jueves. 18.04.2024
El tiempo

Antonio Jimeno: "Esta crisis ha de servirnos para reflexionar sobre la debilidad de nuestra democracia"

Simpático, entrañable, cordial, sociable, risueño, aventurero, futbolero, sufridor del Atlético de Madrid, semanasantero, con alto sentido de la amistad, conversador, sociable, claro a la hora de exponer sus ideas, empático, abogado de profesión...
Antonio Jimeno: "Esta crisis ha de servirnos para reflexionar sobre la debilidad de nuestra democracia"

Antonio Jimeno, lo conozco hace una década aproximadamente, a través de nuestro común amigo Manu Asuero y desde entonces existe una buena sintonía entre nosotros y es que nuestro entrevistado de hoy es de esas personas que me caen muy bien. Simpático, entrañable, cordial, sociable, risueño, aventurero, futbolero, sufridor del Atlético de Madrid, semanasantero, con alto sentido de la amistad, conversador, sociable, claro a la hora de exponer sus ideas, empático, abogado de profesión...

Le llamo y le propongo que conteste a mis preguntas para que los lectores de diariodehuelva.es conozcan fundamentalmente su opinión sobre la situación que estamos viviendo y sus consecuencias y no lo duda, accede y comenzamos, no sin antes agradecer que me haya acordado de él para formar parte de esta serie de entrevistas en tiempo de pandemia.

-¿Antonio, qué opinión tienes de la situación que  estamos viviendo? 

-Es una situación inédita para todos. Seguramente, nadie imaginamos una pandemia de tal calibre y un  escenario  así en pleno siglo XXI, al menos, los neófitos sobre esta materia, cuál  es mi caso. Desgraciadamente, nos ha tocado vivirla y esta produciendo  una auténtica conmoción para la sociedad en su conjunto. Vivimos un momento de muchísima incertidumbre, propagándose el sufrimiento humano, infectando la economía mundial y trastocando la vida de la gente. Es casi seguro que se produzca una recesión mundial, quizás también sin precedentes.

-¿Qué hiciste en tu día a día, durante el confinamiento, dónde y con quién lo pasaste? 

-Pues lo pase en casa, con mi mujer. La verdad es que llegué de Liverpool el 13 de Marzo (Ya sabes, vi como el Atleti eliminaba al Liverpool en Anfield, en un partido memorable, maravilloso) y me encontré con todo esto del estado de alarma. Ciertamente, los primeros 20 días lo pasé fatal, y es que, a los dos días de llegar, me puse enfermo con muchísima fiebre, tos, cansancio… En fin, no me hicieron las pruebas, pero más que probablemente pillé el bicho ese en el partido. Durante el resto, al menos pude trabajar algo, si bien, todos los señalamientos se suspendieron. También aproveché para hacer un poco el cocinillas en casa.

-¿Cómo crees que cambiará la vida después de la pandemia y sobre todo el mundo de la abogacía? 

-Me gustaría pensar que toda esta crisis pudiera desembocar en una sociedad más cohesionada y con más apoyo mutuo, pero soy escéptico en ello.  Si bien existe en el ambiente un anhelo de que la pandemia lo cambie todo, la historia nos enseña que son  exageraciones infundadas.

En cuanto a mi profesión, la  crisis sanitaria del COVID-19 ha afectado radicalmente a todos los negocios. La cuarentena impuesta para tratar de parar el crecimiento del contagio del virus ha hecho tambalear la economía y, por ende, todos los sectores. La abogacía no es ajena a esta situación y, como todos los negocios, ha tenido que adaptarse. En él se ha producido una aceleración de la transformación digital que ya se había iniciado, y que a su vez ha acelerado también nuevas formas de trabajar, tanto de los abogados como los mismos clientes. Las crisis dejan perdedores y ganadores y esta no será la excepción. Al igual que la Gran Recesión del 2008, algunos despachos encontrarán oportunidades de crecimiento y expansión, mientras otros terminarán cerrando sus puertas o viendo con nostalgia la facturación de los años previos.

La propia administración de Justicia, ya con una saturación endémica en los juzgados anterior a la pandemia, se ha visto atropellada por la crisis. La justicia debería ser uno de los campos en los que más deberá notarse el acelerón de la transformación digital porque parte de algunas ineficiencias que fácilmente pueden solucionarse con modelos de digitalización, el COVID-19 debería ser el revulsivo para replantearse muchos de los procesos. Espero que los cambios sean exponenciales, porque son francamente necesarios. No obstante,   no puede derivarse a la tecnología la solución de unos problemas cuya causa principal es la falta de medios, tanto tecnológicos, por falta de herramientas, como humanos, como sucede en nuestro país, donde, a título de ejemplo, el ratio de jueces por habitante es de los más bajos de Europa.

¿Has pasado miedo en algún momento? 

-No, realmente miedo no. Sí, muchísima preocupación.

-¿Qué proyectos tienes para el futuro? 

-VIVIR con mayúsculas, sin duda. Continuar  desarrollando mi profesión. Seguir viajando, descubriendo sitios, lugares, gente etc… Y, sobre todo, compartir y disfrutar con la gente a la que quiero.

-¿Qué es lo que has echado de menos en estos 9 meses que llevamos pandémico?

-Durante toda esta etapa de confinamiento, "deprivación”, y restricciones, lo que más he echado de menos ha sido el contacto y la relación con las personas que forman parte de mi círculo social, la familia,  los amigos esencialmente, y el impedimento de salir de casa junto con la pérdida de libertad de movimiento. Entiendo ,que como la mayoría de los españoles.

La situación de confinamiento ha reflejado muy bien los rasgos más característicos de nuestra cultura del sur.  Tenemos una cultura muy social, de mucha relación personal, de mucha cercanía y contacto físico con los demás, con mucha vida hacia el exterior, en la calle, y no somos tan disciplinados como otros, sino más bien un poco rebeldes ante las normas, sobre todo cuando suponen alguna limitación sobre lo que queremos, como, por ejemplo, poder ir a donde nos apetezca.

En otro orden de cosas, eché de menos una clase  política a la altura de las circunstancias, incapaces  de ponerse de acuerdo y aunar esfuerzos en un momento tan delicado y absolutamente transcendental. Hablo de todos los políticos sin excepción, a la izquierda, a la derecha, a los constitucionalistas, a los nacionalistas, a los que tienen responsabilidad a nivel central, autonómico o local, a todos ellos, hay que exigirles cordura, solidaridad, responsabilidad, sentido común y, en definitiva altura de miras.

-¿Cómo 8"venderías" Huelva para atraer inversores y turismo? 

-Huelva es un verdadero paraíso y con un potencial turístico enorme. Sabido es, tenemos un  enclave y un clima privilegiado, un lugar al que le acompaña un escenario variopinto y que ofrece infinidad de opciones. Rodeado de sierras, bosques, playas y humedales; un tercio de nuestra provincia constituye un espacio natural protegido que ofrece a cualquier visitante una gran oferta medioambiental a la que  se une una despensa gastronómica excepcional  y de calidad. Ocurre, que a Huelva hay que llegar, no se pasa. La escasez de infraestructuras es una auténtica losa para cualquier desarrollo turístico y la ausencia de las mismas aleja cualquier inversión en este sentido. Jamás, desde las administraciones públicas competentes se ha apostado firme y decididamente por esta provincia como destino turístico. Obvia decir, que somos de las pocas ciudades costeras que no tienen aeropuerto, junto con Cádiz somos las dos únicas provincias limítrofes de España y Europa que no están unidas por carretera, del AVE no hay noticias, y lo peor, ni se le espera.  Así, comprenderás, es muy difícil.

-¿Qué es lo que más te ha dolido en estos últimos meses? 

-A nivel personal, sin duda alguna, la muerte de mi madre el pasado 2 de Julio. En cuanto al resto, que te puedo decir… Ha existido una ausencia de información veraz durante toda la pandemia palmaria, retrasos en los medios para combatirla, (me refiero a mascarillas, respiradores etc…,) los cuales se prometieron y no se recibieron a tiempo, generando un desfase entre hechos y palabras que los ciudadanos hemos sufrido con enorme decepción y frustración. Los retrasos constantes de comparecencias, de explicación de detalles, la instrumentalización política, las rectificaciones o distintas versiones en las nuevas decisiones (las salidas, horarios, las Comunidades Autónomas y provincias como unidad territorial) han añadido confusión a una situación ya bastante confusa. En este sentido, creo que esta crisis ha de servirnos para reflexionar sobre la debilidad de nuestra democracia en momentos de crisis.  Las amistades, los amores y las sociedades se ven en los momentos difíciles. Como decía Goethe, el talento se educa en la calma y el carácter en la tempestad. Con talento pero sin carácter es difícil salir de situaciones excepcionales. Y si a esa debilidad le añadimos que nuestro gobierno en concreto es un gobierno débil, fruto de acuerdos en principio negados y luego forzados, y con elementos populistas en su seno, podemos hacernos una idea cabal del escenario complicado en el que debe enmarcarse la lucha contra la pandemia.

-¿Cómo ves la situación del Recreativo? 

-A nivel deportivo, la plantilla es prácticamente nueva. Desde luego, sería fundamental que al menos se clasifique para jugar la próxima temporada en la nueva Primera RFEF, no hacerlo, podría probablemente ser la tumba definitiva para el club.

En otro orden de cosas, seguramente, este club tan entrañable  e identitario para todos los onubenses, ha venido sufriendo desde su conversión en SAD, un “manoseo” político nada deseable.

-¿Cuándo crees que ganará el Atlético de Madrid la Champions? 

-Verás, todos los atléticos pensamos cada temporada que esa será la que ganemos la Champions, y ello,  porque como bien sabes, la jugamos todos los años. Al menos desde que llegó, como le llama un buen amigo mío, " el hombre de negro “ (El Cholo) .  Ya van ocho seguidos.

Realmente, el futbol fue ingrato con el Atleti en esta competición. No creo que haya ningún equipo en Europa que haya jugado 3 finales de Champions y las haya perdido,. Ademas,  no en los 90 minutos reglamentarios, sino en la prórroga, por penaltis, o como en el caso de la primera de 1974 ante el Bayern, en un partido de desempate. No obstante, he de decirte que  si con nosotros esta competición se mostró cruel, imagínate con el resto de clubs de este país, en el que a excepción de los todopoderosos, Barca y nuestro vecino, ninguno la ganó, y tan solo el Valencia sabe lo que es disputar una final de Champions, el resto, tú bien sabes, que jamás ni la olió.

-¿Cuáles son tus mejores recuerdos futbolísticos siguiendo a la selección y a los colchoneros? 

-Bueno, con la selección, sin duda, la final de la Eurocopa de 2012 en Kiev ante Italia. Fue una auténtica exhibición de la selección, ganamos 4-0, y tuve la oportunidad de asistir in situ a la misma.

Con el Atleti, ufff… Han sido muchos grandes partidos a los que he tenido la suerte de asistir. En Champions, fiinales, semifinales  partidos memorables en cuartos, finales de Europa League  y de copa del rey…. Pero tal vez, me quede con la primera final de Europa League que ganamos en 2010 en Hamburgo ante el Fulham, llevábamos hasta entonces mucho tiempo sin ganar nada y fue francamente emotiva.

-¿Te gustaría ser de los primeros en vacunarte? 

-Pues la verdad es que no. No tengo ni idea, pero según escucho, leo a expertos,  la producción de una vacuna en situaciones normales hasta su aprobación tarda entre 5 y 10 años, y aquí estamos hablando de tan solo 12 meses. Si no resulta, urgente y perentorio, mejor espero.

Antonio, que siempre es de lo más agradable echar un ratito de charla contigo. Te deseo lo mejor y que este sea el año de tu Atleti, aunque como bien sabes, me gustaría que fuese el de otro, pero vamos, que si no puede ser mi preferido, deseo que sean los colchoneros. Y por supuesto lamentar la pérdida de tu madre. Un abrazo grande amigo