martes. 05.03.2024
El tiempo

Edu Calero: "Con los políticos actuales es como si jugaramos un partido con los suplentes"

Lo conocí hace un montón de años en El Portil. Eduardo Javier Calero García, con el que a través de redes sociales si hemos mantenido conversaciones interesantes sobre el mundo del coleccionismo de camisetas de fútbol
Edu Calero: "Con los políticos actuales es como si jugaramos un partido con los suplentes"

Lo conocí hace un montón de años en El Portil, aunque bien es cierto que no he tenido la oportunidad de charlar con él muchas veces y en los últimos meses si ha existido un contacto más directo.

Me estoy refiriendo a Eduardo Javier Calero García, con el que a través de redes sociales si hemos mantenido conversaciones interesantes sobre el mundo del coleccionismo de camisetas de fútbol.

Nacido el 26 de julio 1974 en Minas de Riotinto (Cuna del fútbol español), es 100 % descendiente de Berrocal, hasta los 10 meses vivió en La Palma del Condado y, desde entonces, en la vieja Onuba.

Es el hermano mayor de los tres hijos de Ildefonso Calero e Irene García (Luismi y Jesús, son sus hermanos). Casado con la valverdeña, María José Sánchez del Águila, con quien comparte dos hijos con sólo tres letras cada uno, pero que son muy grandes los dos: Noé y Teo.

Diplomado en Relaciones Laborales y Magister en Prevención de Riesgos Laborales; se ha dedicado los últimos 20 años a ese sector hasta la llegada de la pandemia, casi en su totalidad, en funciones comerciales y teniendo como zona asignada la provincia de Huelva.

Edu, lo veo como una persona muy inquieta, testarudo, constante, sociable, cordial, solidario, optimista, agradecido, Recreativista por los 4 costados, coleccionista, muy de Huelva, implicado... buena gente.

Hace unos días nos sentamos en el bar Suizo Chico de nuestra capital y empezamos a hablar de lo divino y lo humano, para al final concluir con esta entrevista que rematamos a continuación.

P. - ¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo?

R. - Pues algo desconcertante en un principio y asimilando, poco a poco, que es algo que nos tocó vivir y que hay que superar con paciencia esperando en que todo irá a mejor, siempre poniendo nuestro granito de arena cada uno, porque la suma de esos esfuerzos individuales dará el resultado final colectivo.

P. - ¿Cómo crees que cambiará la vida después de la pandemia?

R. - A nivel económico es evidente que es un retroceso y, a nivel humano, no creo que nos haga ni mejores ni peores, sino diferentes, porque es indudable que esto nos marcará como algo que nos ha hecho analizar todo para buscar un sentido al camino que veníamos recorriendo, tanto en lo colectivo como en lo individual.

P. - ¿Cómo valoras la labor de los políticos en general antes esta pandemia?

R. - Estamos todos muy quemados con los políticos (yo también) pero, en realidad, si en política existe el nivel actual es porque quizás no se le ha dado la importancia y sitio que debería tener en nuestra sociedad como responsables de la gestión de lo público, lo que condiciona nuestro día a día en todos los ámbitos. No dejan de ser personas y los hay de toda condición (también conozco buenos políticos) aunque el nivel, al menos en España, ha bajado muchísimo, siendo esto algo aceptado mayoritariamente por la población. Los buenos profesionales no tienen en la actualidad la vocación política en nuestro país y eso redunda en que se juegue con suplentes un partido tan importante.

P. - ¿Has pasado miedo en algún momento?

R. - Por supuesto. pero no miedo por mí mismo sino, como nos ha pasado a todos, miedo por la salud de nuestros mayores en el presente y por el futuro de nuestros hijos. Es inevitable pensar que en un escenario tan desconocido las consecuencias podrían llegar a nuestro entorno familiar más cercano.

P. - ¿Qué proyectos tienes para el futuro y qué haces en la actualidad?

R. - Para el futuro, conseguir apoyar a que nuestros hijos consigan su camino vital con las mejores condiciones posibles como prioridad.

Actualmente, desde el 3 de agosto de 2021 -hace poco más de 7 meses-, iniciamos (siento tanto el apoyo de mi mujer, hijos, padres, hermanos, resto de la familia, amigos y tanta gente que no me sale la primera persona del plural) un proyecto vital y profesional a la vez que consiste, como digo yo, en hacer lo que haría si me tocasen los Euromillones… pero sin haberme tocado. Se trata de una ‘marca Huelva’ con el nombre de HUMILDE GRANDEZA -HUELVA- que consiste en destapar todo lo bueno e increíble que tiene esta tierra, nuestra provincia con su capital a la cabeza, porque en ese sustento emocional identificado a nuestro territorio está la salida que nos puede hacer conseguir nuestros sueños sin tener que salir fuera para conseguirlos. Su nombre es un oxímoron o suma de dos palabras contradictorias que se dan más potencia en la unión y resume, en mi opinión, lo que somos.

P. - ¿Cómo nace Humilde Grandeza y qué aspira a ser?

R. - Es un proyecto con la máxima ambición dado que el objetivo final es ser feliz y disfrutar haciendo lo que más me gusta, siempre que esto me permita disfrutar de mis hijos y de mi mujer como el mayor patrimonio que, con casi 48 años, he descubierto que se puede lograr en la vida. Pero si importante es esa meta más aún lo es cómo llegar a ella, y lo estoy disfrutando mucho porque también es una especie de juego en el que mis hijos son protagonistas, a la vez que se divierten, sintiendo y asumiendo los valores de la tierra de la Humilde Grandeza. Toda la parte emocional la tengo clara y ahora, para cerrar la fórmula, tengo que dar con la tecla de cómo esta dedicación puede alimentarse de una parte mercantil que siempre redunde también en el beneficio para mi tierra (tenemos el 100 % de proveedores de nuestra provincia, como código ético autoimpuesto) y su puesta en valor; todo ello, para poder dedicarme a esto sin necesidad de otro complemento laboral que, inevitablemente, ya haría dividir las energías en este camino. Hasta ahora hemos sacado al mercado productos de moda, packs gastronómicos #HuelvaEstaRica y estamos muy cercanos a la celebración de nuestro primer gran evento que se llamará ‘Sintiendo Doñana’ junto a ‘Finca Kurandana’ y Lucía Redondo Rial. Todo esto se puede ver con todo lujo de detalles en www.humildegrandeza.es/tienda.

P. - ¿Es difícil crear una marca en estos tiempos que corren?

R. - Como es la primera vez en mi vida que estoy intentando algo así no sé cómo hubiese sido en circunstancias normales, pero es que en circunstancias normales estoy convencido que nunca hubiese dado este paso con tanta convicción. Justo antes de la señal definitiva, con el problema colectivo de la pandemia, tuve una etapa de ansiedad debido a mi esfera laboral a la que cada día que pasa le estoy más agradecido, porque mi cabeza me estaba diciendo que ése no era el camino que debía recorrer para gastar en mi vida. En www.humildegrandeza.es explicamos todo el origen y aparte en nuestros perfiles de redes sociales (Facebook, Instagram, twitter y youtube) lo vamos destilando día a día. Animamos a que nos sigan porque estamos convencidos de que les resultará muy cercano nuestro camino.

P. - ¿Qué significa para ti Huelva y el Recreativo?

R. - No quiero entrar en tópicos manidos pero, desde siempre, he sentido una conexión emocional con Huelva que va más allá del localismo o provincianismo porque, gracias a Dios, he viajado por el mundo y nunca sentí, por muy bonito que fuese el destino, que me hubiese gustado ser o vivir en otro lugar. Ese pellizco, por ejemplo, al entrar por la A-49 en nuestra provincia, acompañado de dos besos al cartel que lo indica, es algo similar a cuando entras en tu hogar. La quiero como se quiere a una madre, tal y como es, sin compararla injustamente y sin presumir demasiado porque sea la más grande o, en todo caso, si nos pasamos de la línea es por generosidad para que el mundo pueda tener la oportunidad de conocerla. Esto, indudablemente, me viene del amor que mis padres me han inculcado desde siempre a sus raíces y de una profesora, doña Salud De Silva, que todos aquellos niños que nos tocó con su energía en el Colegio Nacional de Prácticas nos hizo sentir como afortunados herederos de algo que teníamos que defender y conocer en profundidad para que, de esta forma, nos diésemos cuenta de semejante regalo del destino. En Humilde Grandeza este sentimiento lo resumimos con nuestros dos lemas centrales que son #AmorPropio y #HuelvaEsBonita.

Para mí, el Recre, el Decano, el ‘Abuelo’, es la mejor expresión posible de la Humilde Grandeza de esta provincia y mi mayor cordón umbilical con ella. Lo mío fue un flechazo en la adolescencia porque fue al empezar a quedarme los fines de semana ya en la capital, y no ir todos esos días a mi pueblo, Berrocal, cuando me fascinó esa lealtad de su gente que yo observaba aún desde fuera y que comprendí que, también, podía sentirlo como algo mío, porque también me pertenecía.

Nada me ha enseñado más y, a la vez, me ha ayudado más a enseñar a mis hijos (esos dos recreativistas ‘de cuna’) esos valores que en la vida acaban siendo más valiosos que la mayor fortuna o el mayor título posible. Cuando se es grande, sólo se puede ser mayor aún si no se presume por serlo, y eso es el Recre. Su grandeza y la conexión de su gente con él sólo he podido explicármela tras millones de vueltas a la cabeza con el razonamiento de que sabemos que es algo inimitable, atemporal, y el hecho de saber que algo tan único es a la vez tan frágil y dependiente de nuestra fidelidad nos hace sentirlo allí donde sólo llegan las cosas que nunca se separan de nosotros. En definitiva, es ese lema de ‘EL RECRE SOMOS NOSOTROS…’.

P. - Eres coleccionista de camisetas del Recre. ¿De dónde te viene esa afición? Y ¿cuántas tienes?

R. - Sí, es mi pasión y creo que mi único hobby por buscarle una coartada, jejeje. Pues creo que me di cuenta de que no me saciaba sólo con sentirlo en sus partidos cada 15 días en la temporada, sino que tenía que ser aún más parte de mi vida en el día a día, todo el año, y de ahí esa necesidad o vocación por coleccionar ya no tanto objetos, sino historias asociadas a esos objetos de nuestro Recre (camisetas, libros, fotos, bufandas, entradas, insignias, etc.). Por marcar un antes y un después en que ya me di cuenta de que se me podría catalogar como ‘coleccionista’ de nuestro Recre, fue cuando mi padre estuvo ingresado muy grave durante un tiempo y, en esas noches de hospital que me tocaba turno familiar, mi móvil tenía querencia por las aplicaciones donde, mayormente, se sondean estas piezas. Tengo unas 200 camisetas de modelos distintos aproximadamente que algún día conseguiré exponer para que cobren su máximo sentido, que será explicar a nuestra familia albiazul, a través de ellas, lo grande y, sin embargo, humilde que es nuestro Club, el CLUB.

P. - ¿Es apático el onubense en general?

R. - Tanto como vago un andaluz o agarrado un catalán; o sea, nada en términos definitorios. Es una ‘etiquetita’, que se utiliza mucho, casi siempre por los apáticos (los hay en todos lados) como coartada justificativa para no hacer nada ellos. Es tan injusto como decir ese mantra del ‘tenemos lo que nos merecemos’ o comparar Huelva injustamente con otras ciudades o provincias justo en aquel perfil en el que sale menos favorecida, obviando tantas otras fotos en las que sale bonita como ella sola.

De lo primero que tiene que presumir un huelvano (como me gusta decir) es de sus paisanos, y desconfía de aquel que diga que lo peor de Huelva es su gente, porque ahí detrás hay mucha frustración de quien no consiguió algo por desmerecimiento propio, porque Huelva ‘no se lo puso delante’ como una ofrenda que ‘indudablemente, esa persona merecía’… El ‘Amor Propio’ del onubense o huelvano, le impide quedarse quieto cuando se ataca a su tierra.

P. - ¿Cómo venderías Huelva para atraer a personas que no conozcan esta tierra?

R. - Huelva se vende sola viendo la cara de aquel que viene por primera vez y la querencia de aquellos que ya nunca se quieren marchar o dejar de volver. El hándicap de nuestro aislamiento a causa de las infraestructuras, y de estar rodeados de paraísos naturales y playas únicas, hace que Huelva sea la eterna desconocida, y el desconocimiento lleva al hablar de oídas que nunca llevan a escuchar la verdad.

P. - ¿Cómo fue tu niñez y qué soñabas ser de mayor?

R. - Una niñez muyyy feliz, con muchos recuerdos asociados también a los findes berrocaleños y las vacaciones allí, con mis hermanos y primos, entre batallas ‘rubios contra morenos’, de riberas y bicicletas para las cuestas de aquel otro de nuestros paraísos. Y en Huelva pues también tengo muchos recuerdos como ‘Zipi y Zape’ siempre con mi hermano Luismi -al que saco dos años- y, más tarde, ya en Las Torres, con nuestro regalo del 82 al llegar Jesús para ver que aún había que encarrilar a otro ‘canterano’.

Creo que a estas alturas ya HE descubierto que no sólo nunca soñé con ser algo de mayor sino, más bien, con volver o seguir siendo niño. Esa sensibilidad o entusiasmo por vivir las cosas con la intensidad que tiene un niño creo que es el mejor compañero de viaje que podemos mantener a lo largo de toda nuestra vida.

P. - ¿Quiénes son tus referentes personales y profesionales?

R. - Espero que no se me enfaden y se queden con lo positivo, pero mi referente profesional siempre ha sido mi padre y personal ambos, aunque quizás tenga un pelín más de mi madre; sin embargo, el perfil nasal es más Calero, jejeje.

P. - ¿Se van cumpliendo tus proyectos de vida que te habías propuesto?

R. - Cuando me quedan poco más de dos años para cumplir el medio siglo creo que el balance de tiempo en el que he sido feliz en mi vida es bastante mayor a aquel en el que no lo he pasado bien (que también ha existido, evidentemente) y, si a eso sumamos que aquel niño que fui hubiese alucinado jugando con sus dos hijos actuales, aparte de lo difícil de encontrar en la vida una compañera como la que tengo, pues creo que se me han cumplido ya muchos de los sueños que pudiese haber tenido.

P. - ¿A qué dedicas el tiempo libre?

R. - Pues a disfrutar de mi mujer y mis dos hijos, de tener a mis padres ahí aún echando una mano en todo y disfrutando de ellos también y, por supuesto, bastante de ese tiempo libre lo dedico a mi colección del Recre y ya seguir viviendo experiencias cerca de él como inspiración vital.

P. - Tiempo tendremos de seguir charlando, pero por ahora llegamos al punto y final de esta entrevista, pero si quieres añadir algo más, hazlo

R. - Agradecerte de corazón José Luis Camacho Malo haber tenido a bien invitarme para formar parte de esta ya hiperconocida sección de entrevistas donde en mi caso, ha conseguido tocarme la fibra para abrirme en canal explicando cada uno de los puntos que me ha preguntado. ¡¡Gracias de parte de este corazón azul y blanco!!