sábado. 02.03.2024
El tiempo

Vuelve la moda de tapar restos arqueológicos

Las instituciones vuelven a hacer gala de su desinterés por la riqueza arqueológica onubense.
Vuelve la moda de tapar restos arqueológicos

Desde Andalucía Por Sí Huelva expresamos nuestra más enérgica repulsa por los episodios de tapados de restos arqueológicos, que se están dando en estos últimos días, dándose tanto en la Calle Alonso Barba como en la Calle Rascón, sin que la ciudadanía se haya podido hacer eco de la riqueza arqueológica que atesoraban ambas zonas. Creemos que se siguen reproduciendo comportamientos desde las instituciones que dejan en grave peligro la conservación y puesta en valor de todo el patrimonio onubense, siendo estas actuaciones algo que ya ha ocurrido con anterioridad.

Pensamos que se tendría que haber preparado una partida presupuestaria tanto por parte de la Junta de Andalucía como del Ayuntamiento de Huelva para poder poner en valor estos restos arqueológicos, teniendo en cuenta que en la zanja de la Calle Alonso Barba aparecieron dos sillares romanos y los restos de una vivienda de época más cercana a la edad media, siendo algo totalmente normal, ya que toda la zona dispondría de los mismos restos que se ven en el supermercado El Jamón, que hay cercano a La Plaza de San Pedro, en la Calle Rascón encontrábamos restos posiblemente de viviendas de época medieval.

Hemos visto como no se aplicó el mismo tratamiento de protección antes de aplicar relleno o cemento encima de los restos, como se ha dado en otras actuaciones como en el Cabezo Joya, en el cual se usó geotextil para preservar las zonas donde estaban las tumbas antes de rellenarlas, aquí en cambio se ha usado en el caso de la Calle Rascón un plástico negro al cual se le ha aplicado el relleno con maquinaria pesada para luego aplanarlo todo como si fuera una carretera y en el caso de la Calle Alonso Barba se ha cubierto los restos de la vivienda para luego aplicar cemento encima, quitando anteriormente ambos sillares que descansan en el ínfimo almacén del Museo Provincial de Huelva.

Sabemos que se podrían haber ejecutado de forma muy distinta estas actuaciones si de verdad los representantes políticos de las instituciones tuvieran interés en proteger el patrimonio arqueológico de Huelva y no primaran los intereses económicos, para ver la celeridad que se ha dado para el tapado de ambas zonas.