domingo. 14.04.2024
El tiempo

Lorenzo Canales: "He llorado la muerte de Paco Mendoza"

El periodista Lorenzo Canales repasa la compleja situación que vivimos a causa de la pandemia. Y recuerda su paso por la Huelva gloriosa del Decano, sus gestas y el sentimiento rociero.
Lorenzo Canales: "He llorado la muerte de Paco Mendoza"

Mi invitado de hoy a esta serie de entrevistas en tiempo de pandemia es Lorenzo Canales Castilla, un compañero que conocí en tu etapa en Huelva con Canal Sur y que en la plaza de San Pedro, cuando yo trabajaba en Huelva Información coincidíamos a diario y con quien desde el minuto uno hubo empatía que generó en amistad y que seguimos manteniendo a pesar de la distancia

Persona cordial, agradable, sencillo, listo, inteligente, con don de gentes, buen profesional y compañero, risueño, fiable y fundamentalmente muy "güenagente"

Lorenzo nació en Marmolejo, y se inició  profesionalmente en la ya desaparecida Cadena Rato, estando también vinculado a la Cadena Ser. Fue colaborador de la delegación del Diario Ideal en Jaén y de la publicación andujareña Nuevo Guadalquivir. Sin embargo, su trayectoria profesional está ligada, fundamentalmente, a la Radio y Televisión de Andalucía, Canal Sur, empresa en la que ha desempeñado distintas funciones desde sus comienzos en 1990 hasta la actualidad.

Periodista deportivo durante muchos años, pasó a la redacción de  informativos de radio y televisión, como redactor, editor y coordinador, en los centros territoriales de Jaén, Sevilla, Huelva y Granada. Este recorrido le ha aportado una visión más completa  sobre la realidad andaluza, su cultura y sus tradiciones. Ha sido galardonado recientemente con el Premio de Periodismo de la Diputación Provincial de Jaén, en la modalidad de Televisión y es un lujazo ser amigo de él.

Me pongo en contacto con Lorenzo y nada más empezar a hablar con el arte que le caracteriza, me dice que tiene muchas ganas de que nos veamos y darnos un abrazote muy "apretujao". Le comento que es mutuo el deseo y comenzamos con la entrevista después de preguntarnos por nuestra salud que en estos momentos es lo más importante .

¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo?

Esta pandemia lo ha revolucionado todo, absolutamente todo: las relaciones personales, la economía, el trabajo, las costumbres y tradiciones, el deporte, la cultura, las comunicaciones... Todo nos ha cambiado en cuestión de semanas, sin darnos tiempo a reaccionar. Y han pasado ya muchos meses, pero seguimos sin acostumbrarnos a vivir de esta manera. Estas sensaciones sólo las habíamos tenido viendo una de esas películas intensas que nos meten de lleno en el argumento de una película de terror o de máxima tensión. Pero, afortunadamente, duraban como mucho dos horas y todos sabíamos que, al final, el protagonista de la peli salvaba al mundo de la catástrofe. Esta realidad es muy diferente a la ficción y, aunque cada uno la vive de una manera distinta, todos tenemos la sensación de que, esta vez, sólo la Ciencia va a salvar a los supervivientes de una tragedia que ya nos ha costado tantas vidas.

¿Qué hiciste en tu día a día, durante el confinamiento, dónde y con quién lo pasaste?

Por suerte o por desgracia, yo no he estado confinado. Mi labor profesional en los servicios informativos de Canal Sur me obligó a estar trabajando presencialmente desde el primer momento. Diariamente he tenido que salir a la calle a cubrir informaciones de servicio público, a recoger testimonios de los protagonistas de la primera línea contra la pandemia y a informar de la evolución de la enfermedad en mi provincia. Protegiéndome al máximo, dentro de las posibilidades que tenía para protegerme, basándome sobre todo en extremar la higiene y mantener las distancias de seguridad. Lo de las mascarillas ya vino después. Así que, si no me he contagiado, igual es porque no me he enterado. En cualquier caso, me he sentido útil, a la vez que responsable de la seguridad de mi familia, porque todas las noches tenía que volver a casa.

¿Cómo crees que cambiará la vida después de la pandemia y sobre todo en la prensa?

La prensa, en general, lleva ya muchos meses con este caso como primera noticia, que está ocupando la mayor parte de los contenidos. La desaparición de la enfermedad no será inmediata, por lo que seguiremos muy pendientes de su erradicación, primero con las vacunas y luego con el seguimiento a la población. Después, estaremos muy pendientes del efecto colateral de esta crisis sanitaria que es la  tremenda crisis económica. Esta va a transformar muchos modelos productivos. Unos cambiarán para mejor, sobre todo en el caso de aquellos sectores que apuesten por el teletrabajo, y otros acabarán cobrándose muchas otras víctimas por culpa del desempleo y de la pobreza, que están haciendo estragos en España y, sobre todo, en Andalucía. La sociedad, en general, tardará tiempo en volver a la normalidad. Ya hemos tenido una experiencia este verano que nos ha demostrado que no podemos bajar la guardia.

¿Has pasado miedo en algún momento durante estos meses?

No me ha dado mucho tiempo a pensarlo. Y si he sentido algo conscientemente es respeto a la enfermedad y responsabilidad en el trabajo que desempeñamos los informadores y, sobre todo, en la precaución extrema para no perjudicar a los que tenemos alrededor.

¿Qué proyectos tienes para el futuro?

Resistir, de momento. Intentaré seguir viviendo, aprendiendo, queriendo y disfrutando de mi profesión. Y lo primero que haré cuando se pueda es pasar unos días en Huelva. Este año no he podido ir y ya me estoy ahogando en la pena.

¿Qué  has echado de menos en estos nueve meses que llevamos pandémico?

Sobre todo, estar más tiempo con la familia y con los amigos. Poder viajar con tranquilidad, disfrutar conociendo sitios nuevos y recordar mi paso por Huelva en cada visita. También echo de menos esa sensación de no llevar mascarilla y el no tener que estar desinfectando todo, incluido el móvil, a cada instante. Siempre fui muy escrupuloso en la higiene, pero ya me estoy pasando...

¿Qué recuerdos guardas de tu etapa en Huelva?

Los mejores. Por mi profesión, he podido conocer toda Andalucía y he vivido en cuatro de las ocho provincias andaluzas, pero Huelva se quedó para siempre en mi corazón. Allí he conocido a gente maravillosa, he aprendido mucho profesionalmente de todos los compañeros de los medios de comunicación onubenses y, además, siendo un periodista de secano, pude conocer de cerca el mundo de la mar y acercarme a sus problemas. También me enamoré de la Blanca Paloma y del sentimiento rociero onubense, único en el mundo.

¿Y del Recreativo de Huelva?

Muy emocionantes. En Huelva tuve la oportunidad de disfrutar como nunca antes lo había hecho como periodista deportivo. Venía de informar del Betis y del Sevilla, en unos momentos especialmente convulsos para ambos clubes. Pero en Huelva viví los capítulos más gloriosos en la historia del Decano. Mis recuerdos de Huelva me llevan a la  Isla Chica y al Viejo Colombino... pero, sobre todo, al Nuevo Estadio de la Avenida de Francisco Montenegro. Fueron muchas las alegrías que me llevé contando y cantando los goles de los ascensos... y muchísimos kilómetros recorridos siguiendo al Real Club Recreativo de Huelva por toda España. El mejor de todos, el de la victoria del Recre en el Sardinero por 1-5 ante el líder de Segunda División. Allí estuve con muchos aficionados que vivieron una mañana mágica. Tras el partido, tuve que hacer un directo para el informativo del mediodía y, un minuto antes de entrar en antena, un aficionado me colocó una gamba en el micrófono. La dejé allí conmigo durante toda la conexión. También lloré y sufrí por la pérdida de esos aficionados que perdieron la vida en un accidente cuando salían de Huelva para ir a la capital de España, donde nuestro Recreativo jugaba frente al Real Madrid. Aparte de todo eso, tuve el honor de conocer y ser amigo de dos grandes como Cheche y Paco Mendoza, este último que se nos ha ido hace poco y al que he llorado.

¿Qué te parece el papel que están jugando los políticos en general en este tiempo de pandemia?

Lamentable. No me escondo. Tenemos la mala suerte de contar con los peores políticos de nuestra democracia. Su mediocridad era ya manifiesta en otros ámbitos, pero en una situación de emergencia sanitaria como esta, están demostrando ser unos inútiles. Gobierno y oposición solo tienen un objetivo: mantener sus posiciones privilegiadas dentro de los partidos que los han elevado a esos puestos de máxima responsabilidad. Por eso, mucha culpa de lo que está pasando la tienen los militantes.

¿Cuáles son tus mejores y peores recuerdos de tu vida dentro de la vida profesional?  

Los mejores, los de Huelva. Los peores, aquellos en los que fallé profesionalmente, aunque fuese de manera involuntaria.

¿Qué te parece el papel que están jugando los medios de comunicación y las redes sociales? 

Yo soy un asiduo a las redes sociales. Lo reconozco. Especialmente a Facebook, donde publico cuestiones personales y profesionales. También navego en Twitter, un mar muy revuelto en los últimos años y en el que intento coger solo lo bueno. Creo en las redes sociales como una herramienta útil para la divulgación de noticias y el contraste de opiniones. También para mantener el contacto personal y profesional; pero nunca las uso como lugar de enfrentamiento. Y está mal que yo lo diga pero, cualquier información que aparezca en una red social, debemos mantenerla en cuarentena. Hasta que un medio de comunicación no lo confirma, no es noticia. Es rumor o bulo.

¿Qué haces en la actualidad?

Sobrevivo en este mundo que nos ha tocado vivir como un privilegiado. Por tener un trabajo, por hacer lo que me gusta y por tener salud. Desde hace diez años, resido en Jaén, la ciudad donde nací, aunque soy de Marmolejo. Aquí sigo trabajando como periodista en Canal Sur, mi empresa desde hace ya 30 años. Aquí tengo mi familia y desde aquí observo todo lo que pasa a mi alrededor, sin perder nunca de vista lo que pasa en Huelva.

¿Te gustaría ser de los primeros en vacunarte del Covid-19?

Sí. De hecho quiero ser el tercero. Detrás de Pedro Sánchez y de Pablo Iglesias. Hablando en serio, me vacunaré cuando me toque sin tener ninguna duda de que es necesario hacerlo. Estoy convencido de que las vacunas serán analizadas minuciosamente por la comunidad científica y solo se declararán aptas cuando hayan sido aprobadas por lo expertos, después de conocer sus composiciones, propiedades y efectos secundarios.

¿Tu mejor deseo para 2021? 

Que los gobiernos de todo el mundo luchen unidos contra los problemas que sufre la población, que son muchos más que los de la pandemia.