lunes. 06.02.2023
El tiempo

El único vestigio de Miguel de Cervantes en Huelva

Miguel de Cervantes Saavedra, el hombre que escribió las páginas más importantes y excelsas de nuestra literatura, dejó sus huellas por las vastas tierras onubense antes de firmar El Quijote
Libro de actas capitulares en La Palma del Condado
Libro de actas capitulares en La Palma del Condado
El único vestigio de Miguel de Cervantes en Huelva

Miguel de Cervantes Saavedra, el hombre que escribió las páginas más importantes y excelsas de nuestra literatura, dejó sus huellas por las vastas tierras onubense antes de firmar El Quijote. Unas visitas que se fraguaron en calidad de Comisario de Provisiones al servicio del reino de España, de cuya memoria documental sólo pervive en manos pública un único vestigio. Se trata de las Actas Capitulares de La Palma del Condado correspondiente a los años 1578-1595, restauradas en su día por el Instituto de Patrimonio Histórico (IAPH) a instancias del Ayuntamiento condal. En ellas, el 25 de julio de 1593 aparece la firma del escritor manchego dando cuenta de su presencia como recaudador en nombre del Comisario General Miguel de Oviedo, que le encomienda que “embargue, recoja y almacene 30.000 fanegas de trigo de la ciudad de Sevilla y villa y lugares del término y jurisdicción, doce leguas a la redonda” (1 legua equivale a 4,83 kilómetros). 

Recorrido de Cervantes por la provincia de Huelva documentada por el historiador José Luis Gonzálvez
Recorrido de Cervantes por la provincia de Huelva documentada por el historiador José Luis Gonzálvez

     El historiador moguereño José Luis Gonzálvez, explica que en 1594 a Cervantes se le confía el peligroso acomodo de recaudador de impuestos atrasados (tercias y alcabalas) y otras difíciles imposiciones extraordinarias a lo largo de este perímetro de Andalucía. Un tarea ardua y cargada de sin sabores, puesto que la población sufría verdadera hambruna “en los años más que flacos del Condado de Niebla”. Para más inri, en contra de otras dotes e impuestos como el diezmo (una décima parte de lo cosechado para la iglesia), estos impuestos reales no se cobraban de manera proporcional a los ingresos obtenidos o las tierras que poseyeran las familias. De Sevilla y alrededores el manco de Lepanto tenía que cobra ‘forzosamente’ 30.000 fanegas totales. Sin embargo, el historiador recuerda que en el archivo de Niebla se concreta que 600 de aquellas fanegas de trigo habrían de recaudarse entre Villarrasa, Bonares, Lucena, Rociana, Valverde, Calañas, Villanueva de las Cruces, Santa Bárbara, Cabezas Rubias y Niebla. 

Una ruta teatralizada que organizó La Palma del Condado
Una ruta teatralizada que organizó La Palma del Condado

     El escritor vivió una difícil época a causa de la dificultad de recaudar estas mercancías con las que contribuir “al abastecimiento de los galeones de la Flota de la Carrera de Indias”. En las mencionadas Actas de La Palma, Cervantes dice que llega a la villa por mandato de Cristóbal de Barros, entonces primer proveedores de Armada de la Guarda”. 

     Cervantes había regresado a España “a principios de mayo de 1587, tras los años de Lepanto, el cautiverio de Argel y no pocas aventuras más” según explica Gonzálvez. Nuestra mejor pluma se instalaría en Sevilla el 10 de enero de 1588 y “por mediación del Alcalde de la Real Audiencia, Diego de Valdivia, al escritor se le atenderá en su requerimiento de un sueldo, tras la negativa a  cargo de comisario real de abastos para la Armada Invencible, al servicio de Antonio de Guevara, comisario general de la provisión de las galeras reales”.

     Las Actas Capitulares eran varios siglos atrás uno de los elementos ‘notariales’ de la vida política, administrativa y social de los municipios. Por tanto, la restauración de estos vestigios cervantinos fue reto que se marcó el Ayuntamiento para el año 2005, coincidiendo también con otra importante efeméride, en este caso el IV centenario de la publicación de Don Quijote de la Mancha

Libro de Actas Capitulares que fue objeto de la restauración y donde Cervantes documentó su paso por La Palma
Libro de Actas Capitulares que fue objeto de la restauración y donde Cervantes documentó su paso por el municipio condal

     Estas actas se componían de 19 cuadernillos que formaban un único volumen integrado por 487 páginas en papel de fabricación artesanal y encuadernado en pergamino semiflexible. Debido al importante estado de deterioro, los técnicos del Instituto de Patrimonio desmontaron cuidadosamente cada una de las páginas que presentaban un alto grado de corrosión de las tintas manuscritas. Según explicó el Ayuntamiento en su día, tras una limpieza superficial mecánica y una fijación, se lavaron los documentos para elevar los valores de ph y se reintegró el soporte para atajar las numerosas lagunas. Para la encuadernación se restauró el pergamino original con un nuevo plegado y colocación de nuevos cierre, con lo que se consiguió recuperar la legibilidad de la obra.

Una efeméride que esconde años de olvido.

     España es un país de grandes efemérides y de festejos suntuosos que se celebran como si no se conociera mañana. Por eso no es extraño  que, tras la cascada de homenajes en torno a la luctuosa fecha del cuatrocientos aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes, el mejor escritor de todos los tiempos volvió a ver como las instituciones plegaron velas en espera de otra fecha en la que recordar su nombre. Como decía en el Quijote, “dad crédito a las obras y no a las palabras”. 

Monumento de Miguel de Cervantes realizado por el escultor Martín Lagares para La Palma del Condado
Monumento de Miguel de Cervantes realizado por el escultor Martín Lagares para La Palma del Condado

     José Luis Gonzálvez mostró su desazón por el escaso eco institucional que se le ha dado al paso del escritor por nuestra tierra. El historiador confronta este hecho con el acontecimiento que se habría desarrollado en cualquier minúscula población de Gran Bretaña de conocerse o tan siquiera intuirse que su dramaturgo más internacional, Williams Shakespeare, estuvo ejerciendo en ellas. 

     Sólo esta desidia podría justificar que, de los quince legajos originales que existirían sobre el paso de Cervantes por Huelva, sólo uno continúe localizado. El historiador recuerda que cuando Pérez Pastor indaga sobre esta información a finales del siglo XIX, comprueba sorprendido como en 1950 ya solo quedan seis piezas, tal como certifica la revista Astrana Marín. Las localidades que tenían estos tesoros eran Villalba del Alcor, Bollullos, Villarrasa y La Palma del Condado. Hoy sólo este municipio conserva el último vestigio del paso por Huelva del Rey de las letras españolas.  

Área cubierta por Cervantes como recaudador de impuestos
Área cubierta por Cervantes como recaudador de impuestos

 

El único vestigio de Miguel de Cervantes en Huelva
Comentarios