lunes. 15.07.2024
El tiempo
Huelva Capital

Mil obras del genial artista onubense José Caballero esperan espacio museístico para ser trasladadas a Huelva

El Ayuntamiento trabaja con la Fundación José Caballero para el traslado de su colección de arte a Huelva.

jose-caballero_3 - copia
jose-caballero_3 - copia
Mil obras del genial artista onubense José Caballero esperan espacio museístico para ser trasladadas a Huelva

El Ayuntamiento de Huelva trabaja para cumplir la última voluntad del genial pintor onubense José Caballero con el traslado de su colección de arte hasta Huelva, donde quedaría expuesta de forma permanente. La alcaldesa de la ciudad, Pilar Miranda, acompañada por el concejal de Cultura, Nacho Molina, de Turismo, Pastro Giménez, y de Presidencia, Alfonso Castro, mantuvieron un encuentro en Madrid como representantes de la Fundación José Caballero para fijar las bases del acuerdo que permita dotar a la capital de unos fondos de valor incalculable. Junto a ellos estuvieron la vicepresidenta de la Fundación, Carmen Thomas de Carranza, el patrono, Roberto Tojo, el patrono, José Luis Ruiz, y el secretario y patrono, Raúl Estévez.

Visita Fundación José Caballero de la alcaldesa onubense
Visita Fundación José Caballero de la alcaldesa onubense

El siguiente paso será establecer el espacio definitivo para instalar la colección en unas condiciones que garanticen el disfrute por parte de los onubenses y visitantes, al tiempo que se preserven los fondos y se permita el estudio por parte de especialistas.

La alcaldesa de Huelva, Pilar Miranda, ha destacado “el valor de una colección única en el mundo, que reúne toda la carrera artística de uno de los grandes pintores del siglo XX en España y una figura esencial de la Cultura de nuestro país”. El Ayuntamiento ya trabaja con la Fundación y los herederos del pintor para “dotar de un despacio a la altura de la colección que nos permita su exposición permanente en su tierra”. 

Miranda ha agradecido “la generosidad de la Fundación y los herederos de nuestro genial artista que en cumplimiento de su última voluntad nos ofrecen la oportunidad de trasladar la colección completa para que la puedan disfrutar tanto los onubenses como todos aquellos que nos visiten”.

Se trata además de “una oportunidad para dotar a la ciudad de un activo cultural de primer orden, que será un enorme atractivo turístico para Huelva cuando esté integrado dentro de la futura red museística con los museos Arqueológico y de Bellas Artes así como los trabajos futuros para recuperar el patrimonio arqueológico oculto”.

La vicepresidenta de la Fundación José Caballero, Carmen Thomas de Carranza, se ha mostrado “muy satisfecha por la colaboración con el Ayuntamiento para que podamos cumplir su última voluntad. Él quería que su colección se quedase de forma permanente en su ciudad, a la que tanto amaba”. El consistorio y los herederos del artista “trabajaremos de forma coordinada para que se pueda hacer realidad”.   

aa
La antigua “plaza del bacalao”  en Huelva, con la PALMERA, dibujada por José Caballero

Se trata de alrededor de un millar de obras originales de diferente tamaño del artista. Gracias a ellas se puede seguir su evolución desde el surrealismo inicial, su colaboración activa con Lorca en La Barraca, sus colaboraciones con el mundo del cine o su vuelta a la pintura en los años 50 para iniciar una prolífica actividad durante cuatro décadas en las que evolucionó desde el fin del surrealismo al paso por la abstracción, su etapa circular o la signográfica. 

José Caballero fue una figura esencial de la cultura española del siglo XX. Mantuvo una estrecha relación con algunas de los más destacados exponentes de la Generación 27.

Su colección es un claro ejemplo de ello. Entre las piezas que llegarán a Huelva se encuentran manuscritos de Lorca, Picasso, Buñuel, cartas personales de Neruda el propio Lorca o Alberti, fotografías personales con todos ellos o colaboraciones conjuntas como ilustrador de algunas publicaciones.

Caballero fue un prolífico artista y también un gran coleccionista, que a lo largo de su vida acumuló una colección de incalculable valor entre la que destacan gráficas de Miró, dibujos y cerámica de Picasso o piezas singulares como máscaras africanas o arte sacro. 

José Caballero, según la web Universo Lorca

Nació en Huelva en 1915, en una familia acomodada. Se formó en la Academia de Bellas Artes de Huelva, aunque desde sus comienzos muestra su apego al surrealismo influido por artistas como Adriano del Valle. En 1929 se matricula en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando y en el taller de Vázquez Díaz.

En su ciudad natal expone dos veces en el Ateneo Popular. La primera, en 1931, retratos a sepia y lápiz, y la segunda, en 1932, en una muestra colectiva titulada Semana de arte nuevo. Fue José Caballero el que convenció a Federico para que colaborara con ocho dibujos, entre ellos la Muerte de Santa Rodegunda.

En 1960 la familia García Lorca le encargó los decorados para el estreno de Yerma en el Festival de Ambos Mundos de Spoletto (Italia), un éxito que se repetiría en 1962 con el montaje de Bodas de Sangre, en el Teatro Bellas Artes, también en Madrid.

Tras la proclamación de la República, Caballero participó como escenógrafo y figurinista en La Barraca, junto a otros pintores como Santiago Ontañón, Ramón Gaya, Alfonso Ponce de León o Benjamín Palencia. No fue la única colaboración con Lorca. En 1934 diseña el cartel para el estreno de Yerma y firma, a propuesta de Lorca, las ilustraciones surrealistas que acompañan la edición del Llanto por Ignacio Sánchez Mejías en la Editorial Cruz y Raya de José Bergamín. En 1935 Caballero se encargará de los decorados de Bodas de sangre para su presentación en Barcelona el 22 de noviembre en el Principal Palace.

Arriba: José Caballero y Rafael Vázquez Aggerholm. Abajo: Cipriano Rivas Cherif, la escultora Eva Aggerholm, Daniel Vázquez Díaz, Ernesto Halffter y Juan Manuel Díaz-Caneja, preparando el estreno de “La Historia del soldado” de Stravinsky. Residencia de Estudiantes. Madrid, 1931. / Foto: josecaballero.info
Arriba: José Caballero y Rafael Vázquez Aggerholm. Abajo: Cipriano Rivas Cherif, la escultora Eva Aggerholm, Daniel Vázquez Díaz, Ernesto Halffter y Juan Manuel Díaz-Caneja, preparando el estreno de “La Historia del soldado” de Stravinsky. Residencia de Estudiantes. Madrid, 1931. / Foto: josecaballero.info

En la Guerra Civil es llamado a filas en Huelva, que estaba en poder de los sublevados. Después de la contienda, sus amigos lo liberan de alguna forma de su pasado republicano: funda el grupo teatral La Tarumba dedicado al teatro clásico, colabora con el nuevo Régimen y publica en revistas como Vértice o ilustra libros de escritores adeptos a Falange como Rafael García Serrano.

En 1960 la familia García Lorca le encargó los decorados para el estreno de Yerma en el Festival de Ambos Mundos de Spoletto (Italia), un éxito que se repetiría en 1962 con el montaje de Bodas de Sangre, en el Teatro Bellas Artes, también en Madrid.

Las exposiciones sobre la obra de Caballero se sucederán a partir de aquí en distintas ciudades. En el año 1987 fundó el grupo Ruedo Ibérico con la intención de defender la experimentación en el arte.

Verbena de San Juan y San Pedro, en la plaza de Atocha de Madrid, 29 de Junio de 1936. José Caballero, Morales, Adolfo Salazar, López Valencia, Eduardo Ugarte (codirector de La Barraca), Federico García Lorca, Rafael Rapún, el torero Pepe Amorós y Morán. / Foto: josecaballero.info
Verbena de San Juan y San Pedro, en la plaza de Atocha de Madrid, 29 de Junio de 1936. José Caballero, Morales, Adolfo Salazar, López Valencia, Eduardo Ugarte (codirector de La Barraca), Federico García Lorca, Rafael Rapún, el torero Pepe Amorós y Morán. / Foto: josecaballero.info

Al final de su vida recibió muchos reconocimientos: el Premio Nacional de Artes Plásticas en 1984 y el de las Artes Plásticas Cultura Andaluza en 1989. Sus cuadros se encuentran por las galerías de todo el mundo, desde el Centro Reina Sofía de Madrid hasta el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires o el Chase Manhattan de Nueva York.

Murió el 26 de mayo de 1991, en Madrid.

Comentarios