lunes. 30.01.2023
El tiempo

Videojuegos: ¿Adicción, obsesión y aislamiento social?

Videojuegos: ¿Adicción, obsesión y aislamiento social?

Uno de los regalos estrella durante las fiestas, que presenta dos caras bien distintas.

En el ranking de regalos solicitados por niños y adolescentes se sitúan los juegos de consola, que en un primer momento los padres, observando la felicidad y la sonrisa en el rostro de su hijo, no son conocedores de los innumerables transtornos psicológicos y de personalidad provocados por su mala utilización. No podemos negar su efecto positivo en niños con transtornos de déficit de atención e hiperactividad al estar focalizada su atención en una tarea, pero momentáneamente, ya que al generar nerviosismo y ansiedad volvemos al mismo problema. Si aumenta la capacidad de destreza, memoria y rapidez de reflejos, siempre cuando no se transforme en una obsesión y ocupe la mayor parte de horas del día traduciéndose en un bajo rendimiento escolar y aislamiento social, familiar y del medio, girando su vida exclusivamente en torno a una máquina que ellos perciben con vida. Aquí deben actuar los padres estableciendo horarios para las comidas, conversar en familia, fomentar deporte y actividades al aire libre, interactuando con gente de carne y hueso, y no con el personaje superpoderoso que cree ser en su juego de rol, y lo extrapola a la realidad con insultos, agresividad, y que a la larga crea adolescentes tendentes al tabaquismo y a la droga. Esta lasitud, esta dejadez de los padres en normas, deben interiorizarse o, cuando un padre dicta una orden y una madre la contraria, no favorecen en absoluto, permitiendo una adicción y obsesión que ya entra dentro del campo de salud mental. Se le reducirán las horas de uso paulatinamente, de doce se pasa a diez, de diez a ocho y así sucesivamente, gradualmente, no de golpe, porque la ansiedad y agresividad será extrema. He visto cenas de Navidad que en vez de cenar y conversar, solo con nerviosismo y compulsivamente pulsando un juguete, sí, pero un juguete puede ser altamente dañino y los padres consentidores. Se pueden establecer refuerzos positivos prometiéndole algo que ansíen, o negativos suprimiéndole su paga o algo sea importante para ellos. Cuando en un juego no se cumplen las metas, a nivel mental se traduce en frustración, complejo, ansiedad y en obsesión... La próxima vez ganaré... Se han comprobado problemas de visión y convulsiones es epilepsias latentes debido a los destellos de luz amén de mareos y visión borrosa al contacto con luz natural así como lagrimeo. Antaño me decía mi padre una simple peonza o un palo estimulaba la creatividad sin perder la socialización. Todo en su justa medida es saludable, energizante. Lo triste, pero evitable: LAS PERSONAS SON ROBOTS A MANOS DE UN SIMPLE JUGUETE Y EN LA EDUCACIÓN ESTÁ EL CAMBIO. 

PilarEnjamio

 María Pilar Enjamio Furelos. Psicólogo

Videojuegos: ¿Adicción, obsesión y aislamiento social?
Comentarios