martes. 16.04.2024
El tiempo
Industria

S&P Global y Fitch evalúan la calificación crediticia de Cepsa en grado de inversión y perspectiva Estable

La calificación de la perspectiva Estable, tanto por parte de S&P como de Fitch, supone un importante respaldo a la estrategia de negocio de Cepsa y reconoce la fortaleza de la posición financiera y las perspectivas de mercado del Grupo

Instalaciones de Cepsa en Huelva
Instalaciones de Cepsa en Huelva
S&P Global y Fitch evalúan la calificación crediticia de Cepsa en grado de inversión y perspectiva Estable

Las agencias S&P Global y Fitch Ratings han confirmado la calificación crediticia de Cepsa en grado de inversión, con S&P Global elevando su perspectiva a Estable y Fitch reafirmando su perspectiva Estable para el Grupo, como parte de su revisión anual.

S&P ha revisado la perspectiva de Cepsa de Negativa a Estable, basándose en las favorables condiciones del mercado, la mejora esperada de los resultados financieros y la solidez de su política financiera; mientras que Fitch ha reafirmado la calificación crediticia de emisor a largo plazo de Cepsa en BBB-, destacando su perfil de negocio diversificado y su sólida posición de mercado en la península ibérica.

La actualización por parte de S&P y Fitch del rating y la perspectiva de Cepsa suponen un reconocimiento a la fortaleza del perfil de negocio y balance de Cepsa, su adecuada política financiera y a un entorno de mercado positivo. La calificación crediticia de Cepsa con Moody's se mantiene sin cambios en Baa3 (grado de inversión) y con perspectiva Estable.

Cepsa cerró 2023 con una deuda neta de 2.291 millones de euros, lo que implica una reducción significativa frente a los 2.756 millones de euros de 2022, gracias a una fuerte generación de flujo de caja libre. Cepsa también ha mantenido una confortable posición de deuda neta sobre EBITDA que limita el riesgo en todo el negocio y permite al Grupo disponer de flexibilidad para responder a las condiciones del mercado. Cepsa mantiene una cómoda posición de liquidez con una tesorería y facilidades disponibles de 4.400 millones de euros (según ha informado la compañía para diciembre de 2023), cubriendo los vencimientos de deuda hasta 2028.

Carmen de Pablo, CFO y directora de Estrategia y Sostenibilidad de Cepsa, ha declarado: "La mejora de nuestra perspectiva a Estable por parte de S&P y la reafirmación de una perspectiva Estable por parte de Fitch suponen un respaldo a la estrategia de la compañía, sus perspectivas de negocio y su sólida política financiera. Cepsa se mantiene en una fuerte posición financiera para implementar proyectos estratégicos clave en biocombustibles, combustible sostenible de aviación (SAF), hidrógeno verde y de carga eléctrica ultrarrápida, reforzando nuestra apuesta por el desarrollo sostenible. En Cepsa mantenemos nuestro compromiso de preservar una calificación crediticia de grado de inversión y de llevar a cabo con solidez una transición energética a través de la ejecución de nuestra estrategia Positive Motion."

La compañía ha recibido las mejores calificaciones ESG de su sector por parte de agencias internacionales como S&P Global, Moody's y Sustainalytics, en reconocimiento a sus compromisos y logros ESG. En 2023, Cepsa ya había alcanzado la mitad de su objetivo para 2030 de reducir las emisiones de alcance 1 y 2 en un 55% y había hecho progresos significativos en su objetivo para 2025 de reducir la extracción de agua dulce en un 20%. Además, Cepsa ya está cerca de conseguir su objetivo para 2025 de tener al menos un 30% de mujeres en posiciones de liderazgo.

Cepsa es una compañía internacional líder comprometida con la movilidad y la energía sostenibles con una sólida experiencia técnica tras más de 90 años de actividad. La compañía también cuenta con un negocio de química líder a nivel mundial con una actividad cada vez más sostenible.

A través de su plan estratégico para 2030, Positive Motion, Cepsa proyecta su ambición de ser líder en movilidad sostenible, biocombustibles e hidrógeno verde en España y Portugal, y de convertirse en un referente de la transición energética. La empresa sitúa a los clientes en el centro de su actividad y trabajará con ellos para ayudarles a avanzar en sus objetivos de descarbonización. Los criterios ESG inspiran todas las acciones de Cepsa para avanzar hacia su objetivo neto positivo.

A lo largo de esta década va a reducir sus emisiones de CO2 de alcance 1 y 2 en un 55 % y y el índice de intensidad de carbono de los productos energéticos que comercializa en un 15-20%, con el objetivo de conseguir emisiones netas cero antes de 2050.

Comentarios