jueves. 29.09.2022
El tiempo

Ana Rodríguez: "Para mí el periodismo es un estilo de vida"

Ana Rodríguez Escobar es una de esas mujeres encantadoras que te encuentras en la vida y, es nuestra protagonista de hoy
Ana Rodríguez: "Para mí el periodismo es un estilo de vida"

Ana Rodríguez Escobar es una de esas mujeres encantadoras que te encuentras en la vida y, es nuestra protagonista de hoy. La conocí hace unos 15 años, cuando entró a trabajar en el departamento de suplementos del diario Huelva Información, por lo que tuvimos un contacto profesional muy directo y, desde el primer día, pude comprobar que iba a ser la gran periodista que es hoy día.

Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla, lleva 17 años de ejercicio profesional. Posgrado en Periodismo Digital, empezó trabajando en Huelva Información y en 2006 entró en Joly Digital llevando la web de Huelva Información. Por un especial que hicieron de las elecciones municipales de 2007, les concedieron el Premio Andalucía de Periodismo. También ha trabajado en Gestocomunicación, la Asociación de la Prensa de Huelva y en 2013 comenzó con los digitales Buenas Noticias, cadena editorial en la que lleva ocho años, donde ha puesto en marcha todos los periódicos del grupo.

También hizo un Experto en Protocolo, Comunicación y Organización de Eventos en la Universidad de Sevilla hace unos años, que le ha permitido compaginar el Periodismo con la organización de actos. Formó parte del equipo de Cortijo Social Media y participar en la preparación de jornadas, congresos y eventos para entidades como el Ayuntamiento de Madrid, la FEMP, el Banco de Alimentos de Sevilla, Cajasol o el Ayuntamiento de Sevilla, entre otras.

Persona entrañable, cordial, optimista por naturaleza, servicial, con sentido de la amistad, trabajadora, familiar... Buena gente.

Le propongo echar un ratito de charla para realizar esta entrevista y no lo duda, acepta y el resultado es siguiente:

P. - ¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo?

R. - La pandemia ha sido un jarro de agua fría que nadie esperaba. Ha hecho que nuestro mundo cambie a todos los niveles, que reorganicemos nuestras costumbres y prioridades. La historia nos ha enseñado que no hay mal que cien años dure, así que, como ha ocurrido con todas las pandemias desde que el mundo es mundo, la situación llegará un momento en el que se

estabilice a nivel sanitario y, dentro de un tiempo, enfermar de covid será como hacerlo de sarampión, algo natural.

Me preocupan más las otras crisis que pivotan a nuestro alrededor: sociales, económicas, políticas, internacionales, de escasez de materiales, de transportes… Se avecinan años complicados, de reajustes.

P. - ¿Cómo crees que cambiará la vida después de la pandemia y sobre todo en el mundo de la comunicación?

R. - Creo que las palabras claves del cambio que ha traído la pandemia son investigación y digitalización. La primera es fundamental - y el virus nos ha hecho ser más conscientes de ello que nunca- para combatir cualquier adversidad que pueda presentarse. La segunda ha impulsado la llegada del teletrabajo, la implantación definitiva de los trámites a distancia, el incremento de compras por Internet...

En este sentido, y enlazo con tu segunda pregunta, el mundo de la comunicación ya había empezado a virar hacia lo digital antes del covid, pero sí es cierto que el virus ha acelerado todo. Los lectores consumen cada vez más noticias en internet y utilizan las redes sociales como una especie de continuum de contenidos en el que todo se mezcla: noticias reales, fake news, vídeos, comunicados personales, opiniones…

Como periodista, con la pandemia han comenzado las ruedas de prensa virtuales, contenidos en streaming, la creación de canales directos en redes como WhatsApp para que las fuentes de información conecten directamente con los medios. Todo es más rápido, más directo.

P. - ¿Cómo valoras la labor de los políticos en general ante esta pandemia?

R. - Uff, ¿cómo se puede valorar lo que alguien hace en una situación sin precedentes? Nadie estudia ni está preparado para afrontar lo inimaginable. ¿Cómo actuar ante un enemigo desconocido? No entraré en valoraciones, quiero pensar que quienes dirigen a los ciudadanos y, por suerte o desgracia, les ha tocado tomar decisiones en estos momentos, han actuado pensando en que hacían lo mejor para la gran mayoría. Si al final ha sido así o no, sólo el tiempo lo dirá.

P. - ¿Has pasado miedo en algún momento?

R. - Creo que todos hemos temido por la salud de nuestros seres queridos, incluso más que por la nuestra propia. Yo llevo peor la incertidumbre, pero tenemos que ser resilientes, que es una palabra que desde que empezó esta pesadilla me repito cada día, y adaptarnos a nuestra realidad.

P. - ¿Qué proyectos tienes para el futuro y qué haces ahora?

R. - Actualmente estoy dedicada a Andalucía Buenas Noticias, un diario que aborda la actualidad de todas las provincias andaluzas desde un punto de vista positivo, tan necesario hoy. Además estoy inmersa en la organización de una jornada sobre los proyectos que moverán la economía cordobesa los próximos años, como será la futura Base logística del Ejército de Tierra. El evento, que promueve Andalucía Buenas Noticias, será el próximo 22 de febrero en el Rectorado de la Universidad de Córdoba y es un modelo de jornada que queremos trasladar próximamente al resto de provincias.

P. - ¿Hacen daño las redes sociales al periodismo?

R. - Yo creo que las redes sociales sirven de altavoz a los medios de comunicación. Como comentaba antes, en ellas aparece de manera constante e incesante contenidos cuyo origen los lectores deben saber distinguir para discernir su calidad y fiabilidad.

P. - ¿Qué significa para ti el periodismo?

R. - Para mí el periodismo es un estilo de vida. Decía el gran Jesús Hermida que el periodista es un contador de historias. Yo amo mi profesión precisamente por eso, porque me permite narrar lo que creo que merece la pena ser difundido o denunciado, lo que hay que alabar para que sirva de ejemplo y lo que debemos rechazar por ser reprobable.

P. - ¿Cuáles son tus mejores y peores recuerdos profesionales?

R. - Nunca olvidaré, aún siendo una becaria, mi primer traslado de la Virgen del Rocío de la aldea a Almonte. Nunca he sido rociera y cuando me mandaron con mi admirado Alberto Domínguez aquella mañana estival a El Rocío para cubrir el acto, me quise morir. Acabé encima de la tarima para la banda de música, a la que tuvo que subirme Alberto, frente al templete donde

le ponen el pañito a la Blanca Paloma, para no ser arrollada por la marabunta humana… ¡Fue toda una experiencia!

También recuerdo como si fuera ayer a mi querida Ana Vives enseñándome a interpretar las tablas de datos para poder elaborar contenidos económicos. Creo que fue una maestra para todos los que pasamos por Huelva Información y una mujer que representaba a la perfección el amor a una profesión tan sacrificada y absorbente.

P. - ¿Qué representa para ti Huelva?

R. - Para alguien como yo, que lleva años viviendo fuera, primero en Sevilla y ahora en Córdoba, Huelva representa mi hogar, mi casa. Es el lugar al que vuelvo físicamente cuando mis obligaciones me lo permiten, o mentalmente cuando necesito buscar un recuerdo alegre o un lugar que me dé paz.

P. - ¿Qué crees necesita Huelva para despegar de una vez?

R. - Huelva necesita un plan y dirigentes con visión para ejecutarlo. La primera pregunta es ¿qué queremos lograr, hacia dónde queremos ir?, y cuando respondamos a estas cuestiones con claridad podremos poner las piedras que construyan el camino para alcanzar esos objetivos.

Además en ese camino es fundamental que las instituciones se alíen y trabajen juntas, sean del signo político que sean. Los ciudadanos están cansados del infructuoso, desquiciante e insípido discurso político partidista. Sólo quieren que sus políticos trabajen para lograr un futuro mejor.

Lo demás es paja.

P. - ¿Cómo fue tu niñez y qué soñabas ser de mayor?

R. - Yo me crié en el centro de Huelva capital y llevo toda la vida pasando mis veranos en Punta Umbría. Estudié en el Colegio Santo Ángel e hice COU en el IE Alonso Sánchez. Tengo la suerte de que aún conservo a mis amigas de primero de primaria, esas con las que llevo disfrutando alegrías y compartiendo penas desde los tres años, por lo que me siento tremendamente afortunada.

De mayor siempre quise dedicarme a algo que tuviera que ver con la investigación, y, en gran medida he logrado mi sueño.

P. - ¿Quiénes son tus referentes personales y profesionales?

R. - A nivel personal mis padres, Juan y Sole. Una pareja que lleva más de medio siglo junta, que han pasado por etapas muy difíciles, y a pesar de todo ahí siguen, luchando, trabajando, capaces de todo por los suyos. He tenido mucha suerte de tenerlos como padres.

En lo profesional, creo que de prácticamente todos los periodistas y comunicadores con los que he trabajado me he quedado con algo. He de decir que en Huelva tenemos grandes profesionales de los medios, que se dejan la piel cada día por informar a los onubenses, y cuya labor, bastante desconocida en general, dicho sea de paso, no siempre es reconocida como se merece.

P. - ¿Se van cumpliendo tus proyectos de vida que te habías propuesto?

R. - En cierto modo si. Tengo un trabajo con el disfruto mucho y una familia maravillosa. Además, me gusta marcarme nuevas metas y retos cada cierto tiempo, así que siempre suelo tener la mira puesta en un nuevo objetivo.

P. - ¿A qué dedicas el tiempo libre?

R. - Desde que nació mi hija no tengo de eso… Mi tiempo ‘libre’ le pertenece a ella, de una u otra forma y, aunque al principio me costó mucho adaptarme a esta nueva realidad, ahora trato de disfrutarla al máximo.

P. - ¿Qué es lo más importante para ti en esta vida?

R. - Muy fácil, que los míos estén bien. Si ellos están bien, todo está bien.

Ana, me ha alegrado mucho verte feliz e ilusionada, y encantado de haber echado este rato de charla contigo y espero verte en tu próxima visita a Huelva.

Un abrazote grande amiga.

Ana Rodríguez: "Para mí el periodismo es un estilo de vida"