martes. 23.07.2024
El tiempo
Entrevista

Carlos Mojarro: "Mi libro va dirigido a todas las personas que les guste la ciencia y la filosofía"

Se acerca hoy por esta tribuna pública Carlos Mojarro Corsino un onubense que nació en 1982. Es ingeniero industrial y trabaja actualmente en Badajoz para una compañía dedicada al comercio electrónico. "El acertijo de Tesla"  es su primera novela de la que vamos a hablar a continuación.
Carlos Mojarro
Carlos Mojarro
Carlos Mojarro: "Mi libro va dirigido a todas las personas que les guste la ciencia y la filosofía"

Carlos tiene inquietud por los grandes misterios y enigmas que han rodeado siempre a la humanidad. Piensa que el estudio de la filosofía es una buena vía para acercarse a ellos, ya que los grandes pensadores de la historia eran, a su vez, auténticos maestros en disciplinas como la música, las matemáticas, la física, la política o la religión.

Por su parte, la geometría ha sido considerada por los filósofos y científicos más reconocidos como una de las herramientas imprescindibles para llegar hasta la verdad. A través de una vertiente de esta, la geometría sagrada, Carlos ha encontrado un lugar infinito en el que investigar y bucear en mundos fascinantes de los que obtener alguna gran verdad, aunque sabe, como decía René Descartes, que «para investigar la verdad es preciso dudar, en cuanto sea posible, de todas las cosas».

Con la ayuda de la filosofía y la geometría sagrada, Carlos persigue crear la combinación perfecta para fundamentar y basar sus próximos trabajos.

En Madrid
En Madrid

Hemos tenido la oportunidad de charlar un ratito con este autor y con la amabilidad que le caracteriza hemos comenzado la entrevista de tal manera:

P.- ¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo? 

R. - Pensaba que la historia nos ayudaría a evitar caer en los errores del pasado, pero parece que no está siendo así. El siglo XXI está teniendo de todo: comenzó con guerras, las siguieron crisis económicas, pandemias y más guerras en la actualidad. Creo que no es bueno que el rumbo del mundo caiga en las manos de dos o tres.

Noto a las personas muy crispadas cuando hablan de política. Estoy seguro de que en el fondo todos queremos lo mismo: buen sistema de educación, sanidad competente, empleo de calidad… Sin embargo, por alguna razón, estamos divididos ideológicamente. Sería interesante analizar la raíz de este problema.

P. - ¿La felicidad se entrena? 

R. - Desde luego. Hay que vivir haciendo lo que más te gusta y apartado de las cosas y personas que desprenden energía negativa. Hay quien se dedica a contar solo malas noticias, que acaban siendo impactos a nuestro estado de ánimo. Las palabras tienen mucha fuerza y pueden hacernos creer que no sabemos hacer nada o que, por el contrario, somos capaces de comernos el mundo. Debemos rodearnos de esas personas que nos hacen creer que somos únicos.

P. - ¿Podrías vivir sin teléfono móvil?

R. - Creo que lo echaría de menos si no lo tuviera. Esto puede llevarme a responder la pregunta con un «no», aunque, al menos, puedo decir que evito usarlo cuando no tengo ninguna necesidad. Pueden pasar horas sin prestarle atención y no hacerlo no me genera ningún tipo de inquietud en absoluto. Sin embargo, es la herramienta que usamos a día de hoy para hacerlo prácticamente todo, por ejemplo, comunicarnos con los que tenemos lejos. Una vez que nos hemos acostumbrado a las tecnologías es difícil dejarlas a un lado.

R. - ¿Qué proyectos tienes cara al futuro?

R. - Tengo un nuevo proyecto literario en mente que ya he comenzado y que me supone muchas horas de estudio y documentación. Está basado en la filosofía y en una rama de la geometría que me apasiona: la geometría sagrada. El diseño de la trama está acaparando buena parte de esta primera fase de gestación de la novela. Simplemente con imaginarla, ya la disfruto.

P. - ¿Qué significa para ti Huelva? 

R. - Huelva es la ciudad en la que nací, es mi casa. A pesar de trabajar fuera, vengo todos los fines de semana porque en ningún sitio estoy igual de bien. Aquí está mi familia y mis amigos de toda la vida, tengo la suerte de conocerlos desde que íbamos al colegio, incluso desde la guardería. Dicen que quien tiene un amigo tiene un tesoro; yo puedo decir firmemente que tengo muchos tesoros.

Cuando pienso en un lugar donde ubicar alguna escena es imposible no pensar en Huelva. Es la ciudad que mejor conozco y, por tanto, la que mejor puedo describir. En El acertijo de Tesla, la mayor parte de la historia tiene lugar en una biblioteca. Como no podía ser de otra manera, la biblioteca que estaba en mi cabeza en todo momento ha sido la Biblioteca Pública de Huelva, a la que animo a ir a todo el mundo. En ella siempre encuentro todo lo que busco. En el siguiente proyecto, trataré de que Huelva quede reflejada en él de una u otra manera. 

Portada
Portada

P. - ¿Qué te indujo a escribir "El acertijo de Tesla"? 

R. - La novela la escribí en plena pandemia. Hacía muchos años que pensaba en escribir sobre algún tema, pero no tenía claro sobre cuál. Desde hace unos diez años descubrí caminos que me llevaron hasta la filosofía y, después de lo que he aprendido, puedo asegurar que en ella hay muchas historias y experiencias que nadie debería perderse. Lo que leía iba generando dentro mí una serie de ideas que iba apuntando en el bloc de notas de mi teléfono móvil. En cuanto se me venía una a la cabeza, la escribía, para que no se me olvidara. 

Suelo acudir con frecuencia a la biblioteca. Como sabes, durante los meses más duros de pandemia estuvo cerrada, de forma que me quedé sin una de mis aficiones. Marcos, el chico de trece años que es el protagonista de la novela, se escapa de su casa para adentrarse en la biblioteca y poder tener un libro nuevo que leer. Sin lugar a dudas, trasladé esta pequeña obsesión hasta la mente de Marcos, surgiendo así el comienzo de la aventura.

P. - ¿A quién va dirigida tu novela y qué mensaje lleva su contenido? 

R. - La novela va dirigida desde edades juveniles en adelante. En resumen, va dedicada a todas las personas que les guste la ciencia y la filosofía. En ella, aparecen personajes históricos que van desde la época de Pitágoras hasta la de Nikola Tesla. Sus vidas y teoremas son la fuente de El acertijo de Tesla.

Con ella trato de fomentar la lectura y despertar la curiosidad del lector a través de los principales logros de los científicos y filósofos. Cada vez que me intereso por algún personaje histórico me doy cuenta de lo poco que sabía sobre ellos. Si el lector aprendiera tan solo una cosa nueva leyendo El acertijo de Tesla, me daré por satisfecho.

En Venecia
En Venecia

P. - He observado que el libro incluye unos retratos muy logrados. ¿También los has dibujado tú? 

R. - Me encantaría poder decir que son míos, pero no lo son. En la carrera estudié mucho dibujo técnico pero un retrato a mano alzada no es precisamente una de mis mayores habilidades. Los dibujos pertenecen a una artista también de nuestra tierra, concretamente de Matalascañas, que se llama Desirée Delgado Segovia. Os recomiendo su perfil en redes sociales, @desireedelse, donde podéis seguir todos sus trabajos.

P. - ¿Se compran libros en Huelva?

R. - Pienso que sí. Dicen que nadie es profeta en su tierra y quizá tendamos a comprar los libros de los autores más conocidos, pero hemos tenido y tenemos grandes autores en el mundo de la literatura en Huelva que han dejado un gran legado para que otros cojamos el testigo y, al menos, intentemos aportar nuestro granito de arena y llevar el nombre de nuestra ciudad lo más lejos posible.

P. - ¿Qué recuerdos tienes de tu niñez y qué soñabas ser de mayor? 

R. - Sueño a menudo con mi niñez. Con la casa en la que viví o con el colegio en el que estudié, SAFA Funcadia. Quedaba con mis amigos en el parque del Velódromo. Los mejores momentos de la niñez, y no tan niñez, los recuerdo allí. Jugábamos horas y horas al fútbol, a las canicas, al béisbol… y a todo lo que se nos pasara por la cabeza. De hecho, mis amigos y yo hemos tenido tiempo de inventar nuestros propios juegos y deportes. 

Por ser el lugar donde se encontraba el primer estadio del Recreativo de Huelva, no cabía otra idea en mi cabeza que la de ser futbolista. Con el tiempo, esa idea se fue diluyendo. 

P. - ¿Cuáles son tus aficiones preferidas y a qué dedicas el tiempo libre? 

R. - Como habrás podido imaginar, me gusta mucho leer y escribir. También me gustan los deportes. El fútbol, el que más, al que sigo por la televisión. A veces, juego al tenis y también me gusta el baloncesto. Actualmente, trabajo en Badajoz, de forma que intento practicar todo lo anterior cuando estoy fuera de Huelva y, cuando regreso cada fin de semana, mi tiempo libre lo dedico a la familia y a los amigos.

P. - ¿Con qué personajes te gustaría compartir una cena y qué le preguntarías? 

R. - ¡Con cualquiera de los personajes históricos que aparecen en mi libro! A Pitágoras podría pedirle que me diera una clase de música o que me contara todo lo que aprendió durante sus más de veinte años en Egipto. Es para mí una de las figuras más misteriosas e interesantes de la ciencia y la filosofía. Estoy convencido de que sus conocimientos eran incluso más amplios de los que la historia ha traído hasta nosotros. A Platón, le pediría que me contara todo lo que sabía sobre la Atlántida, aparte de lo que ya escribió.

P. - ¿Qué es lo que valoras y detestas de las personas? 

R. - No me gustan las personas maleducadas o que falten el respeto a los demás. A veces tengo la sensación de que algo se nos está quedando por el camino. Espero equivocarme. 

Valoro mucho que alguien haga algo por mí sin yo pedirlo.

P. - ¿De qué te arrepientes?

R. - Por suerte, de nada. Celebré mis aciertos y mis errores me sirvieron para aprender.

P. - ¿Qué consejo darías a quien se proponga un reto? 

R. - Que confíe en sí mismo y no haga caso al «qué dirán» o a lo que pueda salir mal. Es habitual que nos paralicemos por los miedos, pero muchas veces estos no son tan reales o, lo que se puede perder, en comparación con lo que se puede ganar, es mínimo. Tenemos que hacer lo que nos haga feliz a nosotros, no lo que los demás esperan que hagamos. El mejor día para comenzar algo es hoy.

Carlos, ha sido todo una gozada haber tenido este ratito de charla contigo, te deseo toda clase de éxitos en los proyectos que tienes pendiente y no dejes de escribir pues eres todo un lujazo. 

Comentarios