domingo. 19.05.2024
El tiempo

Luis Fernández: "Desgraciadamente tuve que salir del Club por los impagos"

Aunque sus primeros pinitos en el mundo del balompié fue como portero, rápidamente se demostró que sus cualidades técnicas le hacía idóneo como centrocampista, posición en la que brillo profesionalmente en el recreativo de Huelva, un club al que le encantaría volver, esta vez como entrenador.
Luis Fernández: "Desgraciadamente tuve que salir del Club por los impagos"

Se acerca hoy por esta tribuna publica, Luis José Fernández Neto, antiguo jugador del Recreativo de Huelva, con una calidad futbolística algo impresionante. El centro del campo cada vez que saltaba al terreno de juego, era suyo, y eso que comenzó a jugar de portero a los 8 años de edad, en C. D. Fuentepiña.

Luis nació en Huelva en 1973, y a los 12 años ya entró a formar parte de la gran familia Recreativista, donde estuvo hasta los 24 años que salió a dejar su esencia futbolera lejos de nuestros límites provinciales.

Con el primer equipo albiaziul debutó en segunda B con 17 años, en un partido contra el Ecija, dejando el fútbol profesional a los 30 años, jugando en el Algeciras, si bien es cierto que se retiró a los 38 años, jugando en equipos de tercera división en la provincia de Huelva.

Jugó 7 liguillas de ascenso, 3 con el Recreativo, 1 con el Real Jaén, 1 con el Algeciras, 1 con el Bollullos y otra con el Cartaya, habiendo ascendido con 4 equipos, R. C. Recreativo de Huelva, Jaén, Algeciras y Cartaya.

Como entrenador lo ha hecho en categoría chupetin hasta alevines, donde logró un tercer puesto en el mundial de Portugal y subcampeonato de la copa Covap.

Como jugador recibió bastantes trofeos particulares, como mejor jugador del trofeo Colombino, aparte de jugador más regular, motor del equipo.... en distintas temporadas...

Como persona, Luis es educado, servicial, agradecido, observador, buen amigo, entrañable, cordial, solidario, familiar, comprometido, luchador y desde luego muy buena gente.

Cuando lo llamo para proponerle esta entrevista, con la amabilidad que le caracteriza acepta y empezamos así:

¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo?

Entiendo que en los últimos años la vida ha cambiado desgraciadamente para peor, las leyes son muy blandas. Hoy por muy pequeño que sea el problema, alguien te puede matar y a los tres días está en la calle. Cada vez somos más desconfiados y poco de fiar.

¿Cómo crees que ha cambiado la vida tras dos años de pandemia?

Desde luego hemos tenido mucho tiempo para pensar, y, darnos cuenta que con poco se vive, que no somos nada, que hoy estás bien y un simple bichito en tres días te lleva al otro barrio. Ahora soy más familiar, más casero... En fin, que el Covid nos ha marcado para siempre.

¿Te esperabas una guerra en Europa en pleno siglo 21?

Para nada, nos lo dicen años atrás y no nos lo hubiésemos creído. El diálogo en la vida es fundamental, es el mejor medio para solucionar los problemas, aunque bien es cierto, que existiendo descerebrados con poder, todo puede pasar.

¿Has pasado miedo en algún momento?

Por supuesto que sí. La pandemia y la guerra al principio lo ves lejano todo, pero a medida que pasa el tiempo y ves que todo aumenta, está claro que la mente piensa que puede llegar aquí, lo que vemos a través de los medios de comunicación te puede ocurrir a ti y eso produce miedo.

¿Qué proyectos tienes cara al futuro y qué haces ahora?

Tal y como está la vida, cada día que pasa lo tengo más claro: disfrutar, ser feliz, tener salud, cuidar mi trabajo, con eso tengo bastante. Lógicamente junto a mi familia.

¿Cuáles son tus mejores y peores  recuerdos profesionales?

Los ha habido de todas clases, pero los buenos superan a los malos. Recuerdo muy especial el ascenso que nos jugamos en Soria contra el Numancia, aunque no lo logramos, el recibimiento de los aficionados al llegar a Huelva, fue algo impresionante y eso no es fácil olvidar.

Un trofeo Colombino en 1996 que eliminamos en semifinal al Betis, con un gol mío, aunque luego quedamos segundo, siendo campeón el Sevilla. Ese torneo lo televisó Antena 3 y me otorgaron el premio al mejor jugador del trofeo Colombino. Recuerdo con mucho agrado el partido que jugué en el Vicente Calderón con el Real Jaén, el ambiente del estadio era impresionante... Los peores momentos sin lugar a dudas, las lesiones y los quirófamos.

¿Qué significa para ti el Recreativo de Huelva?

Es el club donde crecí y aprendí. Estuve allí desde los 12 años, me formé  y me dio la oportunidad de conocer a mucha gente y ser conocido.... Sobre todo un orgullo de haber formado parte de la historia del Club más antiguo de España.

¿Qué jugadores te han impresionado y cuáles los entrenadores que más te enseñaron?

Tanto a jugadores como entrenadores he conocido a muchísimos y es difícil destacar alguno, pero si te puedo decir que el uruguayo Arsenio Luzardo, en mis principios, donde alternaba el filial con el primer equipo, siempre me fijaba en su golpeo del balón, la zona del pie con que le pegaba, la posición del cuerpo, movimientos...

De entrenadores tengo muy buenos recuerdos de Manuel Juan Limón, Manolo Vilanova, Joaquín Caparrós... Pero fue Francisco López Alfaro, aquel jugador del Sevilla, Español y Selección Española, que en el Real Jaén, nos "enseñó" qué al fútbol se juega con un balón.

¿Qué diferencia encuentras entre el fútbol actual y el de tu época?

El fútbol de antes era más físico y menos técnico, se invertía mucho tiempo en la parte física y se olvidaba la esencia del balón. Hoy en día se presta más atención al esférico y los jugadores son más técnicos y de mayor calidad.

¿Qué eliminaría del fútbol actual?

Sin lugar a dudas eliminaría a los radicales que generan violencia. El fútbol es sentimiento y pasión pero con deportividad. Y también eliminaría las burradas de cantidades de dinero que se paga por un jugador.

¿Eres partidario del VAR?

Por supuesto que sí. Siempre se abre debate, pero sin duda es un adelanto y una gran ayuda para el árbitro.

¿Cuál sería tu once ideal de compañeros tuyos?

Seria muy complicado decirte un once ideal, pues he tenido muchos compañeros futbolistas y habría que hacer muchos onces ideales. ¿Me entiendes?

¿Te gustaría volver al Recreativo?

Por supuesto, y no pierdo la esperanza, mis puertas siempre estarán abiertas para cuando los dirigentes del Decano lo crean conveniente. Desgraciadamente tuve que salir del Club por los impagos.

¿Cómo fue tu niñez y qué soñabas ser de mayor?

Siempre jugando a la pelota. Lo hacía de portero, pues me encantaba Arconada y siempre me compraban la indumentaria de portero que sacaba el donostiarra. Mi sueño era ser jugador, y, gracias a un entrenador que tuve y viendo mis cualidades me dijo: "mañana vas a probar de jugador" y desde ese momento, no volví más a la portería.

¿Quiénes han sido tus referentes, personales y profesionales?

Nunca he sido de ídolos, ni he querido saguir el camino de nadie. Yo admiro a las personas que hacen algo importante y se lo merece por su trabajo.

¿Qué haces en tu tiempo libre?

Hago deporte cada vez que puedo, también senderismo, me gusta andar por la playa, me encanta estar con mi  familia, con mi mujer y mi hijo. El bricolaje es otra de mis pasiones, de hecho en mi casa hago de todo, desde pintar, arreglar un grifo, la lavadora, el lavavajillas... Lo dicho, todo un manitas

¿Con qué personaje te gustaría compartir tertulia y qué le preguntarías?

Me gustaría compartir un tiempo con dos personas, con Vladimir Putín, y le preguntaría el porqué. Y también con Jesucristo, y más que pregúntale, le escucharía.

Luis, me ha encantado este ratito de charla que hemos mantenido, verte feliz, y ya se yo, a quien llamar cuando necesite un fontanero, que vaya lo que cuesta encontrar uno que no tarde en solucionar el problema que se pueda ocasionar.

Un abrazote grande amigo