lunes. 20.05.2024
El tiempo

Jacinto Criado: "Un Partido Andalucista fuerte y consolidado puede dar muchas alegrías a esta tierra"

Se acerca hoy a esta ventana pública Jacinto Criado Chaparro, natural de Cáceres, se trasladó con 9 años a Huelva junto con su familia
Jacinto Criado: "Un Partido Andalucista fuerte y consolidado puede dar muchas alegrías a esta tierra"

Se acerca hoy a esta ventana pública Jacinto Criado Chaparro, nacido en Cáceres el 1 de septiembre de 1966, tiene actualmente 55 años. Con 9 años se traslada a Huelva con su familia como consecuencia de un traslado laboral de Explosivos Riotinto del cabeza de familia. Licenciado en Derecho, ejerció como abogado hasta desembocar en la política como miembro del Partido Andalucista, donde durante un período de unos 10 años desempeñó varios cargos orgánicos dentro del Partido a nivel provincial y nacional, asimismo formó parte como representante andalucista de la Autoridad Portuaria de Huelva, de la Empresa de la Vivienda, como Delegado Provincial de Turismo y Deportes y algunos otros cargos de responsabilidad. Casado y con descendencia (un niño y una niña). Actualmente trabaja para la Empresa Pública de Turismo y Deporte de Andalucía, en una de sus instalaciones, concretamente en la Ciudad Deportiva de Huelva.

Jacinto al que conozco desde su implicación en la política, es una persona muy entrañable, cordial, comprometido con la sociedad, optimista por naturaleza, buen amigo y conversador, observador, fiable...

Cuando me pongo en contacto con él para concretar esta entrevista, no lo duda, acepta del tirón y aquí están los resultados:

P.- ¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo?

R. - Por un lado, esa sensación de vivir en directo una página de la historia de lahumanidad que está dando que hablar en el presente, y dará que hablar en el futuro; y por otro lado, esa angustia por la inseguridad diaria de no saber a ciencia cierta, cuando remitirá definitivamente esta pandemia. En otro sentido opino que en cuanto a la gestión de la misma, podía haberse hecho mejor; soy de los que opinan que hay momentos en la vida que debemos dejar a un lado nuestra diferencias (políticas, de opinión, ideológicas) y remar todos en la misma dirección, de la mano de aquellos que deben asumir sus responsabilidades en determinados momento. He echado de menos más conciencia social, más responsabilidad política y más gestión en manos de expertos.

P.- ¿Crees que durará mucho esta pesadilla de pandemia?

Entiendo que aún nos queda un largo camino por recorrer, pues en opinión de todos los que de esto entienden, este virus ha venido a quedarse, de modo que debemos armarnos de paciencia. Que siga siendo una pesadilla, ya depende de nosotros, y del grado de responsabilidad que queramos asumir, lo cierto es que hasta que no alcancemos un nivel de vacunación superior al 70%, no obtendremos la inmunidad de rebaño y por ende la tranquilidad suficiente para dejar atrás esta pesadilla.

P.- ¿Cómo crees que cambiará la vida después de la pandemia y, sobre todo, en Huelva?

R. - Considero que algunos hábitos de comportamiento si cambiarán, pero supongo que serán por poco tiempo, y en el momento en que superemos los malos momentos, volveremos a la rutina de contactos más estrechos; lo que sí creo que ha cambiado para quedarse, es el nivel de conciencia de la población con respecto a determinadas actitudes y a determinados colectivos como el sanitario, lo que no estoy tan seguro, es cuánto tiempo lo mantendremos en la memoria, que a veces de ser tan frágil, olvidamos el sacrificio que otros hicieron por la colectividad.

Respecto a Huelva no creo que haya cambios sustanciales, pues la afluencia a playas sigue más o menos igual, esperamos con ansia Colombinas, Semana Santa y Rocío, y los chavales llenan las terrazas y los locales de ocio; lo que parece es que hemos adquirido algo de responsabilidad en cuanto al respeto de las medidas impuestas o propuestas, y lo que creo que hemos potenciado es la conciencia de onubenses, en cuanto hemos tenido que mirar hacia adentro y preocuparnos por la situación local, tanto de la capital como de la provincia, y por mejorar comparándonos con otros.

P.- ¿Has pasado miedo en algún momento?

R. - Si, rotundamente he de reconocerlo; en los primeros momentos, con la falta de información que existía y la agresividad con la que nos atacó esta pandemia, yo debo confesar mi miedo. Miedo por los abuelos, por unos mismo, por los hijos y por los más cercanos; el no saber a qué atenerse, como evitar un contagio que puede llevarte a ingresarte en el hospital e incluso en una UCI, produce inseguridad, miedo o como diría un buen andaluz, una buena dosis de canguelo.

P.- ¿Qué proyectos tienes para el futuro y que haces ahora?

R. - Actualmente continúo trabajando en el área administrativa de Ciudad Deportiva de Huelva, respecto a mis proyectos de futuro, pasan por finalizar de criar “niños”, que ya prácticamente se cuidan solos, y finalizar mi formación académica accediendo en el año 2022 a un curso de doctorado en la Universidad de Huelva; son de esas espinas clavadas que uno deja pendientes de arrancarse y que creo que ya toca.

P.- ¿Te esperabas la campaña del Recreativo?

R. - No. No soy un aficionado ejemplar, pero lo sigo, sobre todo a través de familia y amigos cercanos que son profundamente recreativistas, y no me esperaba que la campaña se desarrollara como ha acabado. Confiaba en que hiciera una campaña que le permitiera tener opciones de mejorar la categoría y de asentar una plantilla competitiva, pero a la vista de cómo se ha desarrollado, habrá que confiar en que la próxima temporada que va a dar comienzo en unos días se consiga asentar el Club, superar los problemas “no deportivos” y centrarse en conseguir un equipo competitivo que vaya escalando para recuperar cuanto antes la categoría que el Decano se merece.

P.- ¿Qué crees necesita Huelva y provincia para despegar de una vez?

R. - Creer en ella misma y en sus potencialidades, y hacer realidad todos esos proyectos de los que venimos hablando ya hace “décadas”. Necesitamos mejorar nuestras comunicaciones por carretera y ferroviarias, y definitivamente tocar el “cielo”, pues de ello va a depender un desarrollo turístico sostenible, que yo considero debemos complementar con una apuesta industrial respetuosa con el medio ambiente; deberíamos hacer una importante apuesta por una industria complementaria a la básica que aún conservamos, y cuyo valor añadido nos podría dar muchas alegrías.

P.- ¿Qué significa Huelva para ti?

R. - La ciudad que me acogió con 9 años, la que me formó como persona y como profesional, la que me dio una esposa maravillosa (choquera 100%) y una niña y un niño de los que me siento especialmente orgulloso, ya mujer y hombre. La ciudad que me hizo pelear por mis convicciones ideológicas y a la que dedique algunos años de mi vida; en definitiva, Huelva es mi cuna y a quien llevo en mi corazón y a la que no consiento que nadie me la desmerezca.

P.- ¿Qué recuerdos tienes de tu etapa como militante del Partido Andalucista?

R. - Muchiiiiiiiisimos… Fue una importante etapa de mi vida, casi recién estrenado al mundo, con apenas 20 años, muchos proyectos de vida y una ilusión a prueba de cualquier obstáculo. Fueron 20 y tantos años militando en un partido político modesto en comparación a otros de militancia más numerosa y de mayor implantación, pero con un proyecto para Huelva y Andalucía, que los años han demostrado eran factibles y beneficiosos para su desarrollo.

Recuerdo con cariño como al final de cada acto político o social cantábamos el himno de Andalucía (ahora todos lo cantan…).

P.- ¿Por qué crees que no cuaja en esta tierra una formación política netamente andaluza?

R. - Por lo mismo que Huelva no acaba de despegar, y Andalucía en general no acaba de dar ese salto hacia adelante para la que está sobradamente preparada, y es que NO ACABAMOS DE CREERNOS A NOSOTROS MISMOS.

Como andaluces necesitamos continuamente reafirmarnos delante de los “demás”, superar los complejos de que no sabemos “hablar”, de que dormimos la “siesta” o de que nuestra única “cultura” es la farandula; aún conservamos enraizado ese complejo de quedar bien delante del “señorito”, y debemos superar nuestras propias inseguridades para crecer como pueblo, máxime cuanto el protagonismo como pueblo andaluz que merecemos, está ampliamente justificado en nuestra riqueza cultural, económica y social; debemos convencernos que reclamar nuestro protagonismo con políticos que hablen de Andalucía, es un derecho inalienable por encima de siglas políticas de cualquier signo.

P. - ¿Es necesario un partido andalucista?

R. - Lo considero imprescindible por cuanto durante todos estos años seguimos apostando por Partidos de “capital” que no acaban de defender y pelear por nuestros intereses propios.

Durante mi etapa política la gran mayoría no paraba de comentar la necesidad de un partido andalucista que defendiera nuestros propios intereses, sin embargo ese sentimiento no se trasladaba a las urnas, y los votos eran menos que esas muestras de apoyo basadas en la necesidad de un partido propio. Es curioso que una gran mayoría detecte esa necesidad de un partido propio, pero que después no se confíe en él para gobernar; la “excusa” principal es que el partido andalucista como consecuencia del famoso pacto de Alejandro Rojas Marcos para conseguir la alcaldía de Sevilla, decepcionó a los andaluces. Mi impresión, fruto de una profunda reflexión, es que otras formaciones políticas se encargaron de vender una imagen distorsionada del Partido Andalucista, y les fue bien pues consiguieron reducirlo a un plano testimonial que no le supusiera amenaza ninguna, y a cambio Huelva y Andalucía siguen estando a la cola en muchos aspectos sociales, económicos y políticos. Considero que somos fruto de nuestros propios complejos y el no creernos los suficientemente buenos como para dirigir nuestro futuro. Un Partido Andalucista fuerte y consolidado puede dar muchas alegrías a esta tierra, no sólo en cuanto a la consecución de reclamaciones históricas, sino en cuanto a abanderar el definitivo despegue de Andalucía, una tierra con potencialidades culturales y económicas suficientes como para liderar su propio futuro.

P.- ¿Qué opinión tienes de la labor de los políticos en general ante esta pandemia?

R, - No muy buena, considero que se han quedado demasiadas decisiones en el tintero. El nefasto continuismo del enfrentamiento permanente, y el enquistamiento de los bloques no han traído más que perder el tiempo, unos en consolidar sus posiciones de gobierno a cualquier precio, y otros en intentar alcanzar el liderazgo de una oposición que suma más bien poco.

Los ejemplos son claros en cuanto al retraso en la toma de medidas, la falta de planificación, la adopción de medidas improvisadas, el involucrar a la justicia ante la falta de valentía a la hora de legislar (es necesario una legislación especifica para paliar efectos de pandemia, que permita centralizar medidas y al mismo tiempo delegar en Comunidades Autónomas para actuar con prontitud, y eso sólo es posible en el parlamento con un acuerdo de estado por parte de todas las formaciones políticas, pues la pandemia no entiende de colores políticos, ni de partidos); ha sido un continuo devenir de despropósitos, y de hecho el principal efecto ha sido inmunizar nuestra capacidad crítica, y así en una quinta ola como la que padecemos, ya apenas nos preocupan los muertos diarios ni los índices de infección, ya sólo nos preocupa salir airosos de las campañas de falsa seguridad con las que diariamente nos bombardean, en tanto en cuanto se ha confiado todo a la vacunación, y desgraciadamente con eso no basta y se esta demostrando, pero el nivel de los políticos actuales no da para más.