miércoles. 24.04.2024
El tiempo

Los profesores de idiomas reclaman ser incluidos en el programa de vacunación andaluz

ACEIA solicita a la Junta de Andalucía la inclusión de sus docentes en el programa de vacunación, como ya se está haciendo en otras partes de España.
Los profesores de idiomas reclaman ser incluidos en el programa de vacunación andaluz

La Asociación de Centros de Enseñanza de Idiomas de Andalucía denuncia la contradicción y el agravio comparativo entre docentes públicos y privados. “El virus no distingue entre tipos de profesores y alumnos. El nivel de riesgo es el mismo para toda la comunidad educativa”, Alan McDyre, presidente de la Asociación de Centros de Enseñanza de Idiomas de Andalucía (ACEIA).

La actividad de ACEIA, considerada esencial, se ha mantenido durante estos meses de restricciones, en modalidades presencial e híbrido.

ACEIA representa a un colectivo de más de 3500 profesionales, con una edad media de 45 años. Las 174 escuelas de idiomas, distribuidas por toda Andalucía, atienden a unos 170.000 alumnos y alumnas de infantil, primaria, institutos, universitarios y adultos.

La asociación ha solicitado por escrito a la Junta de Andalucía la inclusión de su profesorado en el Programa de Vacunación Covid_19 de Andalucía, dentro del Grupo 6C (docentes y personal de educación infantil y necesidades educativas especiales, que incluye tanto docentes como otros profesionales que atienden al alumnado), cuya vacunación se inició hace dos semanas, ante lo que considera una contradicción y un agravio comparativo entre docentes, sin que por el momento haya obtenido ningún tipo de respuesta, a pesar de las múltiples gestiones realizadas.

“La propia Junta de Andalucía nos ha reconocido como actividad esencial desde el principio de la pandemia. No acabamos de entender que se distinga entre docentes publicos y privados frente a la vacunación, el virus no distingue entre tipos de profesores y alumnos y consideramos que el nivel de riesgo es el mismo para toda la comunidad educativa. Queremos denunciar que estamos ante un agravio comparativo que perjudica no sólo a nuestro profesorado, sino sobre todo a nuestros alumnos y a sus familias”, apunta Alan McDyre, presidente de ACEIA.