miércoles. 05.10.2022
El tiempo

Surge una recogida de firmas en defensa de la antigua estación de Renfe

Este movimiento social quiere poner en valor este emblemático lugar que anoche sufrió un grave incendio que dañó en grandes proporciones su interior
Surge una recogida de firmas en defensa de la antigua estación de Renfe

Miguel Ángel de la Cruz Gómez, un ciudadano de nuestra ciudad que también ha sufrido, como muchos conciudadanos, la indignación y la impotencia por lo acontecido anoche en la antigua estación de Renfe de la capital, ha comenzado una recogida de firmas para aglutinar el mayor número de ellas.

Su objetivo, hacérselas llegar al alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, a Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente de la Junta de Andalucía, a Isaías Táboas Suárez, presidente de la Entidad Pública Empresarial Renfe, Raquel Sánchez Jiménez, ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

La gran razón, el ninguneo prolongado por parte de las administraciones para con el patrimonio histórico, cultural y natural de Huelva. Una constante dejadez que tiene terribles consecuencias como la acontecida anoche, cuando ardió parte de la estructura interna y el techo de la que fue la estación de trenes de Renfe en Huelva.

Una edificación con historia. La estación de Huelva fue proyectada por el empresario alemán Guillermo Sundheim con la intención de ofrecer una apropiada conexión con el ingente tráfico de personas y material minero que llegaba a la ciudad, con motivo de las minas del norte de la provincia. Sundheim encargó a los arquitectos Jaime Font y Pedro Soto un edificio de estilo neomudéjar con importantes reminiscencias a la arquitectura islámica, como arcos de entrada de herradura, fachada en ladrillo visto y almenas. En él destacaban dos torreones en los laterales mayores que la nave central. Su construcción data de 1888. El edificio, de estilo neomudéjar y carácter pasante, fue inaugurado en ese mismo año como estación “término” de la línea férrea procedente de Sevilla. Las instalaciones se mantuvieron operativas hasta su cierre el 22 de abril de 2018, tras 130 años de servicio.

Surge una recogida de firmas en defensa de la antigua estación de Renfe