viernes. 30.09.2022
El tiempo

Diego Carrasco: "Con el Polo Industrial, llegó a Huelva el progreso"

Siguiendo con estas entrevistas que estoy realizando de forma consecutiva desde el inicio de la pandemia, hoy se acerca por esta ventana pública Diego Carrasco Mateo
Diego Carrasco: "Con el Polo Industrial, llegó a Huelva el progreso"

Siguiendo con estas entrevistas que estoy realizando de forma consecutiva desde el inicio de la pandemia, hoy se acerca por esta ventana pública Diego Carrasco Mateo, quien empieza presentándose de tal manera:

"Tengo 69 años cumplidos desde el 17 de Agosto. Nací en Villarrasa, de forma circunstancial porque ya mis padres vivian en Nerva, donde estuve hasta los 19 años, de los cuales hasta los 13 en el colegio y hasta los 19 años estuve trabajando en Nerva, en el bar Juanito, junto a la plaza de abastos.

A los 19 años me vine a trabajar a Huelva y estuve en una pensión en la avenida de Italia, cinco años, hubo un intermedio para la mili que también la hice en Huelva en la COE 22. Compañía de Operaciones Especiales. 

Cuando me licencié seguí trabajando en lo mismo, en el Polo Químico.

Allá por el año 1971 empecé en ENCE. Empresa Nacional de Celulosas, y así sucesivamente en todas las de la Avenida Francisco Montenegro. Tioxide, Amoniaco Urea, Ertisa, Ríogulf, Foret, Palos, Enagas y todo lo que hay por el muelle Reina Sofia. Almagrera en Sotiel Coronada Calañas.

Y mis últimos 22 años retorné a ENCE en San Juan del Puerto. Empecé de Peón Especialista y terminé de Jefe de Obras en una empresa de Aislamientos térmicos y Calderería."

Una vez presentado nuestro invitado de hoy, entramos en faena, y este es el resultado de una en entrevista de lo más interesante. 

P. - ¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo?

R. - Son tiempos muy difíciles, hemos sufrido una pandemia, un volcán, 

una guerra en Europa, incendios, olas de calor, ¿qué más se puede pedir?, bueno si, calimas del desierto que no nos falten, además por si fuera poco, unas pocas, para variar.

P. - ¿Cómo crees que ha cambiado la vida después de más de dos años de pandemia?

R. - Bueno, una pandemia siempre deja secuelas insalvables, mueren familiares y personas allegadas que son inolvidables, una pandemia, tan larga como la que hemos tenido y que aún hoy no se ha ido, deja muchísimas secuelas, aparte de las que les deja a las personas que la han padecido y a los familiares. Que decirte de lo económico, se han cerrado miles de empresas pequeñas, medianas y autónomos que han tenido que dejar la actividad por falta de recursos y teniendo en cuenta que España se nutre muchísimo de la pequeña y mediana empresa. Ha sido y es una ruina.

P. - ¿Te esperabas una guerra en Europa en pleno Siglo XXI?

R. - Sinceramente en el Siglo XXI nadie se esperaba una guerra y que durara tantísimo tiempo. Expreso mi solidaridad con el pueblo ucraniano. 

P. - ¿Has pasado miedo en algún momento?

R. - Muchas veces en mi vida, claro que sí, lo pasé con el Procés, lo pasé con Donald Trump y lo estoy pasando con la posibilidad que Putin saque los pies del plato, no vaya a ser equivoque y forme la tercera Guerra mundial, pues muchas luces no tiene, y desde luego, no se puede ni se debe emplear la supremacía con los más débiles, antes de llegar las armas hay que agotar la vía del diálogo. En este caso y en todos, nada se debe conseguir por la fuerza y muchísimo menos por las armas.

P. - ¿Qué proyectos tienes para el futuro y que haces ahora?

R. - Mis proyectos de futuro son sencillos, soy un jubilado, y por tanto disfrutar de mis cuatro nietas, de la lectura, rebuscar en la Historia de la Cuenca Minera... A mi me apasiona la Historia de Huelva en general, desde el reinado de Tartesos hasta nuestros días.

P. - ¿Qué recuerdos guardas especialmente de tú vida profesional en el polo Industrial de Huelva durante más de cuarenta años?

R. - ¡¡Ufff!! Son muchísimo ya que he trabajado en todas las fábricas del Polo y tengo muy buenos amigos, aparte de compañeros de trabajo a tal nivel, que nos consideramos familia, ha sido una relación de muchos años e inolvidables. 

P. - ¿Qué ha significado el Polo Industrial para Huelva? 

R. - Pues un antes y un después.

Antes del Polo, era una ciudad pequeña dedicada principalmente a la pesca y la agricultura. Sobre 1960 Huelva tenía unos 74 000 habitantes, y diez años después ya con el polo en funcionamiento pues unos 97.000 

continuando posteriormente un gran crecimiento demográfico hasta 1991 con 128.000 y en la actualidad y si no me equivoco, unos 143.000, ósea, con el Polo llegó el progreso.

P. - ¿Cuáles son los pro y los contra más destacados?

R. - Los pro, me reitero con lo expuesto anteriormente, progreso. 

En los contras, pues muchos y variopintos, por ejemplo:

Sufrimos una contaminación desmesurada, por la cual la ciudadanía onubense se vio afectada de problemas cardiorrespiratorios, asmáticos, erupciones cutáneas de todo tipo, y, un ambiente en la ciudad muy polulento. Se decían cosas muy negativas sobre el Polo Químico de Huelva

P. - ¿Quiénes han sido o son tus referentes tanto personal como profesionalmente?

R. - En la vida personal mi referente ha sido mi padre, he visto y soy lo que vi, esfuerzo, sacrificio y trabajo.

En la vida profesional, soy  autodidacta, no he tenido referentes profesionales, cuando elegí dedicarme a lo que he hecho me formé a base de comprar libros y de estudiar. Cuando salía de la fábrica me iba a la pensión, estudiaba y 

practicaba, durante muchos años, pues mi oficio no se aprende en dos días, soy trazador de piezas de plancha, calderero/tubero en la rama de Aislamientos Térmicos .

P. - Cambiando de tema, ¿por qué crees que El Portil está tan dejado? 

R. - La idiosincrasia del Portil/Nuevo Portil, es muy similar a la de Mazagón:

Medio Portil pertenece a Punta Umbría, el otro medio a Cartaya, eso lo convierte en estar prácticamente en tierra de nadie. A siete kilómetros de Punta y a 14 de Cartaya, pero no tenemos los beneficios que tienen los de Cartaya, hablo de la parte que a mí me toca, que es Nuevo Portil, y entro en algunas consideraciones:

Abandono en las playas, aceras levantadas por las raíces de los pinos, pasos de peatones que ni se ven, farolas que mucho cuidado, baches en las calzadas muchísimos, las zonas verdes… son marrones, bueno esto daría para mucho así que pongo un largo etc 

P. - ¿Sería bueno que este núcleo se constituyera como una entidad local autónoma?

R. - Hace mucho tiempo tuvimos una iniciativa llamada el Camaleón Independiente del Nuevo Portil, se hizo un estudio para independizarnos de Cartaya pero en aquel momento éramos unos mil habitantes y no era viable, pero ahora debido a la pandemia se han censado mucha más personas y ha crecido el demografía, por lo que a lo mejor ahora si sería viable iniciar trámites. Es cuestión de ir mirando, pero en conjunto con la parte de Punta Umbría y hacer una entidad local autónoma.

P. - ¿Qué recuerdos guardas de tu niñez y que soñabas ser de mayor? 

R. - Mis recuerdos de niño son sencillos. Los chiquillos en mi época jugábamos en la calle todo el día, y a todo, el trompo, las canicas, los bolos, al esconder, a piola, a la comba con las niñas etc. 

De mayor me hubiera gustado ser médico, y, aún mantengo la afición, me gusta la medicina. 

P. - ¿Cuáles son tus aficiones preferidas y a que dedicas el tiempo libre?

R. - Mis aficiones preferidas, ahora sigue siendo la lectura, ciencia y tecnología, mi tiempo libre cuando no tengo a mis 4 nietas, lo dedico al deporte, hago natación, una hora,  Aguagyn de lunes a viernes también una hora... senderismo los sábados y domingo y cuando no tengo nada que hacer monto en montalbike desde Nuevo Portil hasta Punta Umbría.

P. - ¿Qué es lo que más detestas y valoras del ser humano? 

R. - Detesto la hipocresía y valoro mucho la sinceridad, la generosidad, el altruismo, la empatía…

P. - ¿Con qué personaje te gustaría compartir una cena y que le preguntarías? 

R. - Con Julia Otero, y le preguntaría, qué se le paso por la cabeza cuando le dijeron que tenía cáncer, para saber si pensó lo mismo que yo. 

P. - ¿Qué te gustaría añadir? 

R. - Para terminar quiero decir que no tuvimos la culpa que el Polo Industrial viniera a Huelva, que no tuvimos elección, que fue una decisión unipersonal impuesta por el régimen y que no había quien le tosiera a esa decisión, nos pusiéramos como nos pusiéramos.

Y,… una aclaración para algunos onubenses:

El muelle del Tinto, no se llama así porque esté en el Rio Tinto, pues sabemos que está sobre el Odiel.

El muelle del Tinto se llama así por Río Tinto pueblo, ya que Corta Atalaya es de Río Tinto y la Cuenca Minera es de Río Tinto. 

Diego, ha sido un gustazo que hayas pasado por esta tribuna pública y desde luego, estoy de acuerdo contigo, que algo hay que hacer con "Los Portiles", pues tanto abandono no es de recibo. 

Diego Carrasco: "Con el Polo Industrial, llegó a Huelva el progreso"