miércoles. 08.02.2023
El tiempo

Antonio Hierro: "Yo tenía claro, pero que muy clarito, que de mayor quería ser cura"

D4980CFD-7369-4F54-BA21-28B1F840111B
Antonio Hierro: "Yo tenía claro, pero que muy clarito, que de mayor quería ser cura"

Antonio Hierro Zabala, es nuestro protagonista de hoy, al que conocí en 1984, cuando comencé a presentar el programa" Tiempo de Carnaval" en Radiocadena Española, donde él era uno de los fieles a este espacio, acudiendo siempre en un "vespino" para traernos noticias de las peñas y de cuantas novedades se enteraba. Empezamos a llamarlo "El halcón callejero" 

Sin lugar a dudas, uno de los grandes carnavaleros que ha dado esta tierra, quien desde sus inicios ha luchado siempre en pro de la fiesta del disfraz. 

Me he llevado muy bien con Antonio desde entonces, y es que nuestro invitado es una persona muy entrañable, luchador incansable en pro de las carnestolendas de Huelva a las que defiende a capa y espada, lo que personalmente valoro muchísimo, pues eso significa querer a lo suyo antes que las fiestas de otros lugares.

44AD043D-572E-47E7-B416-E590444C776D

Lo llamo para proponerle esta entrevista, no lo duda, acepta, nos ponemos manos a la obra y este es el resultado:

P. - ¿Quién es Antonio Hierro? 

R. - Yo empecé a trabajar cuando tenía 13 años en una imprenta, en la comencé  a fraguar mi destino. En el arte de Gütenberg pasé por encuadernador 

cortador, cajista y también dependiente, aunque al final me decidí por la  encuadernación que sería mi principal oficio hasta los 55 años. Posteriormente hice de enfermero, que es lo mejor que me mandó Dios y lo ejerzo desde que tenía 30 años hasta el dia de hoy que tengo 70 años. Durante ese tiempo me he dedicado a cuidar enfermos, pero he de puntualizar, que lo he hecho por dinero y también por caridad. 

P. - ¿Qué opinas de la situación que estamos viviendo? 

R. - Es un desastre, un caos, lo que está pasando en España. Lo que puede acarrear consecuencias que nadie queremos ni deseamos. 

CD46D571-70C8-4239-AA02-01070F3A0C09

P. - ¿Cómo crees que ha cambiado la vida después de más de 2 años de pandemia? 

R. - Pues la verdad que hay un descontrol en todos los ambientes, una forma de vivir la vida de otra manera a la que estábamos acostumbrado, aunque tenemos todas las personas preocupación, pero también hay un control en todas los aspectos y por supuesto, en la sanidad pública.

P. - ¿Te esperabas una guerra en Europa en pleno siglo 21? 

P. - Si se esperaba, y estaba vaticinado al igual que "Nostradamus" vaticinó la muerte de la reina de Inglaterra. También "Baba Vanga" pronosticó con acierto muchos de los sucesos de la segunda guerra mundial. 

52848AD5-9585-4854-8EE7-362C19C052D1

P. - ¿ Has pasado miedo en algún momento? 

R. - La verdad que no, la vida hay que vivirla como se presenta, nada se puede cambiar, asi, que lo mejor que hay que hacer es disfrutar, que los tiempos vendrán y más duros los cuales yo espero no conocerlo.

P. - ¿Qué proyectos tienes cara al futuro y que haces ahora? 

R. - Lo que se dice proyectos, la verdad que no tengo, pues algunos se cumplieron y otros no. 

De qué estoy haciendo ahora, diré que tengo dos hobby:

1) Estar de lleno en el Carnaval

2) Seguir dedicando el tiempo libre, al cuidado de personas mayores, que para mí es lo más importante, para tener la mente entretenida. 

26ACE10F-E0DB-42D7-AB84-9E0F1E045D51

P. - ¿Qué significa para ti Huelva? 

R. - Será de lo que ha quedado de Huelva. Ha habido personas, sin nombrar a nadie, aunque todo se sabe, que han ido tirando, destruyendo, malbaratando... yo le cuento a mis hijos como era Huelva, y se asombran de lo que ha quedado. Por ponerte un ejemplo, ¿se puede imaginar, cómo está la casa de "Villa Rosa" en el Conquero?. Pues eso, y así no pararía de contarte cosas. 

P. - ¿Y el Carnaval? 

R. - El Carnaval para mi es lo más significativo que tengo y por lo que lucharé hasta que no pueda más, porque la vida sigue su curso, con algunas transformaciones, y los jóvenes no han conocido nada, nada, donde podía uno disfrutar del ambiente y la cordialidad.

CC0182AE-1340-4CEE-B857-C0523907C967

P. - ¿Cómo fue tu etapa como presidente de la Federación Onubense de Peñas y Asociaciones de Carnaval? 

R. - La verdad que es casi llegó a la cúspide de una montaña. He estado durante 8 años seguidos, y mira Camacho, yo lo digo alto y clarito, me gustaría volver a presentarme, pues siempre que me pongo a pensar, hay cosas que he dejado por hacer. Y lo mejor que he tenido, es que he sido siempre el mismo como persona, tanto dentro como fuera, y además, no cambiaré. 

P. - ¿Qué diferencia encuentras entre el carnaval de Huelva de los años 80 y el actual? 

R, - El carnaval de hoy no se puede camparar con el de los años 80. Antes existía una gran unión, nos encontrábamos en todos sitios, ya fuera  en un partido de convivencia, en la taquilla comprando las entradas, los partidos de fútbol, el concurso de tortillas que tu organizabas en el Nevada, esas finales que nadie de la juventud ha vivió con el Polideportivo Andrés Estrada con 5.000 personas desde las de las 6 de la tarde hasta las 7 de la mañana, y ya para terminar, los programas de radio que tú hacías todas las mañana de 10 a 11 horas, donde en Tertulia con peñas Carnavaleras estábamos enterados de todos los acontecimientos que se producirían y no había internet, pero allí estábamos, eso para mí, era como un orgasmo de felicidad.

938613AE-E60B-4462-843C-6C378D30A197

P. - ¿Cuáles son tus mejores momentos carnavaleros? 

R. - En este apartado hay que puntualizar muchas cosas: Sin lugar a dudas, cuando me presenté para presidente y en tres legislaturas salí nombrado, eso no me lo esperaba ni yo, también la ilusión cuando mi hija Yesica salió de Choquera Infantil, luego cuando fue Choquera Mayor, y ya el remate, el día que nombraron a mi nieta choquera infantil, con la alegría de ser yo el que tuvo el honor que coronarla

P. - ¿Y los peores? 

R. - Vamos a ver como te lo explico. Te diré que el carnaval de antes era distinto, yo odio el Carnaval de teatro de los años 80, no me gustaba para nada, pues sus letras eran para mi algunas chabacanas y ya cuando cogían la cantinela a una persona, era como la inquisición, si podían los despellejaban sin miramiento, menos mal que se abrió a la provincia y poco a poco se dieron cuenta que despellejar a una persona no tenían buenos resultados, y ellos encima querían premio, ya cuando se abrió el carnaval, las letras se iban perfilando si querían estar en alguno de los premios. 

1CC38ECD-D282-498B-8310-0CD673747717

P. - ¿Es el carnaval de calle, la asignatura pendiente del Carnaval Colombino? 

R. - La verdad es que no gusta desde hace tiempo, hay que ser realistas porque el carnaval no gusta, pese a quien pese, y como se comentó en un coloquio, a nadie se le puede obligar a disfrazarse, que lo veo correcto, pero mejor que se queden en casa y así, se pueden quedar tranquilos, porque el que dice que le gusta mucho la calle luego no es capaz de disfrazarse, encima se da golpes de pecho

José Luis esto es muy difícil de digerir, de una forma o de otra, cada Directiva, ha hecho lo que ha podido o le han dejado hacer y otra cosa es el resultado. 

Aunque todo es cíclico y seguro que volverá la gran participación en la cabalgata. 

P. - ¿Qué es lo que más valoras y detestas del humano? 

R. - El ser humano por defecto es hipócrita, ya no se respeta, ha cambiado la forma de vivir, de pensar, pero los mayores no están de acuerdo, pero es lo que tienen que aguantar, ellos fueron jóvenes también, e intentaban cambiar la forma de pensar de los demás, eso sí, desde el respeto hacia los demás.

EC7F2CEC-DF73-4A14-8ED3-5D44C90E519A

P. - ¿Cómo fue tu niñez y qué soñabas ser de mayor? 

R. - Yo de pequeño recuerdo, cuando vine de Madrid, y llegué a Huelva, lo veía diferente, donde los niños jugaban a tirarse piedras, al trompo..., juegos que yo no he conocido. 

Mira yo traje de Madrid, el plato volador, la bicicleta, la mesa de villar americana, los patines de hierro, el barco que se le daba cuerda e iba por el agua..., en fin juguetes con los que los niños querían jugar conmigo, pero en realidad era para jugar ellos con mis juguetes, y, yo lo veía bien. No fue una infancia feliz, pero bueno eso es otra historia.

De mayor yo lo tenía muy, pero que muy claro, quería ser cura, Cuando vine de Madrid en casa de mi tía los domingos daba la misa, y la hostia que era un trozo de pan. Y como anécdota te diré que entre los niños y niñas que comulgaban se encontraba la que luego sería mi mujer, osea que llevo 60 años conociéndola y hasta aquí, no puedo contar más.

P. - ¿Quienes han sido tus referentes? 

R. - No he tenido a nadie como referente yo mismo me fragué mi vida, y la moldee A MI MANERA. 

P. - ¿Se van cumpliendo los proyectos de vida que te habías propuesto? 

R. - Bueno esto es otra cosa yo siempre he sabido lo que quiero y lo que no, y cada edad tiene su momento, su tiempo..., y yo he podido moldearlo a mi antojo. 

5A200C6E-AB9A-4586-A014-BA664FD04852

P.- ¿Quieres añadir algo más? 

Aquí termina mi historia. Una historia que quizás muchos no sepan, pero os dejo con la miel en los labios por querer saber más de mi

Antonio, ha sido una gozada echar este ratito de charla contigo, recordar los primeros años del carnaval de la capital, que era como un órgasmo escuchar Tiempo de Carnaval, y desde luego que nuestros lectores hayan podido conocer algo más de ese Antonio Hierro tan servicial y entrañable

Un abrazo grande amigo

Antonio Hierro: "Yo tenía claro, pero que muy clarito, que de mayor quería ser cura"