domingo. 21.04.2024
El tiempo

Juan Carlos Jara: "El periodismo no puede continuar siendo un campo sin vallar" 

Junto a Juanma Fernández y José Angel González, crearon la revista Recremanía por su afición al Decano del Fútbol Español, habiendo llegado a recibir el galardón de onubense del año hace unas ediciones.
Juan Carlos Jara: "El periodismo no puede continuar siendo un campo sin vallar" 

Juan Carlos Jara, nuestro entrevistado de hoy, al que conozco hace casi 25 años, ha sido al que más he tenido que esperar para que contestara a mis preguntas. Tenía sus motivos y como no podía ser de otra manera, lo entendí y lo he esperado hasta hace unos días en que hemos podido echar un ratito de charla.

Juan Carlos que siempre ha tenido un gran amor por la profesión periodística, ha llegado a hacer su segunda carrera universitaria para licenciarse  en ciencias de la información.

Junto a Juanma Fernández y José Angel González, crearon la revista Recremanía por su afición al Decano del Fútbol Español, habiendo llegado a recibir el galardón de onubense del año hace unas ediciones. Estos tres amigos junto a otros compañeros realizaron igualmente durante mucho tiempo el suplemento universitario de Huelva Información...

Destacar asimismo, que Jara, ha creado la "Decanoteca", donde de puede consultar de todo sobre la historia del Recreativo.

Al invitado de hoy le tengo un gran aprecio, y es que son muchos años de contacto, siendo uno de los integrantes destacados de La Tertulia Recreativista de Teleonuba. Es persona muy creativa, trabajador, de ideas claras, responsable, fiable, viajero, detallista, conversador, cordial, inquieto, precavido, padrazo, alto sentido de la amistad, solidario, recreativista, más de Huelva que un choco y fundamentalmente muy "güenagente".

¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo?

Creo que estamos ante una situación excepcional que todos recordaremos siempre y que probablemente supondrá un antes y un después, pero más por lo que va a provocar en nuestra sociedad en conjunto, que porque nos vaya a cambiar de manera individual a cada uno de nosotros. Como sociedad superaremos el virus, por supuesto, pero tendremos que afrontar una época complicada a nivel económico, que requerirá mucha paciencia y buen hacer por parte de todos, y una etapa de transición en la que, por responsabilidad, tendremos que convivir aún con algunas medidas sanitarias.

¿Qué hiciste en tu día a día, durante el confinamiento, dónde y con quién lo pasaste?

Lo llevé con mucha tranquilidad, organizando la vida conforme a lo que en ese momento nos tocaba y tratando de disfrutar de esas otras cosas que tenemos muy cerca en nuestra rutina  diaria y que, con el ritmo habitual, a veces no somos capaces de valorar en su justa medida.

Eso sí, la pérdida inesperada de un familiar muy cercano, sin que la Covid-19 tuviese nada que ver en ello, me

destrozó esa nueva rutina que en otros momentos no puedes llevar. Está claro que la muerte siempre es una faena. Y por lo demás, nada fuera de lo habitual: continué trabajando a pleno ritmo y con ahínco desde casa y disfruté de la familia a la espera de reincorporarnos a esta nueva vida que nos va a acompañar a todos durante un tiempo.

 ¿Cómo crees que cambiará la vida después de la pandemia y sobre todo el mundo de la comunicación y el universitario?

Creo que esta coyuntura debe servirnos para que a partir de ahora demos importancia a las cosas que realmente la tienen, aunque en este sentido soy bastante pesimista porque no creo que seamos capaces de relativizar lo superfluo y de fortalecer lo que realmente es importante si ni siquiera estamos siendo capaces de mirar por los demás y por el futuro más cercano durante esta pandemia.

Vemos a diario que esa responsabilidad individual que tanto se menciona brilla en demasiadas ocasiones por su ausencia y que son muchas las personas que no toman precauciones para que esta situación no se alargue demasiado. Si no lo hacemos por la salud propia y por la de los demás, que ya debería ser un motivo más que suficiente, al menos deberíamos hacerlo por la economía de todos.

En Comunicación, creo que estos duros momentos han demostrado que deberíamos dejar la información en manos de profesionales que tengan la formación adecuada. Las cosas están cambiando porque el periodismo no puede continuar siendo un campo sin vallar en el que cualquiera que pille un micrófono o que tenga tiempo libre para crear una web tenga carta blanca para inventar, para desprestigiar y para, en definitiva, desinformar. Pero en esto tampoco soy demasiado optimista porque los gobernantes siguen queriendo manejar la información a su antojo y, al mismo tiempo, no son pocos los que acceden a un carguito y piensan que la gestión de la comunicación es el lugar ideal para colocar por la vía rápida a ese amiguito al que se le debe un favor pero que no sabe hacer muchas cosas.

Por último, en las universidades, espero que esta coyuntura y la necesidad de adaptación al trabajo a distancia y a la docencia online nos sirva para darnos cuenta de que estamos en un mundo en continuo cambio y que desde estas instituciones deberíamos tomar la bandera del avance y de la innovación más allá de lo que estamos acostumbrados hasta ahora y no esperando a que no nos quede otro remedio.

Cuando, por ejemplo, aparece en los medios de comunicación alguna empresa privada que ha innovado en materia de gestión o en cuestiones tan cotidianas como la conciliación familiar o el bienestar en el puesto de trabajo, siempre me pregunto por qué no son las universidades las que ponen en práctica por primera vez, de puertas para adentro, este tipo de medidas. Falta, creo, un poco de atrevimiento.

¿Has pasado miedo en algún momento?

No, no he pasado miedo, pero sí he tomado precauciones porque creo firmemente que es nuestra obligación como ciudadanos y porque este virus ha demostrado ser muy imprevisible. Puede pasar por una familia sin contagiar o provocar síntomas en algunos de sus miembros y en cambio arruinar la vida a otros dentro de la misma casa.

¿Qué proyectos tienes para el futuro?

Ninguno en particular y todos aquellos que se pongan al alcance en la vida diaria. Como bien sabes, soy de carácter inquieto y suele atraerme cualquier reto que se plantee, aunque a veces procuro echar un poco el freno porque los seres queridos se merecen que les dediquemos mucho más tiempo y que no tengamos que esperar a una pandemia que nos obligue a disfrutar de lo cotidiano. No creo en absoluto que se me pasen las ganas de seguir formándome, de crecer y de seguir poniendo en marcha proyectos, pero también quiero que no se me olvide que hay que disfrutar siempre y a menudo de las escenas más sencillas y al mismo tiempo más hermosas de esta vida.

 ¿Qué es lo que has echado de menos en estos nueve meses que llevamos de pandemia?

La posibilidad de disfrutar de esas cosas sencillas sin tener que guardar las distancias o reducir los movimientos. Y también nuestras tradiciones, que creo que nos hacen distintos en este rincón del mundo y nos ayudan a vivir más intensamente.

¿Cómo "venderías" Huelva para atraer inversores y turismo?

Creo que el cambio que Huelva necesita en este aspecto no va a ser posible mientras el onubense no esté convencido de que se merece lo mejor. Nos quejamos cuando alguien nos insulta o incluso ante un inocente chiste que hable de nosotros pero luego somos incapaces de exigir a nuestros representantes que cuiden esta tierra comenzando por los detalles más pequeños pero sin marcarnos límites.

Somos muy privilegiados por el paraíso natural que tenemos a nuestro alrededor, pero no debemos olvidar que el engrandecimiento de Huelva comienza por las flores del jardín que tenemos al lado de casa y que desgraciadamente no se cuidan pese a que forman parte del bienestar diario. Y al mismo tiempo, el onubense tampoco debe renunciar a alcanzar lo que otras provincias disfrutan desde hace mucho tiempo y que solo podremos poseer si somos exigentes y peleamos por ello.

¿Qué es lo que más te ha disgustado de estos meses?

El elevado número de personas que han preferido pensar en sí mismo antes que en el conjunto de la sociedad y, evidentemente, la gestión de la crisis por parte de los políticos. Creo que, en el peor momento de nuestro país en muchas décadas, el primer movimiento de quienes nos gobiernan debería haber sido presentarse en público ante nosotros todos unidos, con un representante de cada partido trabajando codo con codo por buscar las mejores soluciones. No entiendo por qué eso no puede ocurrir y, sobre todo, por qué no se les cae la cara de vergüenza por no ser capaces de hacerlo.

 ¿De quién te has acordado fundamentalmente en estos meses?

De los que ya no están, como mi madre o mi hermano, pero también de los que siguen aquí.

No es fácil tener que continuar con el día a día, con nuestra vida, sin soltar el freno por el peligro que nos acecha.

 ¿Cómo ves la situación del Recre de cara la presente temporada?

Creo que continuamos sin ser conscientes de la situación en la que nos encontramos y de qué es lo más importante para un club como este. Seguimos obligados a vivir pensando en el día a día pero, como en temporadas anteriores, aún no nos hemos dado cuenta de que en Segunda División B la calidad y el currículum de los futbolistas no suele ser factor determinante para el éxito. Afortunadamente, hay gente dentro del club que sabe que lo importante ahora es reconstruir lo que el anterior propietario destruyó, pero en Huelva aún son demasiadas las voces que continúan otorgando demasiada importancia a los goles y poca a esa idiosincrasia que debe marcar al Decano y que apenas se ha cuidado nunca.

 ¿Volverá a publicarse Recremanía?

Recremanía nació como una forma de contribuir a que el Decano sea más grande, como un instrumento para canalizar el recreativismo en los días de partido y, en el resto del tiempo, con iniciativas que saquen brillo a la entidad y eduquen a los onubenses en la importancia de nuestra historia, de nuestra idiosincrasia. Por eso, por su razón de ser, creo que el regreso de esta publicación siempre será una opción no descartada. Esperemos que volvamos pronto a la normalidad y, con ella, a ver público en las gradas de los estadios.

 ¿Te gustaría ser de los primeros en vacunarte?

Me gustaría vacunarme cuando me toque. Pienso que si comienza a administrar la vacuna será porque el mundo de la ciencia considera que hay garantías para ello.

¿Cómo valoras el papel de los medios de comunicación en estos meses de pandemia?

Han estado en su línea, con su trabajo muy bien hecho pero también con muchas cosas que no se hacen como se debiera. En una crisis como esta también se nota la poca profesionalidad y formación que existe en muchos medios.

¿Y el de las redes sociales?

También sin ninguna novedad: una jaula de grillos en las que algunos viven todo el día. De cualquier modo, creo que las empresas e instituciones deberían ser más conscientes de la importancia que están tomando las redes sociales y cuidar su presencia en las mismas y la imagen que ofrecen a través de ellas. En la actualidad se han convertido, sin duda, en una herramienta fundamental para la comunicación.

Juan Carlos, que ha sido toda una gozada echar un ratito de charla contigo, que espero verte pronto por la Tertulia, y que  sigas tan inquieto en cuanto a organizar actos y crear proyectos y desde luego, sigue opinando sin que nadie ni nada te condicione.

Un abrazo grande