grande amigo