viernes. 23.02.2024
El tiempo
Made in Huelva

Desirée Delgado: "Ojalá pudiera hacer de mi pasión que es la pintura mi trabajo"

Se acerca hoy por esta ventana pública Desirée Delgado Segovia, nacida en Sevilla en 1984. 

Screenshot_20231201_175139
Screenshot_20231201_175139
Desirée Delgado: "Ojalá pudiera hacer de mi pasión que es la pintura mi trabajo"

Su familia estaba afincada en Matalascañas, con lo cual reside en esta localidad desde su nacimiento. Una vez terminada la E.S.O., se traslada a Huelva para estudiar Comercio y Marketing. A continuación, continuó formándose en Almonte, realizando esta vez Gestión Administrativa. 

Desirée Delgado en Matalascañas
Desirée Delgado en Matalascañas

A ella le fascina la moda, lo que la llevó a trabajar en su etapa de estudiante en tiendas de ropa, complementos, etc., como, por ejemplo, en tiendas El Corte Inglés y Blanco en Huelva, o en Granada con unos diseñadores italoargentinos, entre otras.

Siempre ha estado muy interesada en las artes. La música le encanta desde pequeña y le hubiera gustado haber estudiado arte dramático.

Una vez terminados los estudios mencionados anteriormente, realizó la formación en Peluquería, dándose cuenta de que era una de sus pasiones, en la que podía dejar volar su creatividad. Para ella, en la peluquería, el cabello es su lienzo. Le encanta ser colorista. Lleva quince años regentando su salón de peluquería y estética en Matalascañas. En su trayectoria profesional, no ha parado de formarse con los mejores del sector, llegando a impartir cursos de Style y Coaching. Participó en la primera batalla de recogidos en Sevilla, llamada "The Battle Show, I Edition", quedando segunda clasificada. Con su salón de peluquería y estética ya en marcha, realizó formación superior de Estilismo y Dirección de Peluquería. 

Desirée recuerda que siempre ha estado alrededor de libros y colores desde que tiene uso de razón y que solo quería estar pintando. Tanto, que no sabe a qué se dedica más, si a su salón de peluquería o a la pintura. Para ella, la pintura forma parte de su rutina diaria.

Recientemente, ha expuesto sus obras en el Museo de Almería, en diferentes establecimientos de Huelva y Matalascañas, participa periódicamente en la revista de arte «Revistart» y ha elaborado las ilustraciones para la novela «El acertijo de Tesla».

Como futuros proyectos, se encuentra planificando y diseñando sus próximas colecciones y exposiciones, busca momentos para practicar y sumergirse en el dibujo digital y prepara talleres en librerías y bibliotecas orientados a los niños.

Como habrán podido comprobar toda una luchadora, con inquietudes y ganas de triunfar en la vida. Pero es el momento de entrar en faena y que vaya contestando a mis preguntas, que lo hace con la amabilidad que le caracteriza 

P. - ¿Qué opinión tienes de la situación sobre el mundo de la pintura?

R. - Pienso que las personas le estamos dando mucho valor al arte en general, lo que está ocasionando un gran impacto en la economía de este sector. Al mismo tiempo, es un motor del turismo y de desarrollo local para muchas regiones. 

En época de pandemia hemos experimentado muchísimo, ya que hemos tenido mucho tiempo libre y nos ha llevado a reinventarnos y a ser más creativos. Una vez que ha vuelto la rutina, se ha seguido potenciando lo artesanal, ya sean pinturas, dibujos u otras formas de arte. Gracias a las redes sociales lo hemos podido difundir, causando más interés en las personas y en las empresas que se dedican a representar a artistas con sus obras. Estos representantes tienen mucha más accesibilidad a las obras de sus representados gracias a la publicidad que hacemos en las redes. Así, cada vez hay más ferias, se abren más galerías e incluso ya se puede ver arte en un restaurante o en una cafetería. 

Por suerte, el arte está mucho más accesible para todos.

P. - ¿La mejor y peor decisión de tu vida?

R. - Las decisiones que tomo van en función de las inquietudes que corren por mi cabeza en ese momento, pero tengo que decir que aceptar el reto que me propuso Carlos Mojarro Corsino, el autor del libro «El acertijo de Tesla», fue una gran decisión, la cual me permitió realizar las ilustraciones de su novela y, poco a poco, dar rienda suelta a mi creatividad con esta pasión mía en la que se ha convertido la pintura.

Somos fruto de las malas y las buenas decisiones que tomamos y aprendemos más con las primeras que con las segundas. Cuando en algún momento tomé alguna mala decisión, seguramente algo aprendí con ella.

P. - ¿La felicidad se entrena?

R. - Hoy en día existen cursos de coaching, «enseñando» cómo ser felices, alcanzar nuestros sueños…  Pero pienso que la felicidad sí se entrena, ya que solo cuando somos conscientes de nuestros límites podemos potenciar nuestros puntos fuertes, nos marcamos unas metas diarias a largo plazo y luchamos día tras día por ello. Si hacemos lo que amamos tenemos muchas posibilidades para seguir siendo felices.

P - ¿Podrías vivir sin teléfono móvil?

R. - Me encantaría poder decir que sí, pero, tal y como ha evolucionado el marketing y la publicidad, me resulta imposible vivir sin él. Como he comentado, gracias a las redes sociales mis obras se han dado a conocer y sería muy difícil para mí desprenderme a día de hoy de la tecnología. 

P. - ¿Qué proyectos tienes cara al futuro?

R. - Tengo la suerte de haber realizado alguna que otra exposición. Aprovecho la pregunta para agradecer a los responsables de las cafeterías «La grosera», «La Merced», «Espacio Rubens» o el Museo de Almería representando a mujeres artistas, que han confiado en mis trabajos y me han dado una oportunidad de compartirlos con los demás. Es bueno saber que alguien confía en los autores de nuestra tierra, sean de la disciplina que sean. Digo esto porque uno de mis próximos proyectos es otra exposición aquí en Huelva, donde quiero ofrecer una nueva colección. 

Una de sus obras
Una de sus obras

También tengo en mente abarcar nuevas técnicas de dibujo que quiero mostrar en ilustraciones de libros infantiles y juveniles.

Mi gran proyecto en continuo es ir aprendiendo cada día más y poder ofrecer al espectador lo mejor de mí.

P. - ¿Qué significa para ti El Rocío?

R. - Soy de Matalascañas y he nacido con la fe y tradición rociera. Recuerdo con anhelo y mucha alegría mi niñez allí, donde se realiza «la novena» y en ella le cantaba al coro rociero en el que mi madre formaba parte. Así que imagínate cuando las madres ensayaban, que era casi todo el año exceptuando los meses de verano, todos los niños nos juntábamos y jugábamos mientras ellas se volcaban en los ensayos. «La novena» es la fiesta más importante de Matalascañas. Nos vestíamos de flamenca, el lunes hacemos el camino hasta Almonte, puesto que no somos hermandad y pertenecemos a su Matriz, y ya nos quedamos en El Rocío hasta el miércoles. Muchos fines de semana lo pasábamos allí. Con el paso del tiempo, tenemos que dedicarnos a las obligaciones que tenemos en el día a día y ya no es lo mismo, pero intento escaparme para estar al lado de la Blanca Paloma.

Soy hermana de la hermandad Matriz de Almonte y para mí El Rocío, su marisma, su fauna y su flora son mi esencia, es mi tierra. Por ello tengo que decir que aún no he realizado ninguna obra dedicada a ello por el gran respeto que le tengo y el día que lo haga será cuando esté bien convencida de que lo que quiera representar sea el Rocío en todo su significado.

Como puedes ver, amo a mi tierra, amo a Huelva, y qué decir de mi playa de Matalascañas, con mi parque natural, mi coto y mis dunas.

P. - ¿Qué te indujo a iniciarte en el mundo de la pintura?

R. - Recuerdo que de bien pequeña lo único que quería era dibujar y colorear, aprovechaba cualquier ocasión para buscar lápices o rotuladores de colores.

Aproximadamente a los diez años, me dio clases una profesora de plástica que nos pidió realizar una parte del cuerpo humano y un zapato. Ella me animaba y le daba mucho valor a todos los trabajos que realizaba. Al cambiar de colegio, me hicieron llevar esos trabajos allí y los expusieron, yo le di la importancia que una niña de diez años le podía dar. Ahí se quedaron mis aventuras con la pintura, hasta que hace más de tres años Carlos me propuso hacerle uno de los personajes de su libro, quedó asombrado con el resultado y el resto de la historia ya la sabéis. Desde entonces, me encuentro muy motivada y no he parado de pintar e idear cosas nuevas, me atreví a otras técnicas en el que día tras día sigo aprendiendo.

P. - ¿Cómo defines tu pintura? 

R. - En cada retrato he querido mostrar algo que vaya más allá de la propia pintura: una historia. Mi intención es la de que el espectador pueda mirar a los ojos de la persona retratada e imaginar con su expresión qué estado de ánimo se esconde detrás de ella. Hay veces en las que una pintura es capaz de contar mucho más de lo que se ve. 

Screenshot_20231201_175033
Visitando una exposición

De la misma forma, cada obra la realizo porque es lo que salía de mí en el momento en que la llevé a cabo. Los colores tenían que ser de tal forma porque así lo sentía. No hago nada que no me inspire, me resulta imposible hacer una obra en la que yo no pueda transmitir algo al observador.

P. - ¿Qué tipo de trabajos de pinturas te solicitan?

R. - Como comencé realizando retratos de personajes históricos, los primeros encargos fueron retratos. Recuerdo que el primero fue para un regalo de bautizo en el que dibujé a la pequeña bautizada, regalo que le realizó la madrina a los padres. Afortunadamente, no pararon de salir encargos: para cumpleaños, regalar en Navidad… Uno de los que más me llamó la atención fuer realizar una réplica de la obra de Munch, «El grito». Fue un reto para mí y a partir de ahí todo tipo de obras: abstractas, de paisajes, retratos, réplicas, reinterpretaciones de cuadros originales, etc. 

Con una de sus obras pictóricas
Con una de sus obras pictóricas

Hace unos días he terminado una obra para el despacho de abogados "Irm abogadas" en Jerez, al que agradezco también la confianza puesta en mí.

Me encantan los retos y no tengo un «no» por respuesta cuando me hacen una petición.

P. - ¿Qué tiene de apasionante tu profesión?

R. - Yo soy estilista. Lo estudié sin saber que me iba a gustar tanto. Llevo quince años en la profesión y siento verdadera pasión porque es un trabajo muy creativo y saca lo mejor de mí. El cabello es mi lienzo en esta profesión y el color me fascina en todas sus facetas. Amo ser colorista. 

Ante un lienzo
Ante un lienzo

P. - ¿Qué recuerdos tienes de tu niñez y qué soñabas ser de mayor? 

R. - Me encanta la música y, desde que tengo uso de razón, soñaba con ser soprano. Cuando tenía quince años, entré en el teatro lírico de Huelva, siendo ésta una gran experiencia para mí, pero duró menos de lo que me hubiera gustado. Además, me habría encantado haber estudiado arte dramático. Como puedes ver, tenía muchos sueños cuando era pequeña.

P. - ¿Cuáles son tus aficiones preferidas y a qué dedicas el tiempo libre?

R. - Ojalá pudiera hacer de mi pasión que es la pintura mi trabajo, y no dedicarle el tiempo que tengo libre. Aunque muchas veces le dedico más tiempo a la pintura que a la peluquería.

P. - ¿Con qué personaje te gustaría compartir una cena y qué le preguntarías?

R. - Con Gaudí.  Él se fijó en la naturaleza para inspirar sus obras y una de mis preguntas sería acerca de la proporción áurea, en la que basó muchas de sus creaciones. Gaudí es una de esas personas extraordinarias, diferente a las demás, que tenía una concepción del arte innata y que solo él era capaz de representar como hizo y con un estilo propio.

P. - ¿Qué es lo que valoras y detestas de las personas?

R. - Lo que más valoro es la palabra. Como consecuencia, lo que más detesto es que una persona dé su palabra y no la cumpla, o incluso que lo que diga no corresponda con lo que haga. 

P. - ¿Quiénes son tus referentes personales y profesionales? 

R. - Dentro del arte histórico, me fijo en la obra de Leonardo da Vinci, Gaudí, Botticelli; como referente en la actualidad, admiro a René Makela, que, por cierto, me cautivó tanto su arte que me hizo adentrarme en el mundo de los retratos gracias a conocer sus obras.

En el mundo de la peluquería muchos de mis referentes son compañeros del sector a los que por su lucha, esfuerzo y dedicación me hacen seguirlos. Sí es cierto que para mí el grupo de «X-presión» son el hito de la creatividad en el sector del cabello. 

Mención aparte merece el estilista Raffel Pages, leyenda reciente de la peluquería. Tuve la oportunidad de conocer su Museo y su legado hace justo un año en Barcelona. Su familia es encantadora y le doy las gracias a su hija Carolina por invitarme a sus instalaciones.

P. - ¿De qué te arrepientes?

R. - De no haberme atrevido a lanzarme en el mundo de la pintura mucho antes de cuando lo hice.

Desirée ha sido un placer este ratito de charla que hemos mantenido, te deseo toda clase de éxitos y que sigas así de luchadora, con proyectos, ilusionada y con esas ganas enormes de exponer todo el talento que indudablemente posees. 

Comentarios