jueves. 22.02.2024
El tiempo

Eduardo Palencia: "Me gustan los silencios y las armonías naturales, la poesía, la belleza por bandera"

Es de los cantantes de nuestra tierra que he visto cantar con más gusto, exquisito diría yo. Tuve la suerte de conocerlo hace más de 30 años en una caseta de la feria de Sevilla. Me estoy refiriendo a José Eduardo Sánchez Palencia "Eduardo Palencia" para el mundo artístico
Eduardo Palencia: "Me gustan los silencios y las armonías naturales, la poesía, la belleza por bandera"

Es de los cantantes de nuestra tierra que he visto cantar con más gusto, exquisito diría yo. Tuve la suerte de conocerlo hace más de 30 años en una caseta de la feria de Sevilla y desde entonces mantenemos una buena amistad, aunque nos vemos poco, pero si estamos conectados a través del móvil. Siempre llevo en mi coche las sevillanas suyas del cohetero y no me canso de escucharlas y cantarla al mismo tiempo. Me estoy refiriendo a José Eduardo Sánchez Palencia "Eduardo Palencia" para el mundo artístico y quien nació en Sanlúcar la Mayor, en pleno Aljarafe sevillano. Allí descubrió su amor por la naturaleza  mientras descubría los recovecos del río Guadiamar, oyendo los primeros cantos de jilgueros, ruiseñores, chamarices y otros cantos de anfibios propios de las charcas. Allí nació su voz y corrió su infancia. Entre perros y caballos.

Creció su afán por la música tradicional andaluza, teniendo siempre como fondo referencia la belleza de la propia naturaleza, fuente de inspiración absoluta en casi todas sus obras, sin desligar el amor del ambiente rural en el que ha decidido vivir.

Nació nuestro invitado de hoy en marzo de 1958, y como buen piscis flota en el río de la imaginación dándole a sus composiciones un aroma especial.

Avalan su carrera como compositor y autor más de doscientas obras registrada, entre canciones y poemas.

También tiene en su haber el romancero titulado " El jergon de los Cabales"  de la editorial Guadalturia. Una obra de tipo costumbrista escrita en verso que define con su peculiar forma de ver las cosas la idiosincracia del pueblo andaluz.

Cada vez que nos ponemos en contacto echamos buenos ratitos de charla y la verdad es que me encanta escucharlo, además siempre me va con tanto sus creaciones nuevas con las que disfruto un montonazo tanto de las cantadas como de las recitadas.

He querido hacer participe a los lectores de diariodehuelva.es de las opiniones de Eduardo Palencia y empezamos la entrevista en este tiempo de pandemia de la siguiente manera :

P. - ¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo?

R. - Como agricultor y enamorado de la tierra diría que es un año malo. Lo englobo dentro de esos ciclos que llamamos de penuria... En este caso separando a la humanidad, porque en realidad la tierra sigue su ritmo  otorgándonos alimentos generosamente. Otra cosa es la regulación de estos, en los que el hombre interviene.

La tierra nos gana por goleada y nosotros los humanos esperando el milagro. No solo de pan vive el hombre. Este enemigo invisible como los expertos en pandemia nos están dejando fuera de juego. Los virus como seres vivos hacen lo que tienen que hacer mientras nosotros seguimos con la boca tapada y las orejas calientes hartas de oír mentiras. Lo malo es que las mentiras nos están haciendo infinitamente más daño.... Ya te digo que no solo de pan vive el hombre, necesitamos seguridad, credibilidad,  valores humanos que muevan el espíritu colectivo, líderes de verdad en los que confiar, que vayan en primera línea de batalla y haciéndose cargo de esos que, entre comillas se quedan atrás porque no se les ha señalado el camino correcto y están hartos de tanta mentira, y la culpa como siempre... al cha cha cha, pasando por el Pangolin y el Murciélago.

P. - ¿Cuándo crees que acabara la pandemia?

R. - Yo creo en la inmunización natural del ser humano... Pero también digo que en ese sentido estamos sufriendo una regresión del sistema inmune.

A la primera de cambio nos metemos en la burbuja, otra vez la tierra por un lado y el hombre por otro.... Esquivamos ya hasta el canto de los pájaros o el del místico gallo mañanero, no vamos por buen camino.

El virus seguirá y hará sus mutaciones como siempre, pero una vez más la madre naturaleza pondrá en equilibrio su balanza, que no la nuestra, porque el hombre egoistamente quiere tirar para el...zarandeado el sistema.

P. - ¿Cómo crees que cambiará la vida después de la pandemia y el mundo de la música.?

R. - Creo que vamos a ser mucho más exigentes con los políticos.

La pandemia nos está ocultando la cara oscura de nuestros gobernantes. Tarde o temprano lucharemos para saber quienes están detrás de todo esto y exigiremos que den la cara los doce hombres sin piedad que en esta versión de la película se han hecho invisibles... si bien para invisible ya está el virus. Creo que los errores sean de la índole que sean se pasean libres de culpa, dando por bueno el todo vale..., hasta los suspensos de los estudiantes. o lo que es lo mismo, la ley del mínimo esfuerzo.

Todos los valores que hemos dado por buenos tantas veces sublimado, parecen que de repente con la pandemia están perdiendo raigambre. Gracias a Dios, y por poner unas notas de esperanza, aplaudo infinitamente a las personas que solidariamente se han metido en el charco para ayudar a los necesitados en esas tristes colas de pobleza. Los abrazaría a todos y créanme que me emociono al decirlo. Esos si que se merecen la mejor canción.

La música se está rebelando en el sentido de inconformidad. Entiendo que los grupos urbanos expresen su rabia, quizás yo también debería protestar pero no soy activista, me gustan los silencios y las armonías naturales, la poesía, la belleza por bandera. Esa es mi opinión.

Yo antes de fusionar prefiero sacar el jugo a lo que está bien hecho independientemente de las tendencias y modas.

P. - ¿Has pasado miedo en esta pandemia?

R. - Por suerte no he estado en zona caliente. Y tampoco he visto casos graves en mi entorno. En el pueblo es diferente, así que no le he visto el rabo al diablo, pero si soy consciente del daño que esta haciendo. Más que miedo he sentido impotencia y sensación de abandono humano como ciudadano. Me han faltado palabras con corazón por parte de los dirigente incluyendo a los medios de comunicación... La única mano de esperanza y apoyo ha sido la de mi mujer y espiritualmente la de mi madre que ya no está entre nosotros.

P. - ¿Qué proyectos tienes para el futuro y que haces en la actualidad?

R. - Quiero dedicarme de lleno a la composición de canciones en distintos estilos.

Me alegra que mis canciones regresen a la vida y no se quede en el cajón, o entre las sábanas. Creo que es mi deber escribir, para los que no conocen mi faceta de escritor, recomiendo un libro titulado "El jergon de los cabales "

Es un romancero costumbrista que cuenta de forma poética las peripecias de un furtivo y su amigo el Sargento. En un ambiente rural por los cuatro costados.

Actualmente estoy terminando un relato que cuenta de forma naif y un tanto poética mis travesuras, lanza en mano por las dunas de la antigua Matalascañas, frente al coto de Doñana. Será un audio libro al que pondre mi voz, con la propia música de la naturaleza.

A mi personalmente me encanta pues transmite muchísima paz... algo de lo que escapamos últimamente.

Su título será "LOS PAJAROS BLANCOS"

Quería decir a todos los lectores de diariodehuelva.es que mi libro " EL JERGON DE LOS CABALES" podéis encontrarlo en internet con solo poner el título.

P. - ¿Qué balance haces de tu vida profesional?

R. - Pues con el tiempo me he dado cuenta de lo que demanda el público de mi, y es hablarle a través de mis sevillanas de La Virgen del Rocío, caballos, romería, noches de candela.

Todo ello en un contexto muy flamenco. Es cierto que tengo un público minoritario que se emociona con las cosas de nuestra tierra. Nuestra Andalucía.

El balance es positivo  porque  mi letras retienen la memoria en tiempos pasado y esa esencia antigua es algo que no quiere olvidar los que han vivido la experiencia de una guitarra y un cante de madrugada en el silencio del campo. En ese sentido me siento orgulloso pero algo me llama hacia otros cantes y por qué no, flamenco.

Con todas sus letras, sería un reto bonito y difícil, solo necesito la paz que me acompaña ya pasando los sesenta.  No he sido ambicioso en esta profesión más bien muy selectivo, para darle al cante el respeto que se merece en detrimento de la popularidad o el éxito.

Creo que el mundo del caballo ha ido siempre muy unido al cante, solo

que andar en el escenario que te ofrece la naturaleza no tiene precio y cantar en una sala son 10 euros con consumición .

Eso tampoco está pagado... Me quedo con la candela...

P. - ¿Qué significa el Rocío para ti?

R. - Ha sido una gran piedra de toque en plena infancia... que no pandemia... ¡qué diferencia!

El Rocío impulsó  todas mis emociones, fue mi gran bola de cristal donde apareció afortunadamente hasta la última curva de mi ADN. Mi piedra filosofal diría yo.

No tendría palabras para expresarlo aunque gracias a Dios mis sevillanas rocieras son la prueba  de fé musical donde aparecen todos esas emociones

que me animaron a crecer, luego con el tiempo, a mis 63 años se me han caído muchos pilares a los juré aferrarme de por vida y hoy en día me han caído de lleno en la cabeza. Mis pilares familiares estaban machihembrado y unidos al conjunto de emociones que me sostenían la vida, junto con  los sabios consejos de mis padres, también Rocieros y  Cristianos, pero ya desgraciadamente no están.

Para unir con el ejemplo y con su fé a toda la familia.

No voy a entrar en detalles pero el egoísmo y el interés es una capa invisible, que por desgracia hasta las personas más cercanas y queridas llevan puestas hasta que Dios te abre los ojos. Por tanto quiero  decir que el Rocío lo ha sido todo y ahora forma parte de mi legado pero no para magnificar poniendo la mano en el fuego lo que en un tiempo lo fue todo.

Y desde aquí digo que el Rocío es tan importante que invitaría a que todo el mundo como bien dijo el Papa, sea Rociero de bien.

P. - ¿Cuáles son los temas tuyos que más te han marcado?

R. - En realidad la pregunta tendría que ser, ¿qué temas tuyos crees que han dejado huella en tus seguidores y no seguidores?

Creo que a la gente susceptible de emocionarse a todos...

Si tu no quieres o eres de piedra nadie te va a hipnotizar. Para que te lleguen mis canciones solo hay que ser buena persona y saber que estamos vivos afortunadamente. Solo hay que dejarse llevar. Hay un componente en la música que no es música, es energía que

llama a tu puerta con el puño o con la mano abierta ,según de la madera que seas.

A veces me ha llamado la atención que algún cantante de Rock me dijera sinceramente: "A mi las sevillanas me la repampinfla, pero tu forma de cantarlas me ha emocionado".

Ni yo me lo creo. Esa es la energía a la que me refiero, y en gran parte se produce porque yo me creo lo que canto porque todas las canciones de mi repertorio las he parido yo con dolor y con gozo..

Te diré algunas que superaron mis expectativas.

"Mi Rocio", "Debajo del carro", "Despiertala cohetero", "El lunes la vi salir", "Por quitar no quitaría", "Mi mulo se va al Rocío"....

Y ahora recientemente, ya subidos a internet temas tan bonitos como....

"Aires de Doñana", "Sevilla Eterna" y "Besando el aire" Son tres rumbas con mucho sabor y cargadas de buena poesia.

Hablando de poesía y transmisión se me ocurre mostraros un poema que he escrito recientemente y que trata de hacer visible eso que llamamos duende y que como decimos la mayoría, no se puede explicar con palabras.

Lo voy a intentar a mi manera.

   SER FLAMENCO

LLagas como el firmamento,

Tan hondas como la mar

Heridas de los flamencos

Que cantan por " Solea".

Es algo como encontrar

Placer en el sufrimiento,

Renacer después de muerto

Y en mis cenizas bailar.

Es difícil de explicar 

Lo que se da en el flamenco,

Sangre y muerte en un lamento

Que quiere resucitar..

Parir lo que llevas dentro..

Llanto, gozo, libertad,

Más que cantar es un rezo

Rebuscando en la verdad.

Seis  puñales que cimbrean

Desde la prima al bordón

Embarcando al corazón

En un sublime compas.

Doce golpes de nudillos

Sobre la mesa cala',

De salpicones de vino

Y aceitunas aliñas'

Ya toma cuerpo el flamenco,

Empieza a hervirme la sangre,

Y otra vez el sufrimiento

Rompe las venas del cante.

Encañonao por el duende

Y enzarzado hasta los huesos

Los nudillos me reviento,

Entre copas de aguardiente.

¡vamos a escuchar señores!

Que ahora me siento contento,

Y aunque mis llagas me hieren,

Sin ellas no soy flamenco.

P. - ¿Está en crisis el cante por sevillanas?

R. - Sí está en crisis en el sentido que a nuestras letras costumbristas las están mirando con lupa los que están en contra de todo lo que suena a tradición sea de tipo religioso o campestre incluyendo  como no, nuestros queridísimos caballos o a los bueyes que llevan las carretas camino del Rocío o a los mulos con sus sabios carreros..

No sé, pero hay mucha gente, cada vez más,  que solo ven en esto un motivo para dividir en vez de unir...

Bueno, no quiero hablar de eso. Es blanco contra negro.

Solo pido respeto a una tradición tan ligada  a la vida como el agua que bebemos.

P. - ¿Qué recuerdos guardas de tu niñez?

R. - El olor a cuadra de caballos, vaho de mis cachorros durmiendo conmigo. Andar descalzo por las dunas de Doñana con mi lanza de caña  lanzádola al aire para clavarse sin dolor alguno en las panzas de arena blanca de Matalascañas.

Eduardo que hemos echado una buena "peoná" y que has podido desahogarte. Te veo ilusionado y con ganas de contar cosas. Sigue luchando por lo que deseas y no te olvides ser feliz que es lo más importante en esta vida.