martes. 05.03.2024
El tiempo

Alfonso Rodríguez: "Que se aligeren mis hijos en darme nietos, que el tiempo va pasando"

Alfonso Rodriguez Iglesias es nuestro protagonista de hoy, al que conozco hace unos 40 años, siendo el carnaval Colombino nuestro punto encuentro
Alfonso Rodríguez: "Que se aligeren mis hijos en darme nietos, que el tiempo va pasando"

Alfonso Rodriguez Iglesias es nuestro protagonista de hoy, al que conozco hace unos 40 años, siendo el carnaval Colombino nuestro punto encuentro y desde entonces mantenemos buena relación, lo cual no es difícil, pues Alfonso es de esas personas entrañables y positiva que te encuentras en la vida

Nació el 18 de agosto de1.948 en Huelva, en la calle Fernando el Católico justo por la parte de atrás de la Diputación Provincial, según cuenta cree que era el numero 16, donde precisamente ahora hay una entrada trasera de dicha Diputación.

Pero dejemos que sea el propio Alfonso sea quien nos siga relatando su vida:

"Mis padres Teresa y Alfonso, ella gallega, nació en Bayona (Pontevedra), mi padre de aquí y quizás en su familia está los primeros y únicos genes artísticos que me han influenciado para practicar durante mi vida algunas expresiones artísticas.

De mi infancia, los recuerdos más cariñosos lo tengo de mi abuelo paterno Manuel, todo el día se llevaba cantando coplillas, (fue el representante más joven del Orfeón de Huelva), sus grandes esfuerzos por enseñarme a jugar al dominó, y esas caminatas para llevarme y recogerme del colegio".

"Mis primeros años los pasé en los Maristas, hasta que hice la Primera Comunión, para pasarme después a la competencia, el Colegio Francés.

Cuando termino el bachiller, me voy a estudiar Aparejadores a Sevilla, No me fueron bien las cosas en tierras hispalenses, por mi poco interés por los libros, pero si reconozco que tanto el dibujo lineal como la perspectiva me sirvieron bastante para mejorar todo lo relacionado con el dibujo urbano.

A los dos años vuelvo a Huelva, donde termino la carrera de Ingeniero Técnico Industrial, y tras muchas prórrogas, realizo el servicio militar.

Después de dieciocho años por fábricas y oficinas ejerciendo de Perito, me trasladaban Dios sabe a donde y busco la opción más favorable, que no es otra que montar un segundo comercio relacionado muy directamente con el arte, como es Pulgarin Laminas, en la calle Pablo Rada de la capital, donde retomo de manera más intensa mi contacto con el mundo del arte y especialmente de las acuarela, hobby o profesión, que hasta ahora me ocupa casi todo mi tiempo.

Tengo que decir que siempre he sido autodidacta total. He tocado todo menos la escultura.

Referente a las acuarelas, todas están relacionadas con Huelva y su Provincia y es que no puedo remediarlo, soy un enamorado de mi tierra, de cualquier rinconcito.

La acuarela me gusta porque es lo más parecido al impresionismo, con un solo toque puedes crear, luz, vida, sensaciones, ... pero a su vez ese toque tiene que ser preciso, en una palabra, exacto, o casi.

Surge la idea de exponer por darme a conocer un poco más, y sondear algunas opiniones más acreditadas, sin mayores pretensiones.

Por fin, la primera semana de septiembre del 2010, expuse en la Sala José Caballero de Punta Umbría con éxito a medias, pero dándome a conocer a mucha más gente.

D. Manuel Reyes, aparece por mi comercio, y me encarga las acuarelas de algunos edificios donde estuvieron ubicadas en otros tiempos la Normal de Magisterio, para una exposición universitaria de los 100 años de Magisterio en Huelva.

Realizo en 2015, mi segunda y última exposición en la Caja Rural, solo compran 8 acuarelas de 42 expuestas, pero luego se venden todas en mi comercio Pulgarín de calle San José, ventajas que no poseen todos mis colegas evidentemente".

Pues bien, ya conocen una mijita más a este artista, carnavalero de la peña Playa La Gilda, Recreativista, cordial con retranca, risueño, observador buen conversador y amigo... Vamos buena gente, quien empieza a responder a mis preguntas con la amabilidad que le caracteriza.

P. - ¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo?

R. - Bueno, durante este tiempo de pandemia han existido tantos bulos y comentarios de todo tipo, que yo tomé la decisión de creerme casi en su totalidad las opiniones de los expertos, que para eso han estudiado, y están infinitamente más preparados que el resto del personal.

Son episodios que te tocan vivir, y que, en estos tiempos, con todos los adelantos que hay en todos los sentidos, llega un momento que no sabes que creer o no creer y solo por supuesto tener sentido común, responsabilidad y solidaridad.

P. - ¿Cómo crees que cambiará la vida después de la pandemia?

R. - Entiendo realmente, que va en dirección con lo que hemos experimentados cada uno, en cada entorno, familias que lo han pasado muy mal, con pérdidas irreparables e inesperadas, y que será imposible borrar esas secuelas. Pensando globalmente, son etapas de le vida, todos creemos que seremos mejores personas a partir de ahora, los humanos nos querremos más, ...y fíjate, todavía estamos liados y metidos en el fregado, cuando nos salen con una guerra nuclear.

P. - ¿Cómo valoras la labor de los políticos en general ante esta pandemia?

R. - Decidimos un día que lo nuestro fuera una democracia, con esto te lo digo todo. Hemos puesto toda nuestra confianza en unos u otros, y me quiero imaginar que los que están por delante y por detrás, están ahí para ayudarnos a todos, sin excepción. Evidentemente algunas o muchas veces se equivocan, pero no nos queda otra que confiar en ellos.

P. - ¿Has pasado miedo en algún momento?

R. - Según la Real Academia, miedo es la reacción que se produce ante un peligro inminente, basándome en esta definición, está claro, si he tenido miedo y el que diga lo contrario miente.

P. - ¿Qué proyectos tienes para el futuro y que haces en la actualidad?

R. - Uno, que según dicen está en la tercera etapa de su vida, está claro, disfrutar al máximo que puedas todos los momentos bonitos que tiene la vida al lado de tus seres queridos, familia, amigos y conocidos. Y en la actualidad, vivir como un buen jubilado y dedicar tiempo a mi pasión pictórica, las acuarelas, además de muchas cosas más, viajes, espectáculos y encarguitos sobre todo de toda índole.

P. - ¿Qué significa para ti el carnaval?

R. - Después, de casi 40 años como comprenderás, más de media vida, significa muy mucho para mí el Carnaval, hasta el punto que dé como dicen los carnavaleros, nosotros no cumplimos años, cumplimos carnavales. Un político del curso anterior, me dijo una vez a mi pregunta de qué era lo mejor del carnaval, y me contestó que sus gentes.

P. - ¿Qué recuerdos guardas del carnaval de los años 80 y de la peña Playa la Gilda?

R. - Parece mentira, pero tengo más recuerdos del comienzo, allá por los 80, que de los años posteriores. Son recuerdos del carnaval de calle, un teatro a rebosar todos los días, y las peñas, …en especial a la que yo pertenecía, Playa la Gilda, dieciocho años, de los cuales quince de presidente, desde aquel 1986, y más tarde los más valientes diecisiete años saliendo en cabalgata, hasta ahora que sigo de presidente perpetuo, date cuenta que la peña sigue viva y registrada como tal, además representada desde hace unos cuantos años en carnavales por un grupo humano y artístico extraordinario, liderados en cuerpo y alma, por un joven amigo indestructible, Diego Arenas. Es imposible desglosar en unas líneas los recuerdos de 40 años de carnavales es para hacer un libro.

P. - ¿Qué diferencia encuentras entre los inicios del carnaval en Huelva capital y los actuales?

R. - Partiendo de que el Carnaval de Huelva capital se orientó desde sus comienzos a partir de las Peñas y el concurso de agrupaciones principalmente. Nuestro punto flaco siempre fue la calle, al principio se iba cantar a los barrios, ya ni eso…la idea de las carpas en puntos estratégicos funciona a medias, ahí tenemos el ejemplo de cuando se colocó en Pablo Rada, quizás la zona de Huelva que se clausura más tarde y no tuvo éxito.

Huelva es de temperatura muy agradable pero muy húmeda, y más si por las noches te encuentras por las calles al personal del Ayuntamiento regando, aunque esté lloviendo, pues apaga y vámonos.

Diferencias buenas y malas, comenzando por la calidad de las agrupaciones que han mejorado ostensiblemente en todos los sentidos, las coplas, voces y disfraces, no tienen nada que ver con las de los primeros años. La asistencia al teatro es mucho menor ahora, aquellas colas pasando la noche en la taquilla para coger entradas, esto para bien o mal tienen mucha culpa el aumento de las retransmisiones tanto de radio como de televisión.

P. - ¿Qué te parece la situación a la que ha llegado el Recre?

R. - Impensable hace unos años, que estábamos en la cumbre dentro de nuestras posibilidades, pero no es el único club de España o el mundo que le puede suceder un caso así, de hecho, el primer club del mundo, el Sheffield FC, lleva años hundido en la octava división, osea aproximadamente tres veces más abajo que nuestro querido Recre, y a la vista de no salir de allí nunca, en una ciudad mayor que Málaga, en fin, no creo que esto nos pase a nosotros.

P. - ¿Tardará mucho el Recre en alcanzar el fútbol profesional?

R. - Confío que lo consigamos rápido, vamos por buen camino, pero ojo, esto es un deporte, y como decía D. Alfredo D'Stefano, mientras la pelotita entre, todos contentos.

P. - ¿Cuáles son tus mejores y peores recuerdos profesionales?

R. - Han sido 40 años repartidos en 20 con una empresa de mantenimiento industrial, de Ingeniero Técnico, y 20 años en un comercio familiar de enmarcación, Pulgarin Laminas en Pablo Rada de Huelva. He disfrutado de los dos trabajos, quizás el peor momento cuando salí del primero, porque me trasladaban en un momento que no me venía bien, y tuve que montar el segundo con la incertidumbre del éxito o no, donde al final estuve mucho mejor tanto psicológicamente como económicamente.

P. - ¿Cómo fue tu niñez y qué soñabas ser de mayor?

R. - Mi niñez fue bastante buena, como puede ser la de una familia corta, solo un hermano, por cierto muy de moda en estos tiempos que corren, pues es catedrático en microbiología de la universidad de Cádiz y director jefe de laboratorio en el hospital Puerta del Mar de la misma ciudad, imagínate lo que sabe de bichitos y nuestro padre que era funcionario en aquella época, sin prácticamente ningunas necesidades apremiantes. No recuerdo tener sueños de futuro, que hubiera querido ser médico o bombero, nunca se me pasó por la cabeza. Bueno, se hacía mucho deporte, los llegué a practicar casi todos los que se podían practicar en aquellos tiempos, quizás queríamos llegar a ser futbolista u otro deporte de élite. Pero, aunque tenía algo de genética, no paso por mi cabeza estudiar, por ejemplo Bellas Artes, y eso que era el dibujo lo que mejor se me daba y donde sacaba mejores notas.

P. - ¿Quiénes son o han sido tus referentes personales y profesionales?

R. - Muchos a estas alturas, evidentemente, de todos los que he tenido a mi lado en la industria y quizás mi padre y mi suegro, cada vez que pienso en alguna forma de actuar me salen cosas de ellos, cada uno de una forma tenían una filosofía de la vida muy particular. Tomando ahora como profesión todos mis tiempos que paso con las acuarelas, Steve Hanks, lo tenían considerado como el octavo mejor pintor de EE. UU y era acuarelista.

P. - ¿Se van cumpliendo tus proyectos de vida que te habías propuesto?

R.- Si, ¿porque no?, he tenido, trabajo, familia y amor, he plantado un árbol, eso sí, no he escrito ningún libro, eso lo dejo para mi hijo el mayor que ya ha escrito dos, el del medio, un funcionario de los grandes y el pequeño, de dos metros, un fenómeno del deportorte y de todo lo que se proponga cuando quiere. Mi mujer, María Antonia, un poquito chocante, pero creo que me quiere, pues 52 años aguantar a mi lado, 46 de casados, tiene mucha guasa.

Bueno, existe un proyecto de vida que es la descendencia, he tenido tres hijos y no tengo ningún nieto, y la verdad que a estas alturas no podría jugar con ellos ni al parchís, lo más probable es que los enseñara a pintar, pero tienen que aligerarse que el tiempo pasa.

P. - ¿A qué dedicas el tiempo libre?

R. - A ejercer de jubilado todo lo que eso conlleva, desde viajar a ir al médico, y pintar como ya te he comentado, a ver si llego a las dos mil acuarelas, voy por mil quinientas, creo que voy a tener que apresurarme.

Alfonso, es una auténtica gozada echar un ratito contigo de charla, no dejes de escribir ese libro de carnaval de los años 80, donde te puedo facilitar datos, anécdotas, situaciones...

No dejes de seguir pintando, tienes que llegar a los dos mil, y, desde luego, con el titular que he puesto a esta entrevista, le estoy tirando una "indirecta" a tus hijos para que se apresuren a darte algún nieto.