martes. 21.05.2024
El tiempo
Sociedad

Madrid pone fin a un agravio histórico: el barrio Palos de Moguer se llama por fin Palos de la Frontera

Una consulta popular celebrada en Madrid decide poner fin a un error histórico que era un agravio a la memoria Colombina de Huelva. El barrio denominado erróneamente Palos de Moguer (Distrito de Arganzuela) pasa a llamarse oficialmente Palos de la Frontera. El agravio perduraba desde hace medio siglo.
Barrio de Palos de la Frontera, en Arganzuela, una de las zonas más exclusivas de Madrid.
Barrio de Palos de la Frontera, en Arganzuela, una de las zonas más exclusivas de Madrid.
Madrid pone fin a un agravio histórico: el barrio Palos de Moguer se llama por fin Palos de la Frontera

Madrid lleva tiempo barajando subsanar un error histórico que afectaba de lleno al corazón colombino de Huelva, a Palos y también a Moguer. Porque en el Distrito de Arganzuela se seguía llamando a un barrio Palos de Moguer en vez de su nombre correcto: Palos de la Frontera. Hace años se subsanó el mismo error en la estación del Metro y en una calle señera pero se resistían a este cambio los munícipes de la capital del reino.

Tanto fue así que abrió hasta una consulta popular en el Distrito de Arganzuela que engloba los barrios de Acacias, Legazpi, Delicias, Atocha y, claro, Palos de Moguer hasta ahora, que por fin cambiará de nombre.

Llamada a la participación en la consulta.
Llamada a la participación en la consulta.

Según recoge el Boletín Oficial y toda la prensa madrileña ya, poco más de 600 ciudadanos madrileños de Arganzuela votaron a favor, frente a 388 en contra, para que el barrio Palos de Moguer cambie de nombre a Palos de la Frontera.

Captura del texto oficial del BOAM.
Captura del texto oficial del BOAM.

La modificación ya la ha realizado el Ayuntamiento de Madrid y es oficial al publicarse en el Boletín Oficial (BOAM) del 7 de octubre el cuerdo de 27 de septiembre de 2022 del Pleno por el que se aprueba el Reglamento Orgánico 11/2022, por el que se modifica el Reglamento Orgánico 6/2021, de 1 de junio, de los Distritos del Ayuntamiento de Madrid.

El Boletín recoge y reconoce que “la denominación actual del barrio de "Palos de Moguer" no responde adecuadamente a la realidad histórica de la población origen que dio lugar a la existencia de este barrio de la ciudad, ya que la denominación histórica del municipio era "Palos" hasta que, a mediados del siglo XVI, los Cronistas de Indias confunden el nombre de esta localidad y el de la vecina Moguer y comienzan a utilizar un topónimo inexistente: Palos de Moguer”. Luego, el 25 de mayo de 1642 el concejo municipal de Palos decidió adoptar el nombre de Palos de la Frontera y tratar de evitar la denominación incorrecta que lo vinculaba a Moguer.

En Madrid, la calle Palos de Moguer fue trazada a finales del siglo XIX dando lugar a una estación de metro, con el mismo nombre, inaugurada en 1947 y al barrio definido como tal en 1971. En 1979 se corrigió el nombre de la calle de Palos de Moguer a Palos de la Frontera. Siete años después Metro de Madrid accedió a cambiar de nombre la estación de Metro.

En vista de ello parece lógico adaptar dicha denominación que debe realizarse mediante la modificación del texto normativo que contiene la relación de barrios de la ciudad, añade el BOAM.

Estación de Metro Palos de la Frontera.
Estación de Metro Palos de la Frontera.

Con ese objeto la modificación fue sometida al trámite de consulta pública entre el 4 de octubre al 18 de octubre de 2021. En la consulta pública participaron un total de 1.058 personas, siendo en el Distrito de Arganzuela en el que más participación hubo, hasta un total de 208 personas.

Se recibieron un total de 2.070 respuestas, distribuidas entre las 3 preguntas que se formulaban, siendo el mayor volumen de respuestas el recibido en la pregunta primera que interroga sobre si se estaba de acuerdo o no con la modificación del nombre propuesto.

Dicha pregunta ha recibido un total de 1.021 respuestas, 602 a favor de la modificación, 388 en contra y 31 ns/nc.

La modificación que se pretende en el texto normativo tiene un carácter mínimo, afectando exclusivamente a su anexo en cuanto relaciona la enumeración de los distritos y los barrios en los que se dividen esto, por lo que es evidente que la opción de la modificación normativa es la más eficiente, eficaz y oportuna para atender esta necesidad, de conformidad con los principios de buena regulación de necesidad, eficacia y proporcionalidad, seguridad jurídica, transparencia, y eficiencia previstos en el artículo 129 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.

Esta modificación que por fin se recoge en legajo oficial se dicta en el ejercicio de las competencias atribuidas al Ayuntamiento de Madrid, capital de España, de conformidad con los artículos 3.2 del ROD, 11.c) de la Ley 22/2006, de 4 de julio, de Capitalidad y de Régimen Especial de Madrid, y 128.2 de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases de Régimen Local.

El texto queda como sigue:

 Artículo único.- Modificación del Reglamento Orgánico 6/2021, de 1 de junio, de los Distritos del Ayuntamiento de Madrid.

En el anexo del Reglamento Orgánico 6/2021, de 1 de junio, de los Distritos del Ayuntamiento de Madrid, se sustituye la expresión "Palos de Moguer" por "Palos de la Frontera".

El error, antes en el Metro y aun en el Barrio madrileño, viene de lejos.

Cuando un cronista de la época, Francisco López de Gomara, dijo que las carabelas de Colón partieron un 3 de agosto de 1492 de !!adivinen!, sí, de Palos de Moguer. Error garrafal. Esa denominación convirtió a Palos en pedanía de Moguer.

Antes, Palos de Moguer
Antes, Palos de Moguer

Para encontrar el origen del malentendido hay que remontarse hasta 1552, cuando uno de los grandes cronistas de la conquista de América, Francisco López de Gómara, introdujo en su 'Historia general de las Indias' el concepto de "Palos de Moguer", asumiendo, de forma equivocada, que la localidad de Palos era una pedanía de su vecina Moguer, mucho más rica y poblada. Aunque López de Gómara solo lo mencionó en dos ocasiones en 250 páginas, la popularidad de la obra consiguió que el error se haya extendido hasta nuestros días.

El texto de López de Gómara que ha formado el lío monumental

Historia General de las Indias

Francisco López de Gómara

“Armó Cristóbal Colón tres carabelas en Palos de Moguer a costa de los Católicos Reyes, por virtud de las provisiones que para ello llevaba. Metió en ellas ciento veinte hombres, entre marineros y soldados. De la una hizo piloto a Martín Alonso Pinzón; de otra, a Francisco Martín Pinzón, con su hermano Vicente Yáñez Pinzón; y él fue por capitán y piloto de la flota en la mayor y mejor, y metió consigo a su hermano Bartolomé Colón, que también era diestro marinero. Partió de allí viernes 3 de agosto; pasó por la Gomera, una isla de las Canarias, donde tomó refresco. Desde allí, siguió la derrota que tenía por memoria, y a cabo de muchos días topó tanta yerba, que parecía prado, y que le puso gran temor, aunque no fue de peligro; y dicen que se volviera, sino por unos celajes que vio muy lejos, teniéndolos por certísima señal de haber tierra cerca de allí. Prosiguió su camino, y luego vio lumbre un marinero de Lepe y un Salcedo. A otro día siguiente, que fue 11 de octubre del año de 1492, dijo Rodrigo de Triana: «Tierra, tierra», a cuya tan dulce palabra acudieron todos a ver si decía verdad; y como la vieron, comenzaron el Te Deum laudamus, hincados de rodillas y llorando de placer. Hicieron señal a los otros compañeros para que se alegrasen y diesen gracias a Dios, que les había mostrado lo que tanto deseaban. Allí viérades los extremos de regocijo que   —32→   suelen hacer marineros: unos besaban las manos a Colón, otros se le ofrecían por criados, y otros le pedían mercedes. La tierra que primero vieron fue Guanahaní, una de las islas Lucayos, que caen entre la Florida y Cuba, en la cual se tomó luego tierra, y la posesión de las Indias y Nuevo-Mundo, que Colón descubría por los Reyes de Castilla”.

Como leen esta fue la madre del cordero (el error). Lo escribió dos veces en las 250 páginas de su famosa escritura colombina. Ahora llega a su punto y final. Pero ¡ojo¡ en ese texto pone que vieron tierra el 11 de octubre.

Comentarios