lunes. 20.05.2024
El tiempo
Made In Huelva

Andrés Salas: "Quién sabe si algún día podré ser alcalde de mi Calañas querida"

Andrés Salas Carrillo es nuestro protagonista de hoy del #MadeInHuelva. Se ha criado toda su vida en Calañas y lleva a Huelva en el corazón.
De procesión
De procesión
Andrés Salas: "Quién sabe si algún día podré ser alcalde de mi Calañas querida"

Andrés Salas Carrillo, es nuestro protagonista de hoy del Made In Huelva, quien nace el 9 de julio de 1982 en pleno mundial de fútbol en España, vamos un naranjito forever. Se ha criado toda su vida en Calañas, su pueblo natal. Una localidad que según me cuenta se lo ha dado todo y a la que está agradecido por ser la persona que a día de hoy es. 

Andrés Salas, en la actualidad
Andrés Salas, en la actualidad

Estudió en el Colegio San José de Calasanz. Allí cursó hasta la EGB, para más tarde estudiar bachillerato en el Instituto IES Diego Macías de Calañas. Cuando acabó se traslada a Huelva para especializarse en los grados superiores de marketing y administración en el IES San Sebastián. 

Con todo el arte del mundo, me  cuenta lo siguiente "En Huelva casi me “jubilo”, y no por encontrar trabajo, sino más bien por pasarlo de maravilla en el afamado bar “Los Cuartelillos”. Que buenas tardes se echaba en aquel muro. 

Mirando a su pueblo
Mirando a su pueblo

Pues bien, Andrés se encuentra ya dispuesto a ir constando a las preguntas que vayan surgiendo y empezamos de esta manera:

P. - ¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo?

R. - Las piedras en el camino se están convirtiendo en “costumbre” para toda la sociedad. Primero pasamos una pandemia mundial, que trastocó nuestras vidas y nuestras economías y que aún sigue dando sus coletazos. El virus continúa propagándose y podría producir variantes aún más contagiosas, o lo que es peor, más letales, causando nuevos trastornos y profundizando la divergencia entre los países ricos y pobres.

Segundo, la guerra, la invasión rusa en Ucrania, que ha devastado la economía del país, ha producido ondas sísmicas que repercuten en el mundo entero. 

De aficionado
De aficionado

P. - ¿Cómo crees que ha cambiado la vida con el covid? 

R. - Las generaciones actuales recordarán el 2020 como el año en que todo dio un giro de 180 grados. Ciudadanos confinados en sus casas, industrias a niveles mínimos de producción, hospitales colapsados, fronteras cerradas y, en general, un mundo en pausa por el capricho de un virus que nació casi de la noche a la mañana. 

P. - ¿Has pasado miedo en algún momento?

R. - Cuando la angustia, el miedo y el dolor que me producía la pandemia me hacía reflexionar y mirar hacia atrás, siempre me venía un pensamiento, ¿Nos hará cambiar este maldito virus? No sé si será cambiar o no, pero si sé que la vida es un regalo que hay que vivirlo y agradecer a diario. Yo como creyente agradezco a Dios y a mi Virgen de  Coronada por protegerme y proteger a mi familia.

P. - ¿Qué proyectos tienes cara al futuro y que haces ahora?

R. - Actualmente trabajo en un finca que se dedica al cultivo y en estos momentos estamos en el proceso de plantación y recogida de cítricos, además de reproducción y replantación de olivos y almendros. En un futuro no muy lejano, me gustaría trabajar en algo relacionado con mis estudios. Al finalizar el Bachillerato, decidí cursar un Grado Superior de Marketing y Comercio, además de tener el título de Administración y Finanzas. Es por eso que, en un futuro, me encantaría encontrar un trabajo que pueda demostrar todo lo adquirido en mi pasado.   

Con los Magos
Con los Magos

P. - ¿Qué significa para ti Calañas y como la valoras? 

R. - He nacido y  me he criado en Calañas. Para mi, mi pueblo lo es todo. En él me refugio en cada rincón de sus calles. Un pueblo que es el centro del Andévalo y con su sencillez, te atrapa. Una localidad que es muy acogedora, sobre todo en el mes de abril con el festejo de nuestra patrona. Quince días de fervor calañés, sentimiento y creencia para todo aquel que se precie y visite nuestro pueblo. 

Calañas es un pueblo que te “engancha” con su magia. Nuestra Semana Santa es de las más llamativas del Andévalo, eso sí, sin desprestigiar a las demás, pero el vivir una Semana de Pasión en nuestra ciudad, es ver el resplandor y fervor santero de manera diferente y cercana. 

P. - ¿Acabáis de inaugurar una peña Recreativista en Calañas, ¿que es para ti el Decano? 

R. - Para mi el Recre lo es todo. Desde que mi padre y tío me inculcaron y trasladaron el Recreativismo, es algo inexplicable. Las tardes en el Colombino eran memorables. En el colegio, cuando la maestra preguntaba un lunes qué habíamos hecho durante el fin de semana, yo orgulloso y feliz, contestaba que había ido a Huelva a ver al Decano; mientras que mis compañeros, hacían cosas lógicas de su edad como jugar a la pelota o pasar un día en el campo. 

Para mi el Recre es más que un sentimiento, es mi vida, mi pasión y seguiré siendo recreativista hasta el alma. ¿Y porque digo hasta el alma? Porque si dices hasta la muerte; la muerte tiene fin y el alma, permanece eterna. 

Con la Peña
Con la Peña

P. - ¿Por qué le habéis puesto Víctor Barroso a la peña?

R. - Tengo que decir que la peña nació a raíz de la primera Tertulia Recreativista en Calañas, surgió la idea de hacer una peña en el pueblo ya que además, en nuestro sector del Colombino no había ninguna otra. 

Una vez nos decidimos, hablamos del nombre de de la misma y qué mejor que el de Víctor Barroso. Un chaval que siempre ha estado muy unido a nuestro pueblo y a todos nosotros, siendo una persona cercana y amigable en todos los sentidos. Es por eso que no había mejor homenaje que ponerle su nombre a la peña Recreativista de Calañas.  

P. - Cómo ves al Recre en la presente temporada?

R. - Es cierto que el Recre no empezó de muy buenas maneras, algo lógico debido a la cantidad de nuevos jugadores y de una visión completamente distinta del entrenador; todo eso, unido a que la categoría es muchísimo más exigente que la que disfrutamos la pasada temporada. 

El Recre se ha ido haciendo fuerte en las últimas jornadas en los puestos altos de la tabla. El Antequera no deja de sumar puntos, pero nosotros tampoco. Es por eso que cada jornada que pasa y cada partido que el Decano suma una victoria, destacando su defensa y portería a cero, llegaremos a ser líderes y con ello consumar el ascenso de categoría, tan ansiado por todos para abandonar de una vez por todas esta loza que bastante pesa ya. De todas formas este último partido en Torremolinos me ha dejado tocado, pues no lo esperaba. 

Otros tiempos
Otros tiempos

P. - ¿Cómo fue tu niñez y qué soñabas ser de mayor?

R. - Para mi fue muy feliz. En Calañas siempre me he sentido muy querido por todos. Mi niñez, lo lógico de todo niño, pasaba horas y horas en la calle del barrio con mis amigos y cada poco tiempo viajaba hasta Aroche, lugar de nacimiento de mi madre, un pueblo precioso donde también pasaba la mayor parte del tiempo de mi infancia. Siempre he sido una persona humilde, de padre minero y madre ama de casa, la que siempre estaba atenta a nosotros y cuidándonos como la que más. 

De mayor soñaba con ser jugador de fútbol para sacar a mi padre de las minas y que pudiera tener una vida mejor y alejado del peligro que eso conlleva.

P. - ¿Cuáles son tus aficiones preferidas y a qué dedicas tu tiempo libre?

R. - Me encanta el running y el fútbol, aunque no los practico todo lo que quisiera. De joven jugaba de portero en la Olímpica y en el Recreativo de Huelva en la categoría juvenil. Otra de mis aficiones preferidas es viajar, aunque con el Covid, esta se vio frenada, pero espero volver pronto a recuperarla. 

Por otro lado la mayor parte de mi tiempo libre lo dedico a ayudar a mi amigo Javier del Camps en su bar. Colaboro con todas las asociaciones en Calañas y estoy inmerso en cada evento que se lleve a cabo en mi pueblo. 

Con un grupo de amigos
Con un grupo de amigos

P. - ¿Con qué personaje te gustaría compartir una cena y que le preguntarías?

R. - Con Paco Buyo. Él siempre ha sido un referente en mi vida, ya que como he comentado anteriormente, fui portero y siempre me fijaba en su profesionalidad. 

Le preguntaría si en algún momento hubiera jugado en el equipo rival, o lo que es lo mismo, en FC Barcelona, y, que si le hubiera llegado alguna oferta del Decano, la hubiera aceptado. 

P. - ¿Quiénes son tus referentes personales y profesionales? 

R. - Mi padre, sin lugar a dudas. Él me enseñó todo y le debo lo que a día de hoy soy en la vida y he conseguido. 

Profesionalmente, me gustaría destacar a Mario Peña, alcalde de Calañas. Siempre he estado a su lado y me ha enseñado todos los entresijos políticos. Quién sabe si algún día podré tomar estos consejos para, porqué no, ser alcalde de mi Calañas querida. 

De procesión
De procesión

P. - ¿De qué te arrepientes?

R. - De no haber seguido los consejos que en su día me dió mi padre y tomar decisiones propias que no me ayudaron todo lo que esperaba. 

P. - ¿Qué es lo que más valoras y más detestas de un humano?

R. - Valoro mucho la amistad. Es un gran tesoro que todos deberíamos de tomar muy en cuenta. La solidaridad es otro de los valores que destaco. Creo que no solo se debería de ser solidario en fiestas, tales como la Navidad. La solidaridad debería de estar presente los 365 días del año en todo el mundo. La humildad es otra de las cosas que dan valor a una persona. 

Detesto la falsedad, la hipocresía y la mentira

P. - ¿Qué es para ti la felicidad? 

R. - Estar rodeado de los que te quieren. Sinceramente que para mi uno de los momentos más felices que he podido vivir, fue en una cabalgata de Reyes Magos en Calañas, donde tuve el inmenso honor de encarnarme en el Rey Melchor. Una experiencia inolvidable que jamás olvidaré ya que además, le hice entrega de mi corona a mi gran amigo Javier del Camps.

Andrés ha sido un placer conocerte más a fondo, y decirte que a buen seguro serías un buen alcalde de Calañas, no dejes de luchar por ello, si como me dices te gustaría serlo. El amor que transmite por tu pueblo, sin lugar a dudas te llevará por el camino correcto. 

Comentarios