domingo. 14.04.2024
El tiempo

Emilio de la Riva: "No vendería el Recreativo a ningún inversor" 

Hombre de Club, tanto como futbolista como a la hora de ejercer tareas de organización, donde su labor era encomiable, echando todas las horas del día para suplir la escasez de personal que en los años 90 tenía el Recre, por falta de recursos
Emilio de la Riva: "No vendería el Recreativo a ningún inversor" 

Emilio de la Riva Solla, nuestro entrevistado de hoy es un madrileño más de Huelva que un choco, que llegó a esta tierra como jugador del Recreativo, donde estuvo varias temporadas, siendo titular la gran mayoría de las veces y una vez que colgó las notas, lo fue todo dentro del organigrama del Decano. Hombre de Club, tanto como futbolista como a la hora de ejercer tareas de organización, donde su labor era encomiable, echando todas las horas del día para suplir la escasez de personal que en los años 90 tenía el Recre, por falta de recursos.

Emilio es persona cordial, con don de gentes y de mando, gran sentido de la amistad, fiable, trabajador, risueño, responsable, reservado, solidario, padrazo, gana en los terrenos cortos y sobre todo es una bellísima persona

Cuando lo llamo para echar un ratito de charla y que cuente a los lectores de diariodehuelva.es sus impresiones sobre la actualidad que vivimos, no lo duda, accede y este es el resultado.

-¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo? 

-Estamos viviendo una pesadilla que jamás hubiéramos imaginado vivir. Una situación que marcará un antes y un después en nuestras vidas, en nuestras relaciones y en el país en general. Una crisis en todos los niveles cuyas consecuencias van a subsistir durante demasiado tiempo.

Un año muy difícil para todos, lleno de dolor, de miedos, de incertidumbre, de rabia, tristeza, y de aprendizaje.

-¿Qué hiciste en tu día a día durante el confinamiento. ¿Dónde y con quién lo pasaste? 

Lo he pasado en Huelva con mi mujer. Acostumbrado a las prisas del día a día, reuniones de trabajo, viajes … fue un cambio muy drástico. Intenté implantar una rutina diaria con horarios para mantener en equilibrio la mente. Deporte, lectura, películas, teletrabajo, arreglos y limpiezas en casa, aplausos a los sanitarios y a tantas y tantas personas de otros sectores que han estado en primera línea…, completado con videollamadas a familiares y amigos como forma de sentirlos más cerca y de sobrellevar esta situación tan difícil y   desconcertante para todos, especialmente la que hacíamos diariamente con mis hijas. Era, sin lugar a dudas, el mejor momento del día, el que nos daba la fuerza necesaria.

-¿Cómo crees que cambiará  la vida tras la pandemia y, sobre todo el mundo del fútbol? 

-Quiero pensar que la frase que tanto se ha repetido de “ saldremos mejores de esta crisis” se haga efectiva, pero mucho me temo que no será así. Ha ido perdiendo fuerza con el paso del tiempo, un espejismo antes de retomar nuestro egoísta día a día. Ojalá utilizáramos la pandemia como oportunidad para transformar el mundo a nivel global, y nuestra vida a nivel personal.

Estamos ante una pausa para reflexionar, para crecer sin dejarnos arrastrar por el miedo, para apreciar lo que hemos tenido y reforzar la unión con lo que aún tenemos. Para entender que estamos destruyendo el lugar dónde vivimos, que debemos invertir más recursos en partidas como sanidad, investigación y ciencia, que la unión es la única forma de enfrentarse a situaciones de este calibre, y esa unión pasa por la solidaridad y la empatía. Que vamos por la vida como pollo sin cabeza y que no se trata de disfrutar de cosas extraordinarias, sino extraordinariamente de cosas ordinarias. Que la vida es un regalo, y no un derecho, y que a veces, de tan obvias que son las cosas, las obviamos.

En cuanto al fútbol, ya tenemos una recesión económica importante que durará unos cuantos años donde los clubes gastarán bastante menos y los contratos de los jugadores bajarán, ya que afecta a todos: TV. , patrocinadores, publicidad, ingresos por taquilla, etc.

-¿Has pasado miedo en algún momento?

-Miedo no he sentido, pero siento mucha preocupación por la situación que vivimos, por la salud de las personas que más quiero, y cierto desasosiego ante la incertidumbre de un futuro incierto y una evolución incontrolable.

También mucha tristeza , detrás de cada muerte, de cada contagio, hay una historia, una lucha. Personas que se han ido solas, familias desoladas por no poder acompañar a sus seres queridos en sus últimas horas. Es una enfermedad muy cruel porque se vive y sufre en soledad.

Siento impotencia porque una generación que nos ha dado absolutamente todo, después de una infancia marcada por la guerra o posguerra, no han podido tener una muerte digna. Por no hablar de otros planos como el económico, donde miles y miles de familias están siendo azotadas con una dureza brutal, perdiendo sus trabajos, sus ingresos, llegando a la precariedad.

Es una enfermedad devastadora en muchos sentidos. Y eso me entristece profundamente, así como la irresponsabilidad de algunos conciudadanos que no  respetan las normas.

-¿Qué proyectos tienes para el futuro?

-Profesionalmente hablando, jubilarme en un futuro no muy lejano. Tras años de una entrega incesante al mundo del fútbol en sus diferentes áreas. como jugador, gerente de un club y representante de jugadores, y sin llegar a perder el vínculo con lo que es mi pasión. En lo personal, quiero VIVIR. Dedicar tiempo a mi familia, a mis

hobbies, a viajar por ocio y a todo aquello que durante demasiados años han estado en un segundo plano por mi dedicación absoluta a mi profesión.

-¿Qué has echado de menos en estos 9 meses que llevamos pandémica? 

-Por encima de todo a mis hijas. Tenemos una relación muy estrecha, diaria, somos, como yo suelo decir, un gran equipo. Pasar días, semanas y meses sin abrazarlas, sin ir juntos a comer o cenar, sin un contacto físico, ha sido lo más duro.

A otro nivel he echado de menos la tan infravalorada rutina que solo valoramos cuando la perdemos. Mi trabajo, que tanto me apasiona. La libertad...

-¿Cómo venderías al Recreativo de Huelva para traer inversores? 

-Siendo el Club Decano del Futbol Español y seña de identidad de Huelva por el que los onubenses nos sentimos orgullosos, yo no lo vendería a ningún inversor. La experiencia ha demostrado que la única intencionalidad es hacer negocio, sin tener en cuenta las consecuencias económicas y sociales que supone para un club como el

Recreativo, y para una ciudad como Huelva, dejarlo arruinado.

La mejor opción, en mi opinión, se centra en el papel del Ayuntamiento como máximo accionista, mediante una gestión absolutamente transparente delegada en buenos profesionales especializados en las diferentes parcelas, con un control de cuentas por un interventor municipal que controle los gastos para evitar cometer el garrafal error del anterior equipo de gobierno municipal que permitió una deuda de más de 22 millones de euros que marcaron el devenir y sufrimiento del club durante años y cuyas consecuencias, aún hoy día, siguen estando patentes.

-¿Cuáles son tus peores y mejores momentos como futbolista y gerente?

-Como jugador he tenido momentos muy bonitos que siempre permanecerán en mi memoria. Cada victoria es importante y motivo de alegría, pero, sin lugar a dudas, la victoria del 3-4 al Castilla en Madrid y la victoria en Copa Su Majestad El Rey al R. Madrid 3-1 en el antiguo Estadio Colombino me marcaron especialmente. El peor momento de mi historia deportiva fue la baja, en una gran temporada con el equipo a punto de subir a primera división y con 40 partidos jugados como aval. Despedirme de los terrenos de juego y asumir que una etapa en la que me había sentido realizado y feliz finalizaba, no fue fácil. Como gerente el peor momento fue el descenso a 2ª división B y la derrota contra el Numancia en Soria, así como mi salida del Club después del ascenso a la división de honor.

Los mejores momentos fueron la vuelta de Soria y el recibimiento de la gente que siempre recordaré con emoción y lágrimas en los ojos, el tan merecido ascenso a segunda división A con la directiva de Diego de la Villa y el ascenso administrativo que vivimos en Madrid, por impagos de varios clubs, con Quino Maján en la sede de al AFE , así, como por supuesto, el ascenso a primera división.

-¿Cómo ves la temporada del Recre? 

-Intento ser lo más optimista posible, pero la veo complicada. En una liga regular de 38 partidos, resulta viable y posible recuperar lo perdido, pero dadas las circunstancias actuales y la anormalidad de la temporada, que es más corta e intensa, los errores tienen un precio alto.

Mi deseo y esperanza es que se clasifique entre los tres primeros, pero siendo realistas, el equipo debe mejorar muchos aspectos para alcanzar los objetivos.

- ¿Qué haces en la actualidad?

-Sigo trabajando en una empresa internacional de representación de futbolistas, de la que soy el responsable en España. Dedicamos todo nuestro tiempo y esfuerzo en ver crecer a nuestros jugadores personal y profesionalmente, en luchar porque alcancen sus sueños y objetivos, en ir de la mano en una carrera incesante, complicada y llena de sinsabores, pero también de momentos maravillosos, reconocimiento y éxitos.

Me considero una persona afortunada profesionalmente por haber tenido la oportunidad de dedicarme a mi pasión. Y, aunque es un mundo difícil y, muchas veces, ingrato, no puedo decir que mi vida sea el fútbol, pero sí que el fútbol es mi vida.

-¿Cómo calificarías el papel de la prensa en estos meses?

-Como en todas las situaciones de crisis y, más aún en este caso, debido a la globalización de la pandemia, los medios de comunicación han tenido y siguen teniendo un papel clave y necesario. Los ciudadanos necesitábamos y necesitamos estar informados sobre la situación real, la evolución de la misma, las decisiones políticas y medidas adoptadas, y todo con rigurosidad y el respeto que una crisis como la actual requiere, demostrando que el periodismo puede y debe ser un bien de servicio al público , fomentando la unión y creando audiencias bien informadas.

Sin embargo, entendiendo la pandemia como una oportunidad para el periodismo responsable, no todos los medios de comunicación han estado a la altura, ofreciendo información no verificada que proyectaban en una ciudadanía a la que el miedo y temor ante lo acontecido, se unía la absoluta incapacidad de distinguir lo que era veraz y lo que era falso. Todo ello, unido a la falta de imparcialidad y posicionamiento político, han dividido a un país sumido en una situación devastadora.

-¿Y de las Redes Sociales?

Aunque yo no las suelo usar, salvo el servicio de mensajería instantánea, entiendo que la pandemia ha sido un acelerador de la relación con las redes sociales.

La situación de aislamiento y distanciamiento social han provocado que los contenidos en dichas redes se hayan multiplicado, que se hayan empleado como método de entretenimiento y evasión ante el constante bombardeo de noticias negativas y desalentadoras a las que hemos sido sometido, de unión entre tantas y tantas personas que compartimos sentimientos comunes como la incertidumbre. No obstante , parte de la información que ofrecen son notificas falsas que se difunden con mucha facilidad, lo cual potencian sentimientos negativos haciendo cada vez más frecuentes episodios de depresión y ansiedad.

Una muestra más de que las redes sociales pueden convertirse en un arma de doble filo si no se les da un correcto uso. Lo que es patente es que nuestra relación con el mundo cada vez estará más digitalizada.

-¿Qué es lo que más te ha dolido o molestado en estos meses que llevamos de pandemia?

-El panorama político que azota este país. Me parece absolutamente vergonzoso y bochornoso el espectáculo que se ha ofrecido en una situación como la que estamos viviendo en la que tantas y tantas personas han perdido y pierden su vida.

Hemos tenido un verano para preparar al país para una segunda ola y hemos cometido los mismos fallos. No podemos dejar la responsabilidad en los ciudadanos. Cuando todo pase habrán quedado al descubierto muchas carencias en el funcionamiento del país, desde la sanidad pública hasta la falta de inversión en investigación y desarrollo, donde no se debería escatimar y mucho menos a favor de privilegios desorbitados de todos aquellos que desde la mesa de sus cómodos despachos no sienten ni padecen el sufrimiento de miles y millones de personas a las que deberían representar, defender y ayudar.

 -¿Te gustaría ser de los primeros en vacunarte?

-Tengo total y absoluta confianza en la comunidad científica y en las labores de investigación, no obstante, cuando tuviera lugar la posibilidad de vacunación general accedería a ello entendiendo, por encima de todo, la preferencia de aquellas personas más vulnerables o más expuestas al virus como sanitarios, que día a día, se enfrentan a la batalla en primera línea.

-Emilio, hemos llegado al final de esta charla que me ha resultado muy interesante, pero si quieres añadir algo más, hazlo.

-En primer lugar, darte las gracias a ti por la oportunidad que me has brindado y me gustaría, desde aquí, mostrar mi más sincero apoyo a todas aquellas personas que se están viendo duramente afectadas pro la situación, de una forma u otra, y rogar la mayor responsabilidad a los ciudadanos. Es absolutamente necesaria para vencer esta pandemia.

Y no me gustaría despedirme sin resaltar que tenemos una tierra maravillosa, con un gran potencial, y debemos reunir esfuerzo y medios para promocionarla a nivel nacional e internacional como se merece.