domingo. 19.05.2024
El tiempo
Medio Ambiente

Europa endurece la normativa de calidad del aire para los contaminantes con mayor impacto en Huelva

La nueva normativa europea obliga a facilitar información sobre los síntomas asociados a los picos de contaminación y los riesgos para la salud de las personas asociados a cada contaminante, incluida información adaptada a los grupos vulnerables.
Mural de Wil Welba alegórico a la contaminación
Mural de Wil Welba alegórico a la contaminación
Europa endurece la normativa de calidad del aire para los contaminantes con mayor impacto en Huelva

El Parlamento Europeo ha adoptado su posición sobre la propuesta de ley para mejorar la calidad del aire en la UE y garantizar a los ciudadanos un entorno limpio y saludable.

En el caso de Huelva y su entorno metropolitano y portuario se trata de una normativa esencial para garantizar la salud de las personas y la calidad del medio ambiente debido al alto impacto que determinados contaminantes provocan en la ciudad. Tanto de carácter fabril como asociados al tráfico y las olas de calor.

Emisiones de tráfico, que también contribuyen a empeorar la calidad del aire
Emisiones de tráfico, que también contribuyen a empeorar la calidad del aire

El texto, aprobado con 363 votos a favor, 226 en contra y 46 abstenciones, establece valores límite y objetivos más estrictos para 2035 para varios contaminantes, incluidas las partículas (PM2.5, PM10), el NO2 (dióxido de nitrógeno), el SO2 (dióxido de azufre) y el O3 (ozono). Son los más comunes en Huelva.

El objetivo es garantizar que la calidad del aire en la UE no sea perjudicial para la salud humana, los ecosistemas naturales y la biodiversidad y alinear la normativa de la UE con las más recientes Directrices de Calidad del Aire más recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los eurodiputados también dicen que los estándares de calidad propuestos por la Comisión deberán ser un objetivo intermedio, a lograr tan pronto como sea posible y a más tardar en 2030.

Más puntos de recogida de datos sobre calidad del aire

El Parlamento quiere aumentar el número de puntos de muestreo de calidad del aire. En las zonas urbanas, debe haber al menos un «superemplazamiento» de control por cada dos millones de habitantes (la Comisión proponía uno por cada diez millones).

En lugares donde es probable que se produzcan altas concentraciones de partículas ultrafinas (UFP), carbono negro, mercurio y amoníaco (NH3), deberá haber un punto de recogida de datos por millón de habitantes (frente a uno por cinco millones propuesto por la Comisión y luego solo para UFP).

El catedrático Jesús de la Rosa repasa los datos de la Unidad asociada al CSIC de la UHU
El catedrático Jesús de la Rosa repasa los datos de la Unidad asociada al CSIC de la UHU

Mayor protección para los ciudadanos

Los eurodiputados quieren armonizar los índices de calidad del aire actualmente fragmentados y poco intuitivos en toda la UE. Los índices deben ser comparables, claros y disponibles públicamente, con actualizaciones horarias para que los ciudadanos puedan protegerse en momentos de elevada contaminación atmosférica (y antes de que se alcancen los umbrales de alerta obligatorios).

También debe facilitarse información sobre los síntomas asociados a los picos de contaminación y los riesgos para la salud asociados a cada contaminante, incluida información adaptada a los grupos vulnerables.

El Parlamento también quiere reforzar el derecho a la compensación de los ciudadanos con una salud precaria en caso de infracción de la normativa.

Planes y hojas de ruta de la calidad del aire

Los eurodiputados proponen que, además de los planes de calidad del aire, que son necesarios cuando los países de la UE superen los límites, todos los Estados miembros tengan que preparar hojas de ruta de calidad del aire que incluyan medidas para el corto y largo plazo.

Declaración del ponente

Tras la votación, el ponente Javi López (S&D, España) ha declarado: «La lucha contra la contaminación atmosférica en Europa exige una acción inmediata. Esta pandemia a cámara lenta está teniendo un impacto devastador en nuestra sociedad, provocando muertes prematuras y multitud de enfermedades cardiovasculares y pulmonares. Debemos atender a la ciencia, alinear nuestras normas de calidad del aire con las directrices de la OMS e impulsar algunas de las disposiciones de esta directiva. Tenemos que ser ambiciosos para salvaguardar el bienestar de nuestros ciudadanos y crear un entorno más limpio y saludable».

Próximos pasos

El Parlamento está preparado para iniciar negociaciones con el Consejo sobre la forma definitiva de la ley.

Antecedentes

La contaminación atmosférica sigue siendo la causa ambiental número uno de muertes prematuras en la UE con alrededor de 300 000 muertes prematuras al año (consulte detalles sobre la calidad del aire en las ciudades europeas).

Los contaminantes más dañinos son PM2.5, PM10, NO2, SO2 y O3, según la Agencia europea de medioambiente. En octubre de 2022, la Comisión propuso una revisión de las normas de calidad del aire de la UE con objetivos más ambiciosos para 2030 a fin de alcanzar el objetivo de contaminación cero de aquí a 2050.

Esta legislación responde a las expectativas de los ciudadanos con respecto a la contaminación y a las ciudades «más ecológicas» con emisiones más bajas, así como a la sensibilización, proporcionando información actualizada periódicamente sobre la contaminación, tal como se expresa en las propuestas 2(2), 4(6) y 6(1) de las conclusiones de la Conferencia sobre el Futuro de Europa.

Componentes perjudiciales para la salud de las personas

Cabe recordar que la exposición continuada a dióxido de azufre SO2 produce una variedad de efectos agudos y crónicos sobre la salud de la población, especialmente sobre los asmáticos. La evidencia toxicológica demuestra los mecanismos de daño, tanto respiratorio como sistémico. También la evidencia epidemiológica indica daño respiratorio y cardiovascular agudo, así como daño crónico respiratorio y sobre el desarrollo fetal.

En el caso del dióxido de nitrógeno los niveles elevados de forma continuada pueden irritar los pulmones y disminuir la función pulmonar, así como disminuir la resistencia a infecciones respiratorias. Y es que la irritación que provoca este contaminante se relaciona con un aumento de la mucosidad de las vías altas respiratorias, lo que puede hacer aumentar las infecciones respiratorias y reagudizar los síntomas de pacientes con enfermedades crónicas respiratorias, asmáticos y alérgicos. De hecho, recientes estudios científicos relacionan la exposición a NO2 con una mayor incidencia de bronquitis, especialmente en mayores e inmunodeprimidos, así como de bronquiolitis en niños.

Comentarios