viernes. 30.09.2022
El tiempo

La medalla de la Virgen de la Cinta que vela por un sargento estadounidense en sus batallas

La Hermandad de Ntra. Sra. de la Cinta se ha hecho eco en sus redes sociales de un suceso bastante curioso que les aconteció recientemente
La medalla de la Virgen de la Cinta que vela por un sargento estadounidense en sus batallas

La Hermandad de Ntra. Sra. de la Cinta se ha hecho eco en sus redes sociales de un suceso bastante curioso que les aconteció recientemente: una medalla de la Virgen de la Cinta ha estado acompañando a un sargento estadounidense en sus misiones y batallas por Irak.

Según relatan desde su perfil, hace poco recibieron una consulta que provenía desde New Jersey (EE.UU.) preguntando por si la medalla que le mandaban en unas fotos adjuntadas (las que añadimos en este artículo), tenía que ver con la Patrona de Huelva.

La medalla se encontraba en un desgastado estado de conservación, pero les resultó fácil identificarla como una de las medallas conmemorativaa de la Coronación Canónica de Nuestra Señora la Virgen de la Cinta.

Y la sorpresa mayúscula para esta Hermandad era de quién provenía este misterioso mensaje. Quien había contactado con ellos era el Sargento Mayor Paul Cotrell, paracaidista de las fuerzas especiales de la 82ª División Aerotransportada del Ejercito de los Estados Unidos. Un soldado de élite, con multitud de condecoraciones por sus arriesgadas intervenciones en las guerras de Afganistán e Irak.

El Sr. Cotrell les contó que se encontró la medalla durante la misión en Irak a donde fue enviado en 2003. Concretamente durante la primera batalla de Faluya, en abril de 2004, en las ruinas de un edificio de la ciudad.

Durante una misión de reconocimiento, mientras su unidad estaba sometida a un fuerte tiroteo, al parapetarse entre un montón de escombros, allí estaba la medalla de la Virgen de la Cinta.

La efigie de la Patrona de Huelva acompañó a Paul Cotrell durante todas las misiones en las que participó y aun hoy la conserva en su hogar como muestra de gratitud a la Santísima Virgen, en su icono onubense, tal y como han podido conocer desde la Hermandad.

Nadie sabe como habría llegado allí la medalla, desde este perfil desconocen si en el lugar del hallazgo pudo haber algún militar español, aunque según sus indagaciones, se supone que no debía de haber. Tampoco tienen constancia de la presencia de algún misionero o cooperante que tuviese algún vínculo con Huelva en la ciudad iraquí.

Lo cierto es que desde la Hermandad se congratulan de que la Virgen de la Cinta diese ese consuelo al sargento estadounidense en tal territorio hostil.

La medalla de la Virgen de la Cinta que vela por un sargento estadounidense en sus batallas