martes. 07.02.2023
El tiempo

Carbón para Oltra

El técnico ha pasado de ser unánimamente admirado a recibir duras críticas y peticiones de cese por parte de los aficionados.

  • Los siete pecados del técnico
  • Acortando el plantel

A José Luis Oltra se le agota el crédito. Aunque muchas de las críticas por la responsabilidad de la crisis del Recreativo siguen apuntando al Consejo de Administración, especialmente al presidente Pablo Comas y al secretario técnico Fernando Iturbe, por primera vez, la figura del técnico no sale indemne.

"No jugamos a nada". "Estoy empezando a perder mi confianza en el entrenador". "Oltra me ha defraudado". "Yo ya no confío en él". "Vaya rueda de prensa que ha dado". "Hay que cambiar de entrenador". "Al final Sergi va a ser bueno". "Pido su destitución fulminante".

Son comentarios extraídos de las redes sociales y que reflejan mejor que nada el deterioro sufrido por Oltra, que a golpe de malos resultados, ha pasado de ser admirado unánimemente por los aficionados, a coleccionar serios reproches e incluso peticiones de cese.

Con una política de comunicación impecable, el preparador recreativista se había construido una imagen de entrenador amable, gran estratega, implicado con la ciudad y el club, y honesto con la afición. Ni siquiera su afán por protegerse del fracaso, aún a riesgo de perjudicar la imagen del Decano, hizo mella en la idolatría que el seguidor albiazul le profesaba.

Han sido las decisiones futbolísticas, amén de las seis derrotas consecutivas, las que han acabado con el 'mito de Oltra'. Los hinchas le critican su inmovilismo en alineaciones, sistemas, cambios y tácticas, la apuesta por determinados jugadores que no están demostrando nada (particularmente, el caso de Braulio) y, últimamente, sus excusas y su actitud poco combativa.

Si el próximo sábado, el Recre pierde con Osasuna, no hay duda que el Nuevo Colombino repetirá la bronca contra Pablo Comas del día de Las Palmas. Pero pueden apostar también porque muchos de los gritos y los silbidos tendrán como blanco al dueño del banquillo recreativista.

Comentarios