domingo. 02.10.2022
El tiempo

Emilio Márquez: "La atención primaria de nuestra Salud Pública está al borde del caos"

El Dr. Emilio Márquez Contreras es nuestro protagonista de hoy, y nos alegramos mucho que se haya asomado a esta ventana pública para que podamos echar un ratito de charla
BAFFAF31-F13D-435D-A4C8-9741D5E6EBB2
Emilio Márquez: "La atención primaria de nuestra Salud Pública está al borde del caos"

El Dr. Emilio Márquez Contreras es nuestro protagonista de hoy, y nos alegramos mucho que se haya asomado a esta ventana pública para que podamos echar un ratito de charla y que los lectores de Diario de Huelva conozcan las opiniones del invitado. 

Emilio de 61 años, ejerce su profesión desde hace 40 años, estando doctorado en Medicina por la universidad de Sevilla, Especialista en Medicina Familiar, médico de familia en Centro de Salud Molino de la Vega de Huelva, Académico de la Real Academia de Medicina de Sevilla, Profesor vinculado con adscripción al SAS por la universidad y coordinador del Grupo de Trabajo del estudio del cumplimiento terapéutico en enfermedades cardiovasculares de la Sociedad Española de Hipertensión.

Es autor de múltiples publicaciones de proyectos de investigación, sobre diabetes, hipertensión, enfermedad cardiovascular, anticoagulantes, etc, en revistas científicas nacionales e internacionales, libros, fascículos, y, ponente de congresos nacionales en internacionales. Es Tutor formador de la especialidad de Medicina de Familia. Ha formado parte de diferentes Grupos de Trabajo de la Consejería de Salud de Andalucía.

CFE34FA7-9CD5-4800-B6DF-9A689620C0A7

Aparte de ello, como persona es todo un auténtico crack, recreativista por los cuatro costados, cordial, solidario, con alto sentido de la amistad, empático, alegre, optimista, buena gente...

Cuando me pongo en contacto con Emilio para realizar esta entrevista, acepta amablemente y este es el resultado:

P. - ¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo?

R. - La situación actual política está en debacle claro, la situación financiera y económica es problemática, la pandemia y la guerra en Ucrania nos ha sobrepasado a todos, la situación familiar es complicada, pero se vislumbra cierto futuro halagüeño. 

Es relevante y preocupante la actuación de la población en general y trato hacia los demás, ya sean amigos, familiares, profesionales sanitarios, profesores, dependientes de comercio, etc, es algo que preocupa ya que existe entre ella un gran desaliento, que ocasiona frustración, malos modos en el trato diario y maltrato de todo tipo de los demás, que está ocasionando una gran 

proporción de personas que presentan trastornos emocionales leves-moderados con pérdida de calidad de vida relevante y un gran porcentaje, que ha aumentado, con enfermedades emocionales como depresión, ansiedad y trastornos de la personalidad.

D8873FE1-33A3-48F4-AC43-DA916E73EFC2

P. - ¿Cómo crees que ha cambiado la vida tras 2 años de pandemia, sobre todo en sanidad?

R. - Aunque, todo comienza a normalizarse tras la pandemia, hay cosas que han cambiado tras ella, un caso es el de la sanidad pública. La sanidad pública ha modificado todo su esquema por diferentes motivos. El principal es que no existen médicos para cubrir plazas libres y anualmente no se crean las plazas necesarias para que no haya déficits. Los médicos emigran 

a lugares donde ganan más dinero, dónde tienen contratos largos y donde sean mejor tratados por la administración y por la población. Ahora, hay citas telefónicas, numerosas, ya innecesarias y citas que cogen los pacientes y luego no acuden a la misma. Ahora, el médico de familia ante situaciones de salud que no puede resolver, tiene a sus consultores los especialistas hospitalarios a distancias de 3-4 meses. Los profesionales sanitarios sienten que la población ya no les quiere.

P. - ¿Esperabas una guerra en Europa en pleno siglo 21?

R. - Por supuesto, que esperaba vivir una Guerra en Europa o a nivel mundial en los próximos años. Pero lo que no esperaba, era un enfrentamiento directo entre personas de 2 países vecinos. La guerra que me imaginaba que iba a suceder, era una guerra informática con robo de patentes, espionaje, desinformación política, etc, o una guerra comercial con problema mundial en los transportes de mercancías en contenedores por mar, o una guerra financiera mundial con nuevas monedas, modificaciones de los tipos de intereses, compra y venta de armas, conflictos energéticos o con el cambio climático.

Lo malo, es que los ucranianos siguen luchando y malviviendo, afectando a muchas personas a nivel mundial, pero da la impresión que el paso del tiempo, resta importancia a la misma y ésta se apagará lentamente, pero con el sacrifico injusto de la población más débil.

011757E2-EF76-4B3F-BD6A-08F93EC97CA6

P. - ¿Has pasado miedo en algún momento?

R. - Afortunadamente, la información inicial de la Guerra, centrándose en una zona concreta europea y alejada de España, provocaba nuestro estupor, indignación y preocupación, pero 

miedo no, en ningún momento. El miedo lo hemos sentido por la población ucraniana.

P.- ¿Qué proyectos tienes para el futuro?

R. - Nuestros proyectos actuales se centran en la investigación sobre cómo conseguir que nuestros pacientes tomen diariamente la medicación, como le han prescrito sus médicos. 

Uno de los problemas principales de la sanidad es que el 45 % de los pacientes incumplen con su tratamiento crónico y esto es un grave problema para su salud.

Investigamos para que nuestros médicos residentes hagan suyas herramientas como la ecografía o la cirugía menor en los centros de salud.

Se va a presentar un proyecto de investigación sobre cumplimiento de la insulina en la diabetes, que presentará nuestra investigadora Agueda Baldonedo y mi hija Sara, que será su tesis doctoral. Y colaboro con el desarrollo sanitario, terapia visual, salud visual, ortoqueratología o prevención de la miopía de la óptica que mis hijos tienen en calle Rascón. 
 

18D3F26F-34F1-4E43-A2C0-7DDD5DA66993

P. - ¿Cuáles son tus mejores y peores recuerdos profesionales como médico? 

R. - Recuerdos profesionales buenos y malos han sido innumerables. Recuerdo el día en que sentí que me contagiaron de covid, un día en el que la consulta de covid estaba rebosada y quienes estábamos en consulta normal teníamos que atender a los pacientes enfermos sin los medios adecuados y por sorpresa, sin saber quiénes eran posibles enfermos, ese día los virus volaban entre nosotros. Al llegar a casa, dije hoy me han contagiado.

Buenos recuerdos, de aquellos días en los que en la calle, tuve la oportunidad de reanimar a niños que parecían que se iban al cielo.

P. - ¿Cómo vivís esta pandemia que al parecer no acaba de remitir, y, qué es lo que fundamentalmente tienen que saber los ciudadanos? 

R. - La pandemia en su totalidad ha sido un horror profesional y personal, vivida con mucho miedo, con mucha precaución para evitar el contagio, con enorme esfuerzo y dedicación para ser contagiado finalmente. Viví la enfermedad con mi nieto, juntos aislados y con fiebre alta con gran indignación y agobio. Pero hoy, para mí y mi familia la vida se ha normalizado y el virus casi no existe, sólo sé que existe porque trabajando me pongo la mascarilla.

Los ciudadanos vacunados contra el covid deben saber que la pandemia y su gravedad se han convertido en una enfermedad banal y similar a la gripe. Sin embargo, si no estás vacunado, y enfermas de covid tiene una alta probabilidad de hospitalización y muerte. La diferencia entre banalidad y gravedad es la vacunación y esto está confirmado con claridad. 

Hoy en día, las muertes por afectación pulmonar por covid son casi exclusivas de ciudadanos no vacunados. Así, que todos a vacunarse y todos con las 3 vacunas del momento, no vale una o dos dosis únicamente.

8743F1CB-A651-4DCF-B85B-B10CA4565F33

P. - ¿Qué significa para ti Huelva y el Recreativo? 

R. - Amo a Huelva y su gente, y allá dónde voy alardeo de ello, explico sus virtudes y la defiendo a muerte. He trabajado en dos barrios, La Orden y el Molino, vivo en el centro y cada día camino 10 km por las calles de Huelva, y observo como su gente es amable y cariñosa.

El Recre de mi alma, es la pasión de mi vida, es lo que hace grande Huelva y a su población. 

Si el Recre gana, mañana Huelva siempre está más contenta. Soy socio y recreativista que me transmitió mi padre Emilio Márquez de Mora, creador de un minimuseo personal con cosas escritas y recuerdos del Recre.

Mi pasión es tan grande por ambos, que en mis sueños me veo como propietario de un gran Recreativo de Huelva campeón de Europa y una gran ciudad que con su engrandecimiento aumentaba su población y se embellecía para favorecer la vida de su población y el turismo.

P. - ¿Crees que se confía poco en la cantera del Recreativo?

R. - Creo, que no es un problema de confianza, creo que es un problema económico. Los recursos se dirigen al primer equipo. No hay para más. En el futuro próximo, cuando el Recre ascienda a categorías superiores, y los recursos económicos sean favorables, la cantera recreativista será más próspera.

P. - ¿Cuáles son tus mejores y peores momentos como Recreativista? 

R. - Mi peor recuerdo ha sido la temporada 2020-2021, el sufrimiento a lo largo de las últimas semanas de liga fue incalculable, semanas que culminaron con el descenso de 2 categorías, al descender de 2º B a 3º RFEF. 

Recuerdo con nostalgia y alegría el recibimiento a los jugadores del Recre en Sevilla, siendo estudiante de medicina allí, dónde hicieron parada antes de volver a Huelva, tras el partido 

de Castellón dónde se produjo en primer ascenso del Recre a Primera División.

87759CEC-AB54-4316-AE8F-6CFA78C8A2E8

P. - Cambiemos de tercio ¿Entiendes que El Portil esté tan abandonado por parte de las autoridades? 

R. - El Portil y Nuevo Portil son enclaves de Huelva que pertenecen a dos ayuntamientos distintos, Punta Umbría y Cartaya. Todos sentimos que sus habitantes solo somos útiles para aportar dinero a los mismos a través de sus diferentes impuestos, que somos una lacra para sus dirigentes que sólo invierten en el pueblo en sí, y ven a estos núcleos como un problema. 

Esto es fácil de entender, la mayoría de los habitantes del Portil y Nuevo Portil votan en sus ciudades donde tienen vivienda habitual. ¿Para que destinar recursos dónde no me van a dar votos para ser concejal o alcalde? 

Hace años había un alcalde de Cartaya que se paseaba por las calles de Nuevo Portil, visitaba urbanizaciones y subvencionaba pequeños actos públicos y privados de las urbanizaciones. 

Se fundía una bombilla de tu calle, llamabas al ayuntamiento y al día siguiente estaba solucionado. Hace ya varios años, que no sentimos ni vemos a sus alcaldes ni concejales por la zona y no colaboran absolutamente en nada con sus urbanizaciones. La población se siente abandonada. Y no hablamos de los accesos a la playa. Da la impresión que esperan a subvenciones de otras instituciones para repararlas sin considerar usar medios propios para mejorar la calidad de vida de sus habitantes, que también somos cartayeros o puntaumbrieños.

P. - ¿Cómo fue tu niñez y qué soñaba ser de mayor? 

R. - Hijo de maestros, viví hasta los 5 años en San Telmo, hasta los 15 en Punta Umbría y después en Huelva. Siempre estudiaba y jugaba al fútbol y era amigo de los hijos del médico, del guardia y del prácticamente. Viendo al Dr. Enrique Toubes admirándolo, me enamoré de la medicina y ya siempre soñaba en ella. Hoy de mayor, sueño con mis nietos, con mi Recre en primera y con pescar un buen atún.

P. - ¿Quiénes son tus referentes? 

R. - A nivel personal, mi querida esposa ha sido siempre mi referente, la conocí a los 16 años, y juntos hemos vivido los buenos y malos momentos con sosiego, pero los éxitos familiares han sido conjuntos, pues ella, ha trabajado en mi consulta, colaborado en mis proyectos de investigación, ha cuidado de sus hijos y de sus nietos y mantiene cohesionada a toda su familia, con una gran capacidad conciliadora y eficaz en todo lo que hace, organizar, cuidar, pintar, etc.

48F4DA9B-8D8A-441F-999B-EE92D74D9196

P. - ¿Cuáles son tus aficiones y a qué dedicas el tiempo libre?

R. - El paseo por las calles de Huelva, el Recre, las playas de El Portil, mi jardín en el Portil y la náutica son mis aficiones y a las que dedico mi tiempo libre.

P. - ¿Con qué personaje histórico te hubiese gustado cenar, porqué y qué le hubieses preguntado?

R. - Con los hermanos Pinzones, para que me contaran porqué iniciaron el viaje del descubrimiento, quienes dirigían los barcos y qué papel real jugó Colón durante la travesía.

FBDB92A9-468C-40CB-A595-21F238A59DF9

Emilio estamos llegando al final de esta entrevista pero no me resisto a hacerte otras preguntas de tu profesión. 

P. - ¿Cuál es la situación actual de la medicina primaria, cómo van las citas y cómo es la relación con la población tras el Covid? 

R. - La atención primaria de nuestra Salud Pública está al borde del caos. El motivo principal es la falta de médicos. Los médicos ya no soportamos tener consultas con pacientes de otros médicos y un número creciente de urgencias banales de todo tipo. Que quiten los cupos dónde no hay médicos, y cambien a los pacientes a cupos donde si hay médicos.

Este problema de la falta de médicos deben evitarlo los políticos. No son capaces y lo tienen difícil, y nadie colabora. El problema se incrementará próximamente. Hay que destinar muchos más medios económicos a la atención primaria.

Si están la mayoría de médicos, las citas están entre 2 y 6 días. Antes de las vacaciones mis citas estaban al día. Pero, hemos estado el último año sin médicos y la pandemia con citas entre 15 y 25 días. Algo inhumano.

8552D2D6-2986-4B83-AA88-302D515847F4

P. - ¿Qué le pedirías a los usuarios del sistema m público de salud? 

R. - Lo fundamental es que quieran a sus médicos y enfermeros, que los traten bien, que son quienes cuidan de su salud y si los maltratan ¿quién les va cuidar? 

Que anulen sus citas si no van a acudir a la misma. Cada día, a cada médico, entre 5 y 7 citas no acuden los pacientes y no son anuladas. Eso son 35 citas a la semana. O sea como si un médico no pasara consulta un día de la semana. Un grave problema, dependiente de la población. Así, que nadie se queje, que todos somos culpables de los problemas en atención primaria.

Que no acudan a urgencias, por motivos banales, y no consulten hasta 4 veces por el mismo motivo en 2 días. Muchos acuden por una receta, por fiebre de 2 horas, por mocos desde esta mañana, por dolor de cabeza hoy, por un lunar que no le gusta, porque no le llega la cita del especialista, porque el niño no deja de llorar, porque la abuela no quiere comer, etc. 

Pero sobre todo, que sepan que los profesionales sanitarios están dispuestos a atenderles con cariño y dedicación a lo largo de toda su vida.

C8447938-B2D2-4E77-8EB6-0AE8B45BB815

Emilio, ha sido todo un lujazo, una gozada el echar este ratito de charla contigo, verte feliz con tu profesión, optimista con nuestro Recre, ilusionado con tus proyectos y mosqueado con nuestro Portil. 

Un abrazote grande amigo 

Emilio Márquez: "La atención primaria de nuestra Salud Pública está al borde del caos"