lunes. 15.04.2024
El tiempo

Juan Camacho: "El fandango es un cante que pone en pie y llega a la gente"

El investigador Juan Camacho presenta esta tarde en las Cocheras del Puerto su obra "Y sin Huelva no hay fandango", una enciclopedia que recopila letras de fandangos, coplas, seguidillas y otras manifestaciones musicales del folclore provincial
Juan Camacho: "El fandango es un cante que pone en pie y llega a la gente"

El investigador Juan Camacho Vílchez presenta en la tarde de hoy, en las Cocheras del Puerto, su obra "Y sin Huelva no hay fandango". Un majestuoso escrito compuesto por cuatro tomos que pretende contribuir al estudio y enriquecer el conocimiento de este cante de nuestra tierra.

Camacho Vílchez se ha recorrido la provincia durante una década para enriquecerse de las letras y de la gente arraigada al fandango de Huelva. Un cante jondo tan popular a día de hoy, que la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía ha puesto en marcha su reconocimiento como Bien de Interés Cultural.

Juan Camacho, escritor de esta obra tan nuestra, estará hoy a las 19:30 presentando esta enciclopedia que recopila letras de fandangos, coplas, seguidillas y otras manifestaciones musicales del folclore provincial.

En diariodehuelva.es hemos tenido el honor de poder intercambiar unas palabras para que nos hablase de este escrito de profunda investigación sobre el cante más singular de Huelva.

¿En qué consiste esta enciclopedia? ¿De dónde le viene esta idea?

La idea viene de muchos amigos míos, porque a mí siempre me han gustado mucho las letras de los fandangos, y me dijeron que por qué no iba escribiendo.

Entonces, en mis ratos libres, me dediqué a recopilar letras. Y ya al final pues se fue “liando” la cosa y me recorrí toda la provincia, prácticamente.

Hablando con gente de los pueblos, conociéndome letras de los pueblos…

Lo que intento es recopilar letras de fandangos, pero cuando llego a una serie de pueblos como Alosno, El Cerro, Encinasola o Almonaster, y veo la riqueza folclórica que hay, aumento también en coplas que se cantan digamos populares, lo que sería el folclore popular. Mucho menos detallado que lo otro, pero que también se contempla.

¿Cómo se estructura su obra?

La obra consiste en cuatro volúmenes. El primero es Huelva capital y la periferia, el segundo es El mar, el Condado y la Sierra, el tercero es El Andévalo y la Cuenca Minera y el cuarto, Alosno.

Lleva 3.000 letras de fandangos, 800 coplas, y entre sevillanas y seguidillas, unas 600.

Todas alusivas a las que me han ido diciendo la gente de los lugares. Lo que cantan en la Puebla, en Alosno…

¿Qué significa para usted el fandango?

Para mí el fandango, como onubense, es algo que he vivido desde siempre. Es algo que llega rápidamente a cualquier onubense. Lógicamente, siempre me he sentido muy atraído y muy aficionado al fandango de Huelva. He estado bastante metido en su ambiente.

Y a partir de que empezara a escribir el libro, que me ha llevado 10 años, he conocido a muchísima gente. Sigue también el modelo tradicional de lo que son los estilos de Huelva, de los diferentes tipos de fandangos que hay.

Se nombran a muchísimos cantaores y guitarristas de la provincia… A más de 300. Rengel, Rebollo, Paco Isidro, Don Marcos Jiménez, Antonio Abad… En fin, a todo el mundo.

Además, lleva más de 1.300 fotos, entre las que están las fotos de los propios cantaores y guitarristas.

Una obra, digamos, completa en el sentido de que va dirigido a hablar de lo que es el fandango en sí, hablar de las letras, de la poesía que la gente de aquí en pocas líneas escribía y cantaba.

¿Qué papel cree que tiene hoy en día el fandango en nuestra cultura?

Yo creo que el fandango es un arte que ha tenido varias fases. La fase de fandanguillos, con lo cual quedaba degradado a un cante “de segunda”, a la época actual en la que se recoge claramente que es un palo más del flamenco.

Yo tengo un amigo mío, que se llama Antonio González “El Raya”, que dice una cosa que para mi es cierta: “El fandango no le debe nada al flamenco, y el flamenco le debe mucho al fandango”.

El fandango hoy día, en cualquier sitio que se canta, pone a la gente de pie siempre. Es un cante que le llega a la gente, y más aquí en Huelva.