sábado. 18.05.2024
El tiempo

Jordi Querol presenta en El Rompido sus reflexiones sobre la vejez

Sus brillantes y profundas reflexiones sobre la vejez dar cuerpo a una obra literaria que se presenta este jueves en el antiguo Colegio Virgen del Carmen, en El Rompido.
Jordi Querol presenta en El Rompido sus reflexiones sobre la vejez

El arquitecto Jordi Querol presenta este jueves en El Rompido el libro "Reflexiones sobre la vejez".

Nacido en Barcelona,1.938, el escritor con un currículo que quita el hipo, expresidente del Colegio de Arquitectos de Barcelona y del Colegio Europeo de Arquitectura, máster de piano por el conservatorio de Boston, músico compositor, concertista, profesor universitario de urbanismo, articulista, pintor, caricaturista y escritor. Pero sé fehacientemente que, de todos ellos, el título que más le pirra es haber sido pregonero en 2.018 de las fiestas de El Rompido.

Nuestro presentado siente un cartayero apego alegre, contundente, apasionado e igualmente un nexo duradero con El Rompido, del que nunca se va y al que adora sincera y honradamente.

“Reflexiones sobre la vejez. Los que caminamos despacio",  es un librito de lectura ágil, ligera, de un par o tres de tardes. Unas 140 páginas cuya estructura favorece tal virtud. Se compone de treinta capítulos cortos que responden preguntas concretas, sencillas, directas; algunas trascendentales que el escritor, como ha solido en su carrera literaria, responde bajando los dogmas al suelo o elevando anécdotas a categoría.

Tras la lectura del libro se concluye que “una buena vida es aquella inspirada por el amor y guiada por la inteligencia, donde la vejez reproduce o amplía lo que uno verdaderamente ha sido”.

El autor nos lleva de la mano por cómo tratarse y tratar ese alargamiento, de cómo huir de ese viejo huraño estereotipado en nuestra sociedad, que ha dejado de perseguir sus sueños, de reír y convivir con familia y amigos, y que solo espera el final de sus días.

Jordi nos insta a no negar la edad, pero sí a ser viejos. Prefiere ser una persona sin etiquetas, que sigue subiendo aunque las fuerzas disminuyan, y lo hace con una mirada más libre, amplia y serena.