domingo. 02.10.2022
El tiempo

Regreso triunfal y emocional del pianista Javier Perianes al Gran Teatro de Huelva

El pianista nervense se vuelca en su tierra. Enorme actuación en el templo de la cultura de Huelva.
Regreso triunfal y emocional del pianista Javier Perianes al Gran Teatro de Huelva

El pianista Javier Perianes se ha embarcado en una extensa gira de recitales que le lleva por 17 capitales españolas, europeas y a las orillas del Bósforo, interpretando música de su último álbum: Debussy junto con obras inolvidables de Chopin y Falla . Sus conciertos son como un diálogo entre el músico y su piano. Solos en el escenario. Una tenue luz como único decorado. Negro y dorado.

El nervense hizo anoche, 5 de abril, una parada en su tierra, Huelva. Donde el público se volcó con él y viceversa. Fue un quid pro quo. Aclamado, vitoreado como los grandes del mundo clásico, el pianista recordó en una intervención espontánea al final de su actuación aquellos tiempos en los que se desplazaba desde su pueblo, Nerva, hasta el conservatorio de Huelva para completar una trabajada formación musical que le ha llevado en volandas a lo más alto del panorama internacional. Y no se olvidó Javier de su paso por las clases de solfeo, ni de sus profesores onubenses. Cariñoso recuerdo para las almas musicales de Ramblado, su casa.

Por supuesto, al público que abarrotó el Gran Teatro de Huelva no lo defraudó. Su interpretación de piezas de Chopin y Falla fue un lujo en una ciudad poco acostumbrada a la presencia de enormes intérpretes como Javier Perianes Granero (Nerva 1978). Los estruendosos y a veces anticipados aplausos del público no eran otra cosa que las muestras de agradecimiento de su tierra. Así que Perianes correspondió con piezas interpretadas con el corazón.

Aún estaba fresco su camino por media España con el Ciclo de Concierto para Piano de Beethoven y su regreso a la capital inglesa con la Orquesta Filarmónica de Londres bajo la batuta de Juanjo Mena.

“Desde la quietud casi congelada de Nocturne en do menor hasta la tensión popular estilizada de Danza de la Molinera . De Chopin a Falla. En medio, Debussy, más etéreo y provocativo, endeudado tanto con el compositor polaco como con el modelo español. La Soirée dans Grenade como preámbulo y precursora de Cuatro Piezas Españolas. Y París, siempre París, como un entorno común de tres compositores que escribieron y pensaron en francés ”, recoge el espíritu de esta gran gira.

Javier Perianes parece, a simple vista, a vista de pájaro, que anda muy lejos de esa Nerva, de esa Huelva que le vio crecer sin prisa. Pero no es así. Vive en Sevilla, a la vuelta de la esquina. Lo que le hace accesible en un mundo de divos y divas divinas. Apenas lo oyes se le escapa esa morriña, esa saudade que desprende allá por donde va, sea Huelva York o Nerva York. Y es verdad que se descubre cuando habla de la magia de la música en Peña del Hierro. Ese templo de la minería y ahora también de la astrobiología.

De él, la crítica habla maravillas. Hasta en la Pérfida Albión, que ya es decir: "Su comportamiento y técnica ... irradian calma, pero la precisión y la velocidad de su trabajo con los dedos pueden ser bastante devastadoras. Rara vez, si alguna vez, me he encontrado con una combinación de evidente modestia y brillo absoluto ”(Sunday Times). El resto pueden leerlo en su web donde están recogidas sus grandes actuaciones.

Regreso triunfal y emocional del pianista Javier Perianes al Gran Teatro de Huelva