sábado. 18.05.2024
El tiempo

J. L. Rodríguez Ruciero: "Me pedían muestras de Viagra, pero me decían que eran para unos amigos"

Sin lugar a dudas se acerca hoy a esta tribuna una de las personas más entrañables que me he encontrado en Huelva, se trata de mi tocayo y amigo José Luis Rodríguez Ruciero
J. L. Rodríguez Ruciero: "Me pedían muestras de Viagra, pero me decían que eran para unos amigos"

Sin lugar a dudas se acerca hoy a esta tribuna una de las personas más entrañables que me he encontrado en Huelva, se trata de mi tocayo y amigo José Luis Rodríguez Ruciero, quien aparte es cordial, servicial, buen amigo, optimista por naturaleza, con don de gentes, solidario, más de Huelva que un choco, y por encima de todo, muy buena gente.

Nuestro invitado de hoy, hizo graduado escolar y bachiller superior. Empieza su vida laboral, compaginándola con sus estudios a la edad de quince años, el primer trabajo lo realiza en Huelva Farmacéutica "Hufasa", como aprendiz y después como dependiente, en los días libres ayudaba a su padre en temas de representación de productos de alimentación, que es cuando empieza a tratar con clientes, lo que le marcó para siempre, pues el contacto con clientes ha sido toda su vida.

Interrumpió el trabajo para hacer el servicio militar, y a partir de entonces pasó al mundo del automóvil, Huelva Automoción, (Ford), Valte, concesionario Alfa Romeo y Suzuki y Húcar (Citroën).

Con treinta y un año da un vuelco a su vida laboral y comienza en el servicio sanitario y como visitador médico, realiza su labor durante algunos años en Huelva y Badajoz con las empresas Sanofi y Pfizer, donde estuvo hasta el año 2012, debido a la bajada de la industria.

Tres años como autónomo con varias representaciones farmacéuticas y tiene la oportunidad de empezar en la industria de la Ortopedia, y en la actualidad desarrolla su trabajo en Ortopedia Gordillo como comercial, realizando visitas médicas y a centros de mayores, geriátricos, residencias etc.

Cuando entro en contacto con mi tocayo, lo primero que hacemos es ponernos al día de nuestras respectivas vidas, pues hacía tiempo que no coincidíamos y rápidamente entramos en faena de esta entrevista.

P. - ¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo?

R. - La situación que estamos viviendo actualmente me parece muy preocupante. La gente creo que no se da cuenta del problema que tenemos, es un tema mundial que ha costado, está costando y costará muchas vidas.

P. - ¿Crees que durará mucho esta pesadilla de pandemia?

R. - Entiendo que tendremos que acostumbrarnos a vivir con esto. Es como otra enfermedad (con matices). La gripe, el sarampión, la varicela, neumonía etc.; vacunas, protocolos de actuación, normas y legislaciones nuevas.

P. - ¿Cómo crees que cambiará la vida después de la pandemia y, sobre todo, en Huelva?

R. - La vida ya nos ha cambiado a todos. Nuestra manera de actuar, nuestras costumbres...; nos encontramos por la calle con alguien y actuamos diferentes, distancia social, codo con codo... no es lo nuestro. Yo echo de menos los abrazos, los besos, las muestras de cariño, todo a lo que estaba acostumbrado en mi día a día.

P. - ¿Has pasado miedo en algún momento?

R. - Por supuesto que he pasado miedo, mucho miedo. Mi trabajo actual sigue siendo el trato directo con personal sanitario, médicos, celadores, enfermeros, administradores, personal de servicio, residencia de ancianos, geriátricos, cuidadores enfermeras ocupacionales, en definitiva, todos los que de una u otra forma cuidan de nosotros y de nuestros seres queridos.

Intento pasar por todos los controles cuando los visito, pero pienso que en cualquier descuido puedo fastidiar a mi familia, mi madre tiene 94 años y viviendo justo frente a mi casa con mi hermana. Me he llevado al principio casi nueve meses sin verla físicamente, con mis suegros igual y actualmente voy a verlos con mascarillas.

P. - ¿Qué te parece la labor de los políticos en general ante esta pandemia?

R. - Los políticos son políticos y la política, política. Diferentes perros con los mismos collares. Entiendo que lo único que buscan es desprestigiarse entre ellos, yo creo en la crítica constructiva, no en la destructiva y lo vemos a diario, solo saben tirarse entre ellos, solo les interesa engordar sus arcas mientras que dure su cargo. Recuerdo que al principio de la pandemia decían: este problema no es de izquierdas ni de derecha, es de todos, tenemos que buscar soluciones entre todos, y al final ¿qué? Nada de nada, la casa de las fieras.

P. - ¿Qué proyectos tienes para el futuro y qué haces ahora?

R. - Actualmente trabajo en el departamento comercial de Ortopedia Gordillo, una empresa de Huelva y para Huelva. Francisco Gordillo, con el que afortunadamente me une una magnífica relación tanto profesional como personal, me ofreció la oportunidad de seguir trabajando en el tema sanitario, realizando visita con productos ortopédicos.

A la segunda parte de esta pregunta, te diré que estoy a punto de jubilarme. Intentaré disfrutar de mi familia, creo que me lo merezco y ellos también después de 46 años trabajando. Espero que Dios me dé salud para que así sea.

P. - ¿Qué crees necesita Huelva para despegar de una vez?

R. - Huelva necesita lo que todas las ciudades de España, creación de empleo. Para eso tienen que apoyar al empresario, si no apoyan al inversor, mal vamos. Si se ayuda al posible emprendedor, es posible que se puedan crear puestos de trabajo, pero actualmente lo tenemos difícil desgraciadamente, aunque quiero ser optimista y pensar en una Huelva sin tanto paro.

P. - ¿Qué significa Huelva para ti?

R. - Huelva para mí es mi vida, mi infancia, mi juventud, mi familia, todo. Creo que no me acostumbraría a vivir en otro sitio. Amo mi tierra, quiero a mi Huelva.

P. - ¿Qué recuerdos guardas de tu etapa como visitador médico?

R. - Mi etapa como visitador médico es inolvidable, casi 30 años. Aunque en la actualidad sigo haciendo visita a médicos en especialidades específicas, a muchos los conozco de años atrás y muchos nuevos y jóvenes, he pasado los mejores años de mi vida, he disfrutado día a día, he conocido a centenares de buenos profesionales, y sobre todo mis amistades verdaderas han sido visitadores médicos, ya están jubilados, pero no hemos perdido la amistad somos como familia seguimos quedando para vernos.

P. - ¿Te pedían los amigos muestras de Viagra?

R. - Jajaja. Bueno la verdad es que sí. Me pedían muestras de Viagra, fue una revolución, aunque todo el que me las pedía siempre me hacia el comentario, "no es para mí, es para un amigo", bueno alguno era sincero y me decía la verdad, creo que Viagra ayudó a mucha gente.

P. - ¿Quiénes han sido tus referentes en esta vida?

R. - Indudablemente el referente mayor en mi vida ha sido mi padre. Él me enseño los valores más importantes, a respetar y ser respetado sin molestar a nadie. De mi padre te podría hablar sin parar eternamente, con ochenta y pico años recuerdo que me decía, no creas que lo sabes todo, todos los días se aprende algo nuevo y he comprobado que tenía razón, para mí era algo especial, todos los días tengo algún recuerdo de él, y en el plano profesional tres personas me dieron un consejo, cuando entré en la visita médica, siempre los tuve presente y me ayudaron muchísimo, mi tío Pepe Ruciero, Pedro Fernández (Pipo) y mi más que amigo Manuel Hernández (Topi).

P. - ¿Qué recuerdos guardas de tu niñez y qué soñabas ser de mayor?

R. - Bueno de mi niñez recuerdo de jugar a chicharito las habas, caldereta, recuerdo que, en los paquetes de "ESE", era un jabón en polvo, venían unos coches de plástico y con los palillos de los polos de hielo hacíamos carreteras en la arena en la calle Francisco Niño y jugábamos. Me acuerdo del cambio de estampas de Vida y Color, los recortes de cortadillos de Guillén, los petardos en los muros... De mayor soñaba creo que como todos, ser futbolista o ingeniero.

P. - ¿Necesita Andalucía un partido Andalucista fuerte y Huelva un "Teruel existe"?

R. - Yo no entiendo de política, pero Andalucía como tal, creo que tenía que tener un peso político fuerte, podría ser el partido Andalucista, y para Huelva creo que no sería malo un "Huelva existe".

P. - Tocayo, ¿te gustaría añadir algo más?

R. - Me gustaría mandar un saludo a todo el mundo, conocidos, amigos y compañeros y decirles que la esperanza es lo último que se pierde, que entre todos pongamos nuestro granito de arena y seguro que saldremos de esta pesadilla que tanto daño nos está haciendo.