martes. 16.04.2024
El tiempo

Julián Blanco: "Esta pandemia nos regala la oportunidad de tener algo interesante que contar a los nietos"

Julián Blanco, fotógrafo, nos ofrece su visión sobre el mundo que vivimos y el grito de auxilio de la naturaleza. Blanco espera que se cumplan los Acuerdos del 91, que tanto significaron para Huelva. Y "fosfoyesos fuera", dice.
Julián Blanco: "Esta pandemia nos regala la oportunidad de tener algo interesante que contar a los nietos"

A nuestro entrevistado de hoy, Julián Blanco, lo conocí en la etapa que estuvo como fotógrafo de prensa y la verdad que es una persona con la que desde el principio tuvimos empatía y siempre nos hemos llevado muy bien. Ahora hace tiempo que no coincidimos físicamente, pero sí a través de las redes sociales, que en definitiva es una manera de estar conectado, opinar y charlar de las situaciones que se van planteando a diario

Me pongo en contacto con él para realizar esta entrevista, a la que accede  y comenzamos nuestra charla.

¿Qué opinión tienes de la situación que  estamos viviendo?

Estamos viviendo el instante del último cambio en la historia y una nueva realidad de la globalización, las pandemias.

La primera locura  fue ver los carros de la compra llenos hasta las trancas, empujados por señores que nunca antes había visto en mi supermercado habitual. La situación que estamos viviendo es colosal. Sin duda es un antes y un después, de ese otro hito importante que fue el 11S.

Esta pandemia nos está regalando la oportunidad de tener algo interesante que contar a nuestros nietos en cuanto a hechos históricos relevantes. Y que tras la tempestad de la Covid nos dará la sensación verdadera de estar vivos. Si es que llegamos a poder contarlo, claro.

Pero comparadas con la Segunda Guerra Mundial donde la destrucción de obra civil consumió mucha energía y recursos esta en la que estamos, en ese sentido, es insignificante.

Con esta pandemia global la producción industrial, en amplios sectores estratégicos, ha seguido entrando en el sistema con total normalidad. Cosa distinta en otra catástrofe importante anterior.

¿Cómo crees que cambiará la vida después de la pandemia y sobre todo el mundo de la comunicación?

La vida de millones de persona va a sufrir un cambio drástico durante los próximos años, tanto en lo económico como en lo social, por el derrumbe de algunos sectores empresariales y los cambios sociales de costumbres.

Los gobiernos a nivel global intentarán sostener al sistema con ayudas a todos los sectores. Y no me extrañaría que dentro de un lustro o algo más las deudas de los países se condonen en un intento económico de comenzar de nuevo.

En el mundo de la comunicación echo de menos el sentido romántico de la profesión, donde pequeñas redacciones de periodistas y fotógrafos interactuaban con la ciudad, con el pueblo, contando esas intimidades que hoy llamamos información, y que destapan algo que realmente no era conocido. No creo que el paso del papel al bit sea algo negativo para la comunicación. Todo lo contrario, al haber introducido un sumando en la ecuación, al público lector, que puede contradecir al periodista que escribe el titular con otra información que contradice la primera, perdiendo una de ellas la veracidad, que es lo más importante en la información, la veracidad.

¿Has pasado miedo en algún momento?

Miedo no. Decía mi madre... ¡Miedo me da, de pasar hambre! … Precaución toda y más. Soy asmático crónico desde los ocho años gracias al Polo de limón ácido. El miedo es algo que desconozco, ya que nunca he pasado hambre.

¿Qué proyectos tienes para el futuro?

El concepto proyecto me trae connotaciones económicas por ello. Mi vida se mueve por inquietudes sin ánimo de lucro.

Mi última ocupación, inquietud o proyecto es volar con drones para grabar paisajes que me interesan y editar luego los vídeos que quiero montar para mostrar. Donde puedo interactuar imagen, vídeos, músicas y sonidos, en una nueva experiencia que ando aprendiendo y disfrutando. Todo para dar contenido a redes sociales y mostrar lo bueno y lo malo que quiero cambiar. Que era lo mismo que hacía antes cobrando para la prensa. Hoy lo hago de manera voluntaria

¿Qué es lo que has echado de menos en estos nueve meses que llevamos pandémica?

Pocas cosas he echado de menos.

Mi vida lleva siendo muy austera hace muchos años y prácticamente vivo con poco. Esta última etapa del confinamiento perimetral es la que llevo peor, al no poder pasear por donde siempre vuelvo, como mi Cuesta Maneli, mi río Tinto por Berrocal o ir al Arboreto del Villar

¿Qué imagen te gustaría captar con tu cámara?

La fotografía que me ocupa la mente ahora es de naturaleza y con la que ando liado es complicada, ya que intento capturar con calidad de imagen, la cría del jilguero cuando los padres dan de comer. Al natural un primer plano muy próximo casi cenital, de las bocas abiertas esperando la comida de la madre

Junto con estar aprendiendo de nuevo la fotografía desde un dron. Que es como fotografiar remotamente, sin estar detrás del objetivo y mirando con claridad por el visor

¿Cuáles son tus mejores y peores recuerdos profesionales?

De los mejores me acuerdo, de los peores no he tenido tantos. Y los mejores son casi todos con mis compañeros de trabajo. En mi último trabajo en la recepción de un médico de acupuntura ver a los pacientes salir muy mejorados de sus dolencias

El peor momento profesional lo pasé en una guardia para fotografiar, esperando que sacaran al asesino de una chica en Valverde. Fueron muchas horas esperando para conseguir una imagen entrando en el furgón.

Eso no fue nada de extraordinario ya que estaba más que acostumbrado a esperar muchas horas. Lo trágico o el peor recuerdo fue escuchar a la madre, a la familia entera llorar, gritar, insultar durante horas. Todo el tiempo que estuve allí sus gritos golpeaban mi cerebro en un intento de no querer seguir escuchando ese lamento. He visto de todo, pero no había sentido el dolor de una familia tan intensamente nunca.

¿Cómo ves el futuro de Huelva?

Soy un romántico y aún espero que se cumplan los Acuerdos del 91.

El año que viene haremos 30 años de esta histórica firma. Y Huelva tiene que recuperar la avenida Francisco Montenegro y toda la desembocadura de ambos ríos para la ciudad y la naturaleza. La veo Verde o extinta. El calentamiento global es una realidad hoy, que viene de un ayer. Somos responsables de lo que ha ocurrido, somos responsables de recuperar lo destruido. Por eso veo a Huelva azul, marismeña y marinera de nuevo. Veo la retirada de los fosfoyesos cada día más cerca por ser un ecocidio en el tiempo.

¿Qué haces en la actualidad?

Oficialmente soy un parado por la pandemia cobrando y pendiente del IMV.

Pero al vivir en medio del campo hace que todas las horas del día tengan alguna tarea, granjero, jardinero, ama de casa y aprendiz de tutoriales de YouTube sobre programas de edición de vídeos y vuelos de drones. Y mantener vivas todas las redes que tengo. Que ocupan gran parte del tiempo

¿Cómo calificarías el papel que ha jugado la prensa en estos meses?

Esencial. Sin ella estaríamos a ciegas y más confundidos aún. Cierto es que hay prensa de todos los colores en sus editoriales. Es lo correcto en democracia.

Es hoy una responsabilidad del ciudadano tener criterio propio en cuestiones generales. Y para ello no puedes leer una solo línea editorial. Y en ello estamos miles intentando que lean otras líneas editoriales diferentes, en una clara intensión. Ese es el nuevo poder de las redes sociales y los medios de comunicación interactuando en una sinergia libre y de correcta política pública, cargada de lógica, que busca una mejor información y bienestar general. Intentando evitar que los ciudadanos caigan en el engaño de titulares fáciles. Como fue el informe Australiano de la consultora, que ha calado en cierto sector.

¿Y el de las redes sociales?

Hoy ocupan gran parte de mi tiempo creando contenido o debate.

Las redes sociales son el escaparate ideal para aquellos que tienen inquietudes gráficas. Hoy mismo me ha llegado por whatsapp una antigua fotografía realizada por mi padre y que décadas más tarde digitalicé y publiqué en Facebook. Se cierra el círculo volviendo a mi esa imagen en otro contexto diferente. Con las redes sociales he podido tener charlas con gentes de otros continentes en sus propios idiomas. Puedo buscar cualquier contenido didáctico necesario para el aprendizaje continuo que hoy se necesita, simplemente para estar al día en las redes sociales o para muchas cuestiones de este hoy tan cambiante

No tengo, ni nuca tuve TDT instalada desde hace unos 25 años. Años que no veo la televisión convencional. Veo 24H noticias de TVE, Euronews, RT español por YouTube casi el 60/70 % del tiempo televisivo y luego plataformas de contenido audiovisual. La prensa o bien por Google, o por las que llegan por Facebook, Twitter, Telegram, WhatsApp, Reddit, o Instagram. Crear contenidos en Facebook, WordPress y YouTube es parte de mi jardín virtual. Hasta el activismo social se ha facilitado con todas las plataforma de videollamadas

Hoy es ese nuevo escenario donde se anda construyendo una realidad paralela virtual, donde la interacción es el nuevo paradigma. Es lo que atrae a millones, el poder interactuar con otros al instante. Y ser o sentirse al menos algo dueño de la situación.

¿Qué es lo que más te ha molestado o dolido de estos meses que llevamos con la pandemia?

La precariedad del sistema que ha sido incapaz de atender correctamente a millones. No me refiero solo a España. Me refiero a ese malamente llamado Primer Mundo, que de momento es casi tan inoperativo, como el más pobre. Me duelen los daños colaterales de los recortes históricos. Me duelen los muertos en geriátricos por estar sujetos muchos de ellos a fines económicos....

¿Te gustaría ser de los primeros en vacunarte?

Ningún interés por ahora en ser primero en algo tan incierto. Por ser asmático me vacunaré pero sin ninguna prisa. Lo mejor es seguir quedándose en casa y manteniendo todas las precauciones necesarias hasta que todo vaya tomando una normalidad tras la vacuna

Julián, llegamos al final de esta entrevista, pero si quieres añadir algo más, hazlo

El uso incontrolado de recursos del planeta por una industrialización radical de la sociedad que destruyó primero el mundo artesanal está llegando a su apoteosis final primero con el aullido del norte, de calentamiento global y de remate una pandemia. Son el grito de la naturaleza diciendo basta.

Un abrazote fuerte amigo y sigue disfrutando de tu manera de vivir.