jueves. 13.06.2024
El tiempo

Benito Prieto: "Me considero un cumplidor de sueños, y lucho duro por ellos"

A nuestro invitado de hoy lo conozco a través de mi compañera en la Cadena Ser, Lucía Vallellano. Me refiero a Benito Ángel Prieto León un onubense nacido en el año 72, Ingeniero en informática por la Universidad de Sevilla. Funcionario del cuerpo superior facultativo de informática en la Junta de Andalucía desde 2003, pero aparte de ello, la música es su gran pasión, y a través de este ratito de charla que he mantenido con él para realizar esta entrevista, van a conocer a todo un auténtico crack.
Benito Prieto: "Me considero un cumplidor de sueños, y lucho duro por ellos"

A nuestro invitado de hoy lo conozco a través de mi compañera en la Cadena Ser, Lucía Vallellano. Me refiero a Benito Ángel Prieto León un onubense nacido en el año 72, Ingeniero en informática por la Universidad de Sevilla. Funcionario del cuerpo superior facultativo de informática en la Junta de Andalucía desde 2003, pero aparte de ello, la música es su gran pasión, y a través de este ratito de charla que he mantenido con él para realizar esta entrevista, van a conocer a todo un auténtico crack.

De momento diremos que es una persona con un corazón enorme. Solidaria, bondadosa y entregada a los demás. Posee gran capacidad de empatía para sentir y comprender las circunstancias y estados de la otra persona. Tiene una increíble capacidad de trabajo y entrega a su profesión y a todo lo que se propone. Es un soñador que persigue con pasión y entusiasmo aquello en lo que cree, como en la música, además de perfeccionista al máximo, lo que le lleva a tener brillantes resultados en sus iniciativas. Él tiene un alto sentido de la amistad, responsable, comprometido con su gente y generoso, además de poseer un gran sentido del humor.

Cuando lo llamo para charlar un ratito, acepta del tirón y este es el resultado:

Benito, ¿qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo?

En un situación sin precedentes como ésta, me cuesta opinar. Son tantas cosas las que se mezclan en mi cabeza: cómo sucedió (que ni se sabe bien), cómo reaccionaron los distintos países o grupos de países, cómo reaccionó la población... El confinamiento, el teletrabajo, la sanidad pública y sus

carencias, la sanidad pública y sus héroes, los aplausos, mi hijo, la impotencia, la decepción, mi hijo, la generosidad de muchos, la emoción, el egoísmo de otros, la indignación, la alegría y la fuerza que me daba mi hijo, la fe en el ser humano, la pérdida de fe en el ser humano, el futuro de mi hijo, la política, la ciencia, el enfrentamiento político… La ciencia (inteligencia, conocimiento y trabajo) nos salvará.

En fin, son un cúmulo de cosas que se mezclan en mi cabeza y a veces me bombardean. En general la gente creo que ha respondido con responsabilidad y sacrificio, y digo en general refiriéndome a la mayoría, porque ya sabemos que hay casos en los que no.

En mi profesión me vi de un viernes a un lunes con la responsabilidad de hacer que pudieran teletrabajar 150 personas y dirigiendo a mi equipo como nunca lo había hecho, desde casa y a través de un chat. Esto fue de las situaciones más estresantes que he vivido en mi profesión, y a la vez de las más motivadoras, pues en aquellos terribles meses de marzo y abril de 2020, pensaba que estaba contribuyendo a preservar la salud de mis compañeros y de sus familias, y eso me hacía sentir bien, y no me importaba trabajar mañana, tarde y noche para que eso fuera así.

¿Habrá más olas de contagio?

Supongo que sí, pero gracias a las vacunas también deberían tener menor impacto, de hecho, ha pasado con esta última.

¿Cómo crees que cambiará la vida después de la pandemia y, sobre todo, el mundo de la música?

Decíamos al principio que aprenderíamos de esto, y yo pienso que la mayoría no. Aunque sí creo que al menos, cuando todo haya pasado pero aún quede reciente, muchos intentarán sacar más jugo a la vida, al día a día, al minuto a minuto, creo que se deberían quedar menos cosas por decir, menos besos o abrazos por dar, y creo que deberíamos todos aprender a tener menos orgullo y más generosidad, aprender a querernos más. Aprender a dar la importancia precisa a las tonterías que nos desvelan muchas veces y no nos dejan ocupar el tiempo en lo que de verdad importa.

También ha quedado de manifiesto lo importante que es la tecnología, y se le debería dar por tanto mayor peso de inversión en las empresas y administraciones públicas, tanto a nivel material como de profesionales en el sector. Y sé de lo que hablo.

Respecto al mundo de la música, se han creado plataformas y formas de conectarnos que seguirán vigentes, pues han sido muy beneficiosas para incluso conocer a mucha más gente, de sitios remotos.

Gracias a la tecnología y las redes sociales, en los meses de confinamiento y posteriores fechas con restricciones de movilidad, he estado grabando material con artistas tanto de Huelva como de sitios tan alejados como Barcelona, y hemos hecho cosas bonitas que hemos publicado en redes sociales, con la intención de hacer esto más llevadero a todos. Ni que decir tiene que la cultura ha ayudado a hacer más liviana esta situación.

Lo que está también claro es que el fin es poder volver a hacer espectáculos en directo con normalidad, que es la esencia de la música, y mientras se consigue que estemos todos inmunizados, poder hacerlo con seguridad, ya que hay mucha gente que come de eso y lo están pasando mal.

Por ejemplo, en Huelva, el Ayuntamiento realizó una serie de espectáculos el pasado verano en varios espacios abiertos y que estuvieron muy bien. Yo mismo fui con mi mujer, Pastori, a ver a mis amigos del grupo Nietos del Agobio, o al humorista Marcos Arizmendi, ambas actuaciones en los exteriores de la Casa Colon.

¿Has pasado miedo en algún momento?

Sinceramente, no, aunque hubo algunos momentos de mucha preocupación por algunos casos muy cercanos de Covid. También mucha incertidumbre sobre cuánto duraría esto.

En los países pobres creo que hay más motivo para tener miedo, miedo a no poder vivir, miedo a que los niños no puedan crecer sanos o simplemente no puedan crecer. Ya estaban muy mal y el virus ha venido a empeorarlo.

También me solidarizo con esas familias de aquí que lo están pasando mal económicamente, muchos no saben qué les deparará el futuro. Entre todos debemos ayudarnos como sociedad y como seres humanos, y estas experiencias nos hacen darnos cuenta de que no sabemos cuándo necesitaremos ayuda de los demás, por muy bien que nos vaya en la vida.

¿Qué proyectos tienes para el futuro?

Seguir cumpliendo sueños. Me considero un cumplidor de sueños, y lucho duro por ellos. Me encantaría poder retomar mi espectáculo “Elvis dreams” y que tuviéramos éxito a nivel nacional. Y quiero seguir ayudando en diversos proyectos sociales gracias a lo que me reporte la música, que para mí no es una profesión (soy informático y vivo de ello), sino una pasión para transmitir emociones, y un medio para ayudar a otros que están peor que yo, al igual que hacía el mismo Elvis, aunque él ganaba más que yo, jejeje.

¿Qué has echado de menos en estos 15 meses que llevamos pandémico?

Besar a mi madre. Abrazar a mis amigos.

¿Cómo fue el espectáculo que hiciste a Elvis en el Gran Teatro y cuál era el objetivo?

“Elvis dreams” es un concierto con temas del repertorio de Elvis y una parte documental para poner al espectador en situación de lo que está viendo.

Nació con la idea de mostrar al gran público los comienzos de la carrera de Elvis Presley en los años 50, ya que en España se recuerda más la época de Las Vegas en los 70, con sus llamativos trajes blancos, y físicamente y psicológicamente deteriorándose hasta que falleció en 1977 con tan solo 42 años.

Pero yo quería mostrarles al soñador, al chico pobre de la ciudad de Tupelo (porque él vivió en Memphis a partir de los 13 años), que no tenía ningún problema en compartir y aprender de los negros, esa raza que tan humillada y sometida estaba, sobre todo en el sur de EEUU. Al chico que quería que su madre no se matara a trabajar, y comprarle algún día una bonita casa, y que no tuvieran que estar mudándose constantemente por no poder pagar el alquiler. Al que no quería ver cómo se peleaban por una chuleta a la hora de comer. Al que soñó con ser una estrella y consiguió ser una de las personas más influyentes de del siglo XX.

John Lenon dijo: “Antes de Elvis no había nada”, y no es que no hubiera rock and roll, es que Elvis abrió el camino tanto a los negros como a los blancos que querían hacer disfrutar al público con esa música desenfadada y enérgica, que para muchos era indecente, y con el tiempo fue algo vital para los jóvenes y no tan jóvenes americanos, y para el resto del mundo. Elvis supuso el comienzo de la existencia de las grandes figuras del rock, con legiones de fans que los adoraban y lo siguen.

https://www.youtube.com/channel/UCIeG_gmVJoTw1r0gpjBTkow/videos

¿Desde cuándo te viene tu pasión por la música?

Mi amigo Carlos García apareció en mi casa con una cinta de casete, grabada del programa de RNE Radio 3 “Flor de Pasión”, en la que se escuchaban grupos americanos de los 50/60, de estilo doowop, high School o surf vocal. Con unos 15 o 16 años ahí empezó todo, así que en parte se lo debo a mi querido amigo Carlos. Luego mi pasión por el grupo Tennessee (amigos a día de hoy), grupo del que compraba todo lo que sacaba en vinilo.

A mediados de los 90 ingresé en el Coro Lírico de Huelva, con Fernando Vázquez. Ahí hice grandes amigos, uno de ellos es Pablo, mi pianista actual, y también empecé a trabajar la voz y a pisar el

escenario del Gran Teatro de Huelva con zarzuelas y musical americano.

Luego vinieron orquestas, y shows infantiles con el grupo “Calabaza”. En este último grupo, mi director José Roberto Colindres (hoy en día conocido cono el Payaso Chilolo, por cierto él tiene una buena entrevista que realizarle) me dio la mayor de mis enseñanzas: 1% talento y 99% trabajo.

A principios de los 2000, en la escuela de música de Aljaraque, tomé clases de canto con la soprano Eva Tenorio, y conocí a los componentes de mi primera banda de pop/rock “Los Viernes”. Pero mi mayor logro antes de “Elvis dreams”, y con mayor repercusión a nivel nacional e internacional fue la creación de la banda de doowop “The Dreamers”, allá por 2009, junto con Antonio Cabrera, Carlos García y mi hermana Gema. Ella ha estado conmigo en casi todos mis proyectos musicales y los otros dos, a día de hoy son de mis mayores amigos.

Con este grupo llegamos hasta Alemania y grabamos dos discos, con difusión radiofónica a nivel nacional, y llegando a aparecer en varias ocasiones en nuestro programa fetiche “Flor de pasión”.

Además, realizamos varios conciertos con nuestro grupo de referencia español Tennessee, así como con otros míticos como La Frontera.

En 2018 se deshace The Dreamers, aunque seguimos cantando juntos si quedamos para vernos, y decido retomar una idea que tenía desde hace muchos años atrás, la de realizar un espectáculo tributo al rey del rock.

¿Por qué Benny Lion?

Bueno, quería que sonara americano, y como mi segundo apellido es León, jejeje.

¿Cuáles son los mejores y peores recuerdos que guardas como profesional?

En la informática lo peor quizás fuera la presión de los primeros días del confinamiento, y lo mejor la época en la que trabajaba para el Hospital Juan Ramón Jiménez, pues el equipo al que yo pertenecía realizamos aplicaciones que en cierto modo, mejoraron ciertos aspectos del nivel asistencial a los pacientes, y eso nos hacía estar orgullosos de nuestro trabajo, pues no todo es cobrar.

En la música me quedo sólo con lo bueno, y puedo destacar dos momentos: 3 de mayo de 2013, cuando presentamos en el auditorio de las cocheras del Puerto de Huelva el primer disco de The Dreamers junto con el grupo Tennessee, y el 18 de enero de 2020, cuando realizamos en el Gran

Teatro de Huelva, por primera y única vez hasta ahora, el espectáculo “Elvis dreams”.

Teniendo familia y tu trabajo como informático, ¿de dónde sacas tiempo para crear tus proyectos artísticos y solidarios?

Levantándome entre las 4:00 y las 5:00 de la mañana y viendo poco la tele.

¿Cómo podemos ayudarte a ayudar?

Recientemente he colaborado con el banco de alimentos de Huelva, con una emisión online. No descarto hacer en breve algo más para el banco de alimentos, aunque actualmente estoy ayudando a la construcción y posterior mantenimiento de una guardería en una región de Kenia que se llama Turkana, que dará asistencia a 30 pequeños. Gracias a Manuel Soriano (La Dama Culta), conocí a Ana Baz, promotora de este proyecto, y hablamos de cuál podría ser la forma de ayudar, así que hemos puesto a la venta del vídeo del directo de “Elvis dreams”, que se hizo en el Gran Teatro en Huelva en enero de 2020, y el beneficio íntegro va para Turkana.

Todo el que quiera puede entrar en la web de la ONG que lleva el proyecto, y llevarse de camino a casa un buen espectáculo hecho desde el corazón.

https://www.amorsinbarreras.com/producto/video-elvis-dreams/

Benito, que me ha encantado echar este ratito de charla contigo y desde luego desearte se cumplan todos tus sueños e iniciativas, que como bien dices, a base de trabajo se te van a cumplir. Y lo de Chilolo lo verás pronto en esta sección.

Un abrazo grande y gracias por tu amabilidad.