domingo. 19.05.2024
El tiempo

Thassio presenta en Jabugo su libro ‘Miguel Hernández, su perdición encontrada’

El acto, organizado por el Ayuntamiento jabugueño, será el miércoles 5, a las siete de la tarde.
15BE2C06-DB52-461E-AB7B-E8BBF3564539
Thassio presenta en Jabugo su libro ‘Miguel Hernández, su perdición encontrada’

La muerte de Miguel Hernández no podía pasar desapercibida para los amantes de su obra. Aquel 28 de marzo de 1942 moría el hombre, pero nacía la leyenda, el caudal de literatura que legaba el poeta de Orihuela. Su vida y su obra han sido objeto de análisis, compendios y trabajos publicados, tarea en la que ha destacado Augusto Thassio, poeta, pintor y dramaturgo onubense. Por eso, en el 80 aniversario de la desaparición de Hernández nos ha regalado un gran libro, que presenta el miércoles día 5 en Jabugo.

2A260BF7-4E88-4C07-9700-5E08EEFAB46D

Tras un amplio rosario de actos de presentación, que le ha llevado a Sevilla, Huelva, Isla Cristina, Ayamonte, Zalamea la Real, Aljaraque y otras muchas localidades, ‘Miguel Hernández, su perdición encontrada’ llega a Jabugo para ser conocido por los amantes de la obra del poeta alicantino. 

Se trata de un trabajo de investigación que ha conseguido reunir los tres primeros expedientes de detención y carcelarios que se incoaron a Miguel Hernández a finales de abril y primeros de mayo de 1939. Documentos relacionados con Portugal, Rosal de la Frontera y Huelva que arrojan aún más luz y conocimiento sobre los últimos días de la vida de Hernández. El trabajo se ha desarrollado en archivos de Lisboa, Serpa o Moura, además de Rosal y Huelva capital, conformando uno de los proyectos más completos publicados hasta la fecha sobre aquellos días funestos. 
 

811C4C6F-B7D9-4311-B372-A866A99605D6

Además, el libro complementa otras obras de Thassiosobre su pasión hernandiana. El autor onubense ya ha publicado libros como ‘Miguel Hernández, prisionero en Rosal’, o la obra de lírico-flamenca 'Escríbeme a la tierra',junto a Joaquín Brito. Además, ha mantenido una emotiva relación con la familia del poeta, y fue uno de los principales impulsores de la conversión de la cárcel de Rosal de la Frontera en centro cultural dedicado a la obra hernandiana. Organizador de homenajes transfronterizos a Hernández y de Encuentros Hernandianos y de poetas, su vocación teatral le ha servido también para rendir culto como dramaturgo al autor de ‘Viento del pueblo’. 

La edición se impreso bilingüe, español y portugués, lo cual refuerza el carácter fronterizo que marcó el inicio del periplo carcelario que sufrió el poeta, hasta su muerte en el penal de Alicante. 

El libro es, precisamente, una sucesión de calvarios y penalidades, documentadas en fríos papeles ajados por el tiempo y por la insensibilidad de su contenido. Detenciones, condenas a muerte, enfermedades y sufrimientos que castigaron injustamente la creatividad poética, la defensa de las libertades y de los derechos de los más desfavorecidos. Los mensajes de Miguel han trascendido a su muerte, y siguen siendo faro que guía la calidad literaria y valores como el respeto, el consenso y la vida pacífica en democracia. 

Esta faceta de Thassio, más técnica e investigadora, no le ha impedido analizar las emociones del poeta en aquellos duros trances, por lo que sigue aportando relatos íntimos que concuerdan, con total seguridad, con lo que sintió Hernández a mediados de 1939. 

De hecho, Thassio califica a Hernández como “el más desgraciado de los poetas en lengua castellana, hecho a los palos y a los sufrimientos desde que, siendo niño, fue sacado a la fuerza del colegio y obligado a guardar cabras, ordeñarlas y distribuir la leche casa por casa, amenazado por su propio padre con inmisericordes palizas si lo veía con un libro entre sus manos o papel y lápiz en el que dejara deslizarse sus primeros versos pastoriles”.

Desde aquellos inicios, a su final, a su “infame recorrido por las trece cárceles más crueles y desoladoras de España, enfermando de neumonía en Palencia, de bronquitis en Ocaña y de tuberculosis en Alicante. Pasando por la cárcel de Huelva en ese recorrido infernal que le deparó el franquismo”, el artista onubense relata el devenir vital de Hernández. Especial empeño pone en sus últimos días de cárcel transfronteriza, entre Portugal y Rosal de la Frontera y Huelva, incluida la experiencia con Manuela, la señora que le ayudó en tierras serranas. 

Augusto Anastasio Santana nació el 1 de enero de 1950 en Isla Cristina y muy pronto comenzó a destacar en sus facetas literaria y pictórica a través de revistas, periódicos y exposiciones. 

Experiencias como su huida de casa, la terminación de sus estudios de Magisterio o su etapa de emigrante en Alemania, en Madrid o Barcelona, le marcan profundamente hasta volver a Sevilla para ejercer como maestro. Sus colaboraciones en medios de comunicación como ‘La Higuerita’, van moldeando también su faceta como divulgador, continuada posteriormente con artículos o ponencias en eventos como las Jornadas de Patrimonio de la Sierra. 

Rosal de la Frontera le abre los ojos a otra realidad distinta a la costera, y se implica profundamente en la cultura serrana. Sigue pintando y escribiendo, organizando numerosas actividades culturales e impulsando proyectos como la creación del Centro de Interpretación de Miguel Hernández. 

Como pintor, ha pasado del surrealismo de Dalí y Picasso, pasando por el impresionismo y realidad de los paisajes, impresionistas franceses hasta llegar al vanguardismo. En cuanto a su obra literaria, ha publicado numerosos libros, como ‘Cartas de un esquizofrénico a Eloísa’ (1987), ‘Hoy he perdido el Lucero del Alba’ (1989), ‘Cantos y leyendas de Rosal de la Frontera’ (1990), ‘El alma de Isla Cristina’ (1991), ‘Jesucristo está escondido debajo de mi cama’(2003), ‘Y al fondo, Ayamonte: los sorprendentes orígenes del pintor Rafael Oliva’ (2015) y diversas obras de teatro. 

El acto de presentación en Jabugo del libro ‘Miguel Hernández, su perdición encontrada’, tendrá lugar el miércoles 5 de octubre, a las 19.00 horas, en la Biblioteca de Jabugo, con la organización por parte del Ayuntamiento jabugueño,