viernes. 14.06.2024
El tiempo

Juan Manuel Díaz Cabrera: "El Banco de Alimentos necesita voluntarios"

Es todo un lujazo que se acerque hoy por esta ventana publica Juan Manuel Díaz Cabrera, con el que siempre he mantenido una gran sintonía
Juan Manuel Díaz Cabrera: "El Banco de Alimentos necesita voluntarios"

Es todo un lujazo que se acerque hoy por esta ventana pública Juan Manuel Díaz Cabrera, con el que siempre he mantenido una gran sintonía, y es que, nuestro protagonista es persona empática, cordial, entrañable, solidaria, comprometido con la sociedad, culto, buen conversador, con alto sentido de la amistad, agradecido, optimista, trabajador y "güenagente".

Juan Manuel nació en Málaga el 25 de Diciembre de 1943.

Licenciado en Química Industrial por la Universidad Complutense, con Premio Extraordinario fin de Carrera.

Desarrolló su carrera profesional en la Refinería de Petróleos de La Rábida en Palos de la Frontera, en donde fue el Director 33 años, desde 1976 a 2009, año este último en que se jubiló. Ha sido: - Presidente de AIQBE durante 10 años, desde 1986 a 1996

-Consejero del Consejo de Administración inicial de la Universidad de Huelva

-Vicepresidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Huelva

-Consejero de la Autoridad Portuaria de Huelva

-Miembro del Comité Ejecutivo de la Federación Onubense de Empresarios (FOE)

-Miembro de las Juntas Directivas de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) y de la Confederación de Organizaciones Empresariales de España (CEOE).

-Miembro del Comité Ejecutivo de la Federación Empresarial de la Industria Química Española (FEIQUE)

-Miembro del Consejo Asesor de la revista Andalucía Económica.

Ha participado en numerosos seminarios y simposios nacionales e internacionales y tiene publicados diversos trabajos de divulgación e investigación, todo ello referido al mundo del petróleo.

Participó en el desarrollo del proyecto de la Refinería de Petróleos de Extremadura desde 2010 a 2012.

Desde Octubre de 2012 ocupa la Presidencia del Banco de Alimentos de Huelva (BAH) y es miembro de la Junta Directiva de la Federación de Bancos de Andalucía, Ceuta y Melilla (FABA) y del Comité Ejecutivo de la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL).

Cuando le propongo echar un ratito de charla y que contara a los lectores de diariodehuelva.es la opinión de distintos aspectos de la actualidad y vivencias de sus muchos años en Huelva, no lo duda, acepta y aunque tenemos que esperar unos días, creo que ha merecido la pena.

Empezamos de la siguiente manera:

P.- ¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo?

R. - La veo muy preocupante. La crisis económica ocasionada por la pandemia que hemos tenido en estos dos últimos años, la crisis energética que se ha derivado como consecuencia de la guerra de Ucrania, la alta inflación desde hace bastantes años, que no sabíamos que existiera y que tenemos en la actualidad en España, el alto paro... En definitiva, son una serie de factores que

hace que todo sea preocupante.

De esto sólo se sale con inversiones que generen puestos de trabajo, con productividad en los mismos, para que de verdad seamos líderes a nivel mundial de lo que son costes de fabricación y una estabilidad que jamás ha sido posible en el mundo. Confiemos que poco a poco todo esto vaya llegando.

P.- ¿Cómo crees que ha cambiado la vida tras estos dos años de pandemia?

R. - La vida sin duda ha dado un cambio muy fuerte, y en la situación actual, hace que muchos usos y costumbres que había en la fase anterior, y con unos valores que también existían, de una manera u otra hayan desaparecido. Espero que poco a poco se puedan restablecer con las mejoras que naturalmente se necesitaban, pero que no perdamos la esencia de lo bueno que teníamos anteriormente.

P. - ¿Te esperabas una guerra en Europa en pleno siglo 21?

R. - Estamos acostumbrados a oír hablar de guerras por aquí y por allá en todo el mundo, pero es verdad, que esta de Ucrania no era esperable, vamos no es concebible. Esperemos que la sensatez y el sentido común prevalezca pronto y que estos cuatro meses de guerra no se multipliquen mucho más.

P. - ¿Has pasado miedo en algún momento?

R. - Si el miedo te refieres durante la pandemia, tengo que decirte que he estado más de un mes ingresado en un hospital por el Covid. Ha sido un periodo bastante largo, pero afortunadamente salí.

En ese tiempo en el sentido estricto de la palabra creo que no lo tuve, pero si preocupación, y aunque el miedo es libre, ha habido tantos y tantos casos dramáticos, que me parece normal que haya gentes que lo sientan, pues incluso hay personas, que aunque parezca increíble, siguen sin salir a la calle.

Pero el tiempo acaba curando todo, y en ese sentido, esperemos se vuelva a la normalidad, pues no es bueno aislarse de esa manera.

P. - ¿Qué proyectos tienes cara al futuro y que haces ahora?

R. - José Luis, como bien sabes entré en el Banco de Alimentos en el 2011, y ahí sigo. Mi plan es seguir mientras mi capacidad me lo permita.

El Banco de Alimentos, aparte de dar comida a los más necesitados, también desarrolla a diario la formación, la integración socio - laboral, que es un proyecto muy bonito e ilusionante, que cuenta con mi participación a tope en el sentido de dedicación, esperando que vaya a menos, señal inequívoca que nos vamos recomponiendo económicamente y las necesidades van a bajar, por lo que estaríamos normalizando la situación.

P. - ¿Qué recuerdos guardas especialmente de tus años en el polo industrial de Huelva?

R. - De los 56 años que llevo viviendo en Huelva, 43 de ellos ha sido trabajando en el polígono industrial del Nuevo Puerto de Palos de la Frontera y concretamente en la Refinería de la Rábida Cepsa, que comenzó llamándose Río Gulf.

Mis recuerdos son imborrables y múltiples. Si tuviera que resumirlos todos ellos, diría que fundamentalmente he tenido la gran suerte de estar en los procesos continuos de desarrollo en la Refinería, empezamos en 1967 y cualquier parecido de los inicios con lo que es hoy, es pura coincidencia, pues se ha tenido un gran aumento continuo de capacidad, de línea de producción y riqueza para Huelva y provincia. Esa es mi primera satisfacción y la segunda es el empleo que hemos podido generar en todo este periodo, pues empezamos siendo 200 personas cuando nacimos y al final de mi etapa estábamos en torno a las dos mil personas, entre trabajadores fijos y otro tanto de contrata, aparte de una rotación importantísima de personal.

Obviamente hay otras muchas satisfacciones, pero con estas dos son las que me quedo.

P. - Cambiemos de tercio, ¿qué es para ti el Banco de Alimentos?

R. - Es la manera de devolver a Huelva y provincia, en una pequeña proporción, lo que tanto me ha dado a mi durante los años que llevo conviviendo en esta tierra.

Era un objetivo mío de siempre, dar a la sociedad, una vez que me jubilarse algo de lo recibido y lo he hecho a través del Banco de Alimentos y que bien podría haber sido en otro sitio.

Espero poder contribuyendo con todas las fuerzas que tenga disponible, pues creo que el fin social que persigue y consigue en buena medida es encomiable, y, gracias a las gentes, poder ayudar a la sociedad española a retomar la situación que a escala mundial se tiene perdida.

P. - ¿Cómo fue para el Banco de Alimentos los primeros meses de la pandemia?

R. - Los primeros meses tuvieron un doble aspecto, por una parte, un número muy importante de personas acudieron a engrosar la lista de beneficiarios que recogían alimentos, lo que hizo que se subiera un 25% de lo que teníamos en ese momento, sin lugar a dudas un elemento negativo. En la parte positiva reseñar que sobre todo en el 2020, la sensibilidad que tuvo la sociedad fue muy importante y las donaciones aumentaron también un 25% aproximadamente, una coincidencia que hizo que se pudieran mantener la dieta anual de kilos año que dábamos.

Una sensación agridulce, más beneficiarios y a su vez más donaciones.

P. - ¿Son solidarios los onubenses?

R. -Está más que demostrado que España es más solidaria que Europa en su conjunto, hay estudios que así lo demuestran, y Huelva es de las provincias más solidarias de nuestro país.

Eso sí, tenemos un problema que resolver y es que la pandemia ha hecho que la recogida de alimentos en las tiendas no se puedan seguir haciendo físicamente, y, hay que hacerlo con donaciones en metálico que se depositan en las cajas de los establecimientos, para que después desde el Banco de Alimentos se puedan canjear por comida, pero sabemos que eso no gusta, por lo que pido a la sociedad que entienda este cambio, que no es un capricho, y por tanto, depositen las aportaciones en las cajas de los supermercados, pues de lo contrario se verá afectado el volumen de alimentos a compartir.

P. - ¿Cómo se encuentra ahora el Banco de Alimentos?

R. -Estamos en fase post-pandemia y las donaciones especiales que se dieron en 2020 y un poco menor en 2021, se han caído este año, con lo cual al mantener los mismos beneficiarios que años anteriores es complicado, pues tenemos menos alimentos.

Por otra parte, los alimentos que recibimos, con las subvenciones europeas que llegan a España, por motivos de presupuestos, han tenido una bajada entre el 15 y 20%, y puede que sea mayor para el año venidero, por tanto, ahí tenemos un segundo déficit en la recepción de alimentos. Estamos recibiendo menos alimentos que años anteriores y los beneficiaros se mantienen, por lo que pido la generosidad al máximo, con donaciones en las tiendas, a través de nuestra página web, bizum...

Por último, la pandemia ha cambiado un poco la filosofia del voluntariado, no sólo en Huelva, sino en toda España. Tenemos menos voluntarios y cuestan más conseguirlos, por lo que hacemos un llamamiento a la ciudadanía onubense. Insisto, necesitamos voluntarios por todos sitios, pues son claves para un mejor funcionamiento. No hace falta que sean 5 días a la semana, cada persona se puede ajustar a sus posibilidades. Nuestro teléfono es el 959-251018 y pueden llamarnos para decir que están dispuestos a ser voluntarios o bien acercándose a nuestra sede en la calle Berdigón, 29 bajo Izquierda.

P. - ¿Qué significa para ti Huelva?

R. - Soy nacido en Málaga, criado en Melilla, pero me he recriado en Huelva, aquí nacieron nuestros hijos y esta tierra es nuestro santo y seña, sin olvidar la que nos vio nacer, la cuna, que hay que tenerla presente siempre.

Ojalá Huelva siga desarrollándose, y para ello, hace falta mucha infraestructura, y que algún día ocupe el sitio en el ranking nacional que por muchos motivos no ocupa.

P. - ¿Es compatible la industria química con el futuro turístico de Huelva?

R. - Aparte de ser director de Refinería durante 33 años y 10 de ellos presidente de la Asociación de Industrias Químicas, que fueron momentos tristemente muy críticos de problemas de contaminación en Huelva, de las protestas y manifestaciones, creo que incluso en esa época yo opinaba ya de la compatibilidad con el turismo. Hablar de eso ahora es hablar de la historia sagrada, pues han pasado muchísimos años, por tanto hoy casi suena a chiste esa pregunta.

¿cómo no va a ser compatible con una industria absolutamente respetuosa con el medio ambiente, con todas las estándares de calidad que se pueden exigir en el mundo?.

¿Hay algunos episodios medioambientales en los últimos años? Que yo sepa no.

¿Es que hay algún problema con la calidad del agua o del aire, que sea un lastre para determinadas actuaciones?

Naturalmente que no.

Creo que es al revés. Debe ser una pena haber perdido tantas industrias como hemos perdido del polígono industrial de Huelva, pero ahora el objetivo debe ser, mantener las que hay y potenciarlas al máximo, para que se desarrollen lo que puedan y a la vez, sin duda, será un recurso económico para Huelva.

Habría que quitar el turismo estacional y crear un turismo que pueda venir a lo largo del año y generar más riqueza. Entiendo que es una de las asignaturas pendientes en Huelva junto con las infraestructuras.

El turismo debe ser potenciado mucho más y haría subir a Huelva en el ranking de renta per cápita.

P.- ¿Cómo fue tu niñez y qué soñabas ser de mayor?

R. - No hay nada mejor que la juventud y la adolescencia, son dos periodos imborrables, que yo disfruté muchísimo. No sé qué soñaria ser, pero supongo que cuando elegí la carrera de química industrial, es lo que querría ser, químico o algo parecido, aunque al final, mi vida profesional ha ido más por la gestión, pero yo estoy muy satisfecho de lo realizado, pues lo he hecho con ilusión y trabajo, mejor o peor, eso el tiempo lo dirá, pero con todo el esfuerzo del mundo, el mismo que ahora pongo en el Banco de Alimentos.

P. - ¿Quiénes han sido tus referentes, personales y profesionales?

R. - Personales, sin lugar a dudas mis padres, cada uno a su manera de ser, de ellos cogí lo mejor y esos ejemplos seguí. Profesionalmente hay varios, pero un catedrático que estuve a su lado en la universidad de Madrid, fue muy importante, era un ejemplo de profesionalidad, con cariño a la industria, dedicado a la misma y queriéndola, lo cual tenía mérito, pues históricamente la industria química no ha sido bien vista en España, cuando es un pilar muy importante en el desarrollo del país.

P. - ¿Cuáles son tus aficiones y a qué dedicas el tiempo libre?

R. - Una cosa es el pasado y otra el presente, pues el DNI es muy cruel en ese sentido. Históricamente mis aficiones se han basado en el tenis, la música el paseo por la playa... Y ahora he tenido que minimizarlo todo y el tenis desde luego dejarlo todo.

P. - ¿Qué es lo que más detestas de la sociedad?

R. - Lo tengo muy claro. La condición más deleznable del ser humano, es la envidia, que por otra parte es un mal general en España, que causa problemas, cataclismos y desastre, por lo que espero y deseo que cualquier día vaya menos, y se acepte que cada uno es cada uno, le vaya bien, mal o regular, y no intentar que al prójimo le vaya mal, pues aparte de no ser justo, por desearlo no se va a cumplir. Hay que vivir y dejar vivir sin rencores ni envidias.

P. - ¿Con qué personaje histórico te gustaría compartir una cena y qué le preguntarías?

R. - Aunque parezca un poco fuerte, sería con el número uno, con Jesucristo, me hubiese encantado que así hubiese sido, y decirle que quiero estar en él en esta vida, y, en la otra cuando llegue el momento.

P. - Juan Manuel, ¿te gustaría añadir algo más?

R. - Pues sí. Mira José Luis, Huelva tiene que luchar por ella misma, los temas en la vida nunca llegan solos, siempre hay que batallar por ellos, y, sus habitantes involucrarse para conseguirlo.

En esta tierra, somos unas personas excelentes, buena gente, pero hay que sensibilizarse más como ciudadanos parte de un conjunto, y, luchar más.

El AVE, el aeropuerto... Tenemos por todo/as que ir a por ello y hacer lo que haga falta.

Aquí se necesita la unión de todos en temas globales y que implique que la ciudad vaya para adelante, desarrollándose y que un buen día, más pronto que tarde, tengamos todos el mundo que aspiramos, y no sólo, una ciudad y una provincia, con las mejores playas, sierra, gastronomía... sino con un nivel económico que no tenemos ni muchísimo menos y con gentes más felices por lo tanto, al poseer un status social mejor del que se tiene actualmente.