martes. 05.03.2024
El tiempo

Antonio F. Rivadulla: “Para mí lo más importante no es imponer sino convencer, el respeto se gana"

Se asoma hoy por esta ventana pública Antonio Fernandez Rivadulla, natural de Orense. En la actualidad con 44 años, es el míster del San Roque de Lepe
Antonio F. Rivadulla: “Para mí lo más importante no es imponer sino convencer, el respeto se gana"

Se asoma hoy por esta ventana pública Antonio Fernandez Rivadulla, natural de Orense. En la actualidad con 44 años, es el míster del San Roque de Lepe y está encantado de estar entre los onubenses.

Como jugador, debutó con 17 años en tercera división, 37 partidos, 12 goles, y se retiró a los 37 años. Disputó 13 fases de ascenso en diferentes equipos.

Esta es la carrera de jugador de fútbol de nuestro invitado de hoy:

Villalonga (95-96), Deportivo división de honor juvenil (96-97), Lalín (98-00), Grove (00-01), Xove Lago (01-02), Villarrobledo (02-03), Granada (03-04), Torredonjimeno (04-05), Granada Atlético (05-06), Guadalajara (06-07), Motril (07-08), Ourense (08-11), Pontevedra (11-12), Céltiga (12-13) y Boiro (13-14) donde colgó las botas para iniciar su carrera como entrenador, iniciandose en el Villalonga (15-17) y Alondras (17-19) hasta recalar en el San Roque de Lepe.

Ha obtenido el premio a mejor entrenador de Galicia preferente sur 2015/2016 y mejor entrenador de Tercera división Grupo 1.

En el conjunto lepero a la hora de realizar esta entrevista lleva 69 partidos oficiales con el bagaje de 33 victorias, 17 empates y 19 derrotas.

Antonio es líder, buena persona, siempre desea lo mejor para los demás, actúa en consecuencia, tiene la cabeza bien amueblada, consecuente y con mucha lógica. Es humilde, no se considera superior a nadie, buen conversador, le gustan los perros, la música, AC/DC, los percebes, pasear por la playa.. Y desde luego, su padel y su golf, aficiones deportivas preferidas para jugar.

Cuando lo llamo para charlar un ratito, no lo duda, acepta y este es el resultado de este gallego, trotamundo del fútbol y unas ganas terribles de seguir creciendo en su carrera, en una profesión que le apasiona y que la vive a todas horas, aunque nosotros vamos a empezar preguntando por otros menesteres.

P. - ¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo?

R. - Guerras hay por desgracia en todo el mundo, pero ésta, por ser en Europa y estar cerca, me mantiene inquieto y preocupado, espero que termine pronto.

P - ¿Cómo crees que cambiará la vida después de la pandemia y sobre todo el mundo del fútbol?

R. - Entiendo que una vez que el virus esté controlado se volverá a una cierta normalidad, los nuevos protocolos van en consonancia con la flexibilización de la mascarilla en exteriores.

P. - ¿Has pasado miedo en algún momento?

R. - Miedo en sí no, pero cierta desconfianza y asombro por la paralización de la normalidad en nuestras vidas, ya que cambiaron nuestros hábitos y nuestra libertad.

P. - ¿Qué proyectos tienes para el futuro?

R. - Vivir el presente y disfrutar de cada momento de nuestra vida. Creo mucho en el esfuerzo y en la constancia en el trabajo. Cuando una persona tiene la suerte de dedicarse a lo que le gusta ya es todo un privilegio, si aún encima vives en diferentes lugares y tienes muchos compañeros, creo que es una experiencia enriquecedora.

P. - ¿Qué recuerdos guardas de tu vida deportiva en general?

R. - En cuestión deportiva me quedo con los tres ascensos como jugador y los dos ascensos como entrenador.

P. - ¿Qué ha significado para ti fichar por el San Roque?

R. - Venir a Lepe supuso salir de mi zona de confort y asumir un reto diferente al de las dos últimas temporadas en Galicia que disputamos dos playoffs de ascenso seguidos con el Alondras a Segunda B. Aquí sacamos al equipo del descenso a división de honor y conseguimos la permanencia en Tercera.

P. - ¿Cómo ha sido venirte a entrenar tan lejos de tu tierra?

R. - Está siendo todo un reto, una gran experiencia en todos los ámbitos, orgulloso de la oportunidad y de poder devolver la confianza con éxitos deportivos.

P. - ¿Cómo se vive en Lepe estar en una categoría superior al Recre?

R. - Es todo un privilegio y una responsabilidad que quedará en la historia del San Roque de Lepe. Sabemos que es de manera circunstancial y que se produjo porque nosotros hicimos las cosas muy bien el año pasado, pronto el Recre estará de vuelta y ojalá se enfrenten en categoría segunda RFF el próximo año, sería bueno para el fútbol onubense.

P. - ¿Quiénes son los jugadores que más te han impresionado?

R. - Sin lugar a dudas el que más me ha impresionado ha sido Diego Armando Maradona.

P. - ¿Qué diferencia encuentras entre el fútbol de tu etapa como jugador y la actual?

R. - Una de las mayores diferencias que veo es el respeto de los jóvenes a los veteranos. También que muchos jóvenes no valoren las oportunidades ya sea pudiendo entrenar con los primeros equipos. La mayor de las diferencias en el fútbol base son las instalaciones, en mi etapa inicial de base se jugaba en campos de tierra. Ahora tienen campos de hierba artificial, pero también creo que se ha perdido el fútbol de barrio, de calle.

P. - ¿Qué eliminarías del fútbol y que añadirías?

R. - Un problema serio son los padres o familiares de los jugadores que les meten mucha presión y no les dejan seguir su propio aprendizaje.

P. - ¿Eres partidario del VAR?

R. - Es una buena herramienta, pero con matices, porque creo que se pierde parte de la esencia del fútbol con el videoarbitraje. Para algunos aspectos, es positivo, y para otros, negativo. Todo se debe modernizar y el fútbol no puede vivir de espaldas a las nuevas tecnologías.

P. - ¿Es injusta la vida del entrenador, al ser los sacrificados siempre cuando los resultados no acompañan?

R. - Por suerte he vivido las dos. Como jugador eres un poco egoísta y buscas tu propio bienestar. Como entrenador, es más complejo, ya que de tus decisiones depende el futuro inmediato a nivel deportivo del equipo y todo el mundo se ve con la posibilidad de opinar. Es sabido que cuando se gana, gana el equipo, y cuando se pierde, pierde el entrenador, pero es algo con lo que hay que saber convivir. Para mí lo más importante no es imponer sino convencer. El respeto se gana no se impone.

P. - ¿Qué recuerdos guardas de tu niñez y qué soñabas ser de mayor?

R. - Tuve una infancia feliz, mi padre también fue futbolista profesional y crecí en el seno de una familia donde el respeto, el cariño y la educación eran los valores predominantes, siempre soñé con llegar al fútbol profesional y ser mejor persona cada día.

P. - ¿Quiénes han sido tus referentes en la vida personal y profesionalmente?

R. - Mis referentes son mis padres en mi vida personal. Profesionalmente me intento formar continuamente y empaparme de diversos modelos futbolísticos. Creo bajo mi punto de vista que no hay una idea perfecta, la clave está en adaptarse a las dificultades que vayas encontrando.