sábado. 24.09.2022
El tiempo

Sol es vida y luz

El astro se encuentra en su plenitud en esta época del año. Su significado es ancestral.

Sol, este bello y mítico nombre representa a quien sustenta la vida en la Tierra y determina el clima en las diferentes franjas del universo, estrella del sistema solar en el que se encuentra nuestro planeta, ese halo mágico que determina la visibilidad y la alternancia del día y la noche. Su origen va inseparablemente al nacimiento de las religiones, a las primeras cuestiones sobre el origen de la vida y el destino del ser humano como una necesidad imperiosa de saber creando mitos y religiones como alivio a las múltiples preguntas sin respuesta, sin sentido, por medio de relatos narrados, descritos, dando vida a personajes sobrenaturales, dioses y monstruos, o con rasgos extraordinarios, los héroes.

En la mitología egipcia, el universo comenzó con un gran océano o caos, de ahí surgieron ocho deidades y la creación es la voluntad del DIOS SOL naciendo como un niño en los pétalos de un loto, y así se creó la luz con esa fuerza de poderes mágicos y espirituales en lucha con la oscuridad y los poderes malignos que ésta conlleva. Se creía que el cielo era un inmemso mar en donde viajaban en barco el sol, la luna, las estrellas, y se hacían ofrendas de lotos de oro para dar gracias por el regreso de la luz, y la luz son rayos de este sol también definido oro por su brillo y destellos, asociándose como una especie de símbolo al éxito, al triunfo, a la prosperidad, a la fortuna, al valor y a la positividad, a la alegría de vivir y fuerza vital inmensa de la naturaleza.

RA, dios egipcio del SOL, forma parte de una cultura arcaica donde los fenómenos meteorológicos eran enfados o alegrías de los dioses provocando tormentas, diluvios o radiante sol, y asi nació el término adoración, superando ese temor a las fuerzas de la naturaleza, dándole vida sobrenatural. En la civilización azteca, el sol es la base de su cultura, pero moría y resucitaba, renacía eternamente y tomaba su fuerza de la sangre de los que luchaban y morían en combate como una especie de ofrenda y sacrificio y vivirían eternamente en otro paraíso.

La celebración del día dedicado al Sol nos muestra y visiona el significado claro de vuelta a culturas arcaicas, a la espiritualidad en una era laicista que no llena ni da respuestas a cuestiones trascendentes y es necesario crear mitos, héroes, que palíen la angustia como una especie de comodín que cree en nuestras mentes un vocablo cuyo valor se había olvidado, la FE, que es lo mismo que motivación, motivación para vivir, para crear, para ser distinto al resto, y recordarnos el sentido trascendente del hombre desde sus más primitivos orígenes, y porque el planeta no hay que destruirlo ni adorarlo, sino cuidarlo como base de la vida.

Pilar 

María Pilar Enjamio Furelos. Psicólogo

Comentarios