lunes. 28.11.2022
El tiempo

La huella perdida en la estirpe onubense de Julio Iglesias

El abuelo materno de Julio Iglesias, José de la Cueva, era palmerino y, junto a su hermano Jorge, se convirtieron en los literatos más famosos de la tierra condal. El artista siempre ha presumido públicamente de sus raíces onubenses. 
Julio Iglesias y al fondo una panorámica de La Palma del Condado
Julio Iglesias y al fondo una panorámica de La Palma del Condado
La huella perdida en la estirpe onubense de Julio Iglesias

Julio Iglesias, el cantante español más aclamado en el mundo tiene raíces onubenses, más concretamente en La Palma del Condado, de donde era oriundo su abuelo materno: José de la Cueva (1886).

El artista siempre ha presumido de sus raíces y ha llevado a gala su origen choquero. No obstante, la fama de sus familiares trasciende el ADN Iglesias. En concreto, tanto su abuelo como su tío Jorge (1884) fueron reconocidos en el campo de las letras. Siendo relativamente jóvenes, ambos palmerinos firmaron en 1908 el sainete ‘Aquí hace falta un hombre’, que ganó el primer premio del diario El Heraldo de Madrid y se estrenó en el Teatro Apolo un 30 de enero de 1909.  Esta distinción y sus más de un centenar de representaciones fue una acicate para que ambos firmasen guiones cinematográficas, zarzuelas y comedias teatrales que se estrenaron en los principales teatros madrileños: Fontalba, Albéniz, Español o el Calderón. 

Julio Iglesias en La Palma
Carlos Iglesias de La Cueva como mantenedor en Feria de La Palma del Condado

Toda esta experiencia con la pluma llevo al abuelo de Julio Iglesias a dedicarse a la critica teatral en una sección en el diario Informaciones. 

     En La Palma del Condado sólo los más mayores oyeron hablar de los ‘Hermanos De la Cueva’, si bien la institución local ha trabajado siempre por mantener viva la llama de su memoria. En 2008, coincidiendo con los 100 años del inicio de su carrera y el 50 aniversario de la muerte de Jorge, el Ayuntamiento les dedicó la 48º edición de la Fiesta de la Vendimia del Condado

En concreto,  se les reconoce como “los literatos más importantes” que ha visto nacer el municipio. La sentencia lejos de ser gratuita o de cara a la galería tiene su fundamento en los reconocimientos obtenidos a lo largo de su carrera como el Premio ‘Rodríguez Santamaría’ que le concedió la Asociación de la Prensa de Madrid en 1941 y 1942. En su currículo figuran decenas de piezas literas y obras como ‘Creo en tí’ que Luis Lucía trasladó al séptimo arte bajo el título ‘Gloria Mairena’ que protagonizó una artista de la talla de Juana Reina. Además y cómo guiño a su tierra, una de las obras de los Cuevas, ‘María del Valle’, estaban ambientadas en su tierra condal.   

En la edición de esas Fiestas el Mantenedor del acto fue Carlos Iglesias de la Cueva, que recibió “el homenaje que el Ayuntamiento tributó a la familia. El es nieto de José de la Cueva y Orejuela e hijo de Rosario de la Cueva y del doctor Julio Iglesias Puga. 

En cuanto a Julio Iglesias, este siempre ha reconocido su amor platónico por una tierra que goza de tesoros únicos en materia medioambiental y marítima, una de sus grandes y reconocidas pasiones. Iglesia, cuya abuela era puertorriqueña le gustaba citar que Huelva fue “cuna del descubrimiento” de las “Américas”. 

Julio Iglesias en el concierto benéfico que organizó la Hermandad Matriz del Rocío de Almonte
Julio Iglesias en el concierto benéfico que organizó la Hermandad Matriz del Rocío de Almonte

     Profesionalmente, su última visita a Huelva tuvo lugar en 2009. Fue para participar en el concierto solidario impulsado por la Hermandad Matriz del Rocío de Almonte que tenía por objeto construir un orfanato en Kasai Oriental, en la República Democrática del Congo. 

     Iglesias renunció a los honorarios que le correspondían por el concierto, un gesto que no tuvieron quienes le precedieron sobre el escenario: ni Raphael ni Isabel Pantoja. 

En su visita el artista detalló a los medios de comunicación que siempre le ha cautivado este rincón de España y concretamente en la aldea de El Rocío, donde rodó uno de sus grandes éxitos internacionales: “Agua Dulce, Agua Sala’, primer sencillo del album “La Carretera” alumbrado en 1995, cuando el artista gozaba de reconocido prestigio a nivel internacional. 

     La letra, escrita por Estéfano, Donato Poveda y Hal Batt fue producida por Ramón Arcusa. Fue un éxito internacional, cuyo videoclip se rondó en esta bendita tierra. 

14 años después de la grabación de aquel video clip Iglesias volvió a la aldea almonteña. El matiz viene protagonizado por el hecho de que éste reencuentro se produjo sobre las tablas de un escenario, concretamente las del Rocío Arena y frente a la mirada de miles de almas que se deleitaron con su música. 

A pesar del precio de las entradas, que oscilaban entre las 45 y los 120 euros, esto no amedrentó a las miles de personas que consideraron justo el desembolso por ver y escuchar en directo a una leyenda viva de la música. Más aun interpretando temas míticos e himnos en la historia personal de aquellos que le siguen desde que en 1969 debutase en formato de vinilo con su LP “Yo canto”. Fue este álbum, que ya recogió éxito atemporales como “La vida sigue igual”. 

   Entre el público se encontraron miles de fans que les habían seguido desde aquellos inicios. Pero, independientemente del factor nostálgico, Julio volvió a demostrar el porqué es uno de los artistas con mayor reconocimiento internacional, poniendo sobre las tablas del Rocío Arena gran parte de su arsenal de canciones y su sello a la hora de trasmitirlas al pública. El artista, afincado en Miami, fue hilvanando temas desde esos clásicos como “Manuela”, “Me olvidé de vivir”, “¡Hey!” “Quijote” o temas de más reciente factura como “La Carretera”, Baila Morena o Tangos como “A Media Luz”. 

Carlos junto a la calle dedicada al abuelo y el tío de Julio Iglesias
Carlos en La Palma del Condado junto a la calle dedicada al abuelo y el tío de Julio Iglesias

     Un crisol de estilos que contentó a los más selectos paladares. Rara vez un Iglesias defrauda sobre un escenario y menos arropado de músicos de autentico relumbrón. Genios en su gremio que mostraron su talento a la hora de extraer notas a sus instrumentos para que estas abrazasen cada verso interpretado en la boca del cantante y que en ocasiones el público tarareaba. Y es que esa fusión y sintonía entre el respetable y el cantante es un proceso alquímico que sólo se produce cuando las letras forman parte de toda una vida de recuerdos. 

   El Rocío, un lugar icónico para su música y sus videoclips

     La expectación por presenciar a Julio Iglesias en el primer concierto que ofreció aquel año en España fue máxima. Personas provenientes de toda la geografía española se dieron cita para deleitarse con la música de uno de los artistas españoles que menos se prodiga en la tierra que le vio nacer, pero no por falta de interés, tal como siempre ha reconocido el propio Julio, si no por una agenda henchida de compromisos internacionales como así atestigua su calendario de conciertos. Concretamente en ese mismo año el artista visitó países como Turquía, Canadá, Argentina, Uruguay, Chile o Brasil con paradas en Estambul, Bodrum, Cesme, Antalya, Santiago de Chile, Mar de Plata, así como Clearwater, Miami o Melbourne en el estado de Florida de los Estados Unidos. 

Cartel de su concierto en El Rocío
Cartel de su concierto en El Rocío

La huella perdida en la estirpe onubense de Julio Iglesias
Comentarios