jueves. 18.08.2022
El tiempo

Los pensionistas prosiguen su lucha por una pensión mínima de 1.080 euros

Varias decenas de activistas por las pensiones en la provincia de Huelva han vuelto a protagonizar en la mañana de este miércoles una jornada de protesta en su lucha por las pensiones dignas
Los pensionistas prosiguen su lucha por una pensión mínima de 1.080 euros

Varias decenas de activistas por las pensiones en la provincia de Huelva han vuelto a protagonizar en la mañana de este miércoles una jornada de protesta en su lucha por las pensiones dignas. Por lo que se han concentrado en la Plaza de la Constitución a las puertas del Ayuntamiento y han expuesto sus ideas y problemas ante la ciudadanía.

Las movilizaciones siguen adelante pese al acuerdo sobre pensiones públicas entre el Gobierno y el PNV que establece que las pensiones subirán al 1,6% en 2018, en virtud de la inflación prevista para este ejercicio, y según el IPC en 2019. Asimismo, retrasan cuatro años, hasta 2023, la aplicación del factor de sostenibilidad, y se aumenta hasta el 56% en 2018, y el 60% en 2019, la base reguladora de la pensión de viudedad.

Según valoración de la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones, el problema sigue estando ahí, pues hay que derogar completamente esa ley de 2013 que establece el factor de sostenibilidad, un descuento mas para los nuevos pensionistas y el Indice de Revalorización de Pensiones, una fórmula para incrementar las pensiones que nos condena al 0,25% a partir de 2020 de nuevo y que no tiene parangón en Europa.

Para la coordinadora es necesario continuar las movilizaciones para que:

Se derogue el factor de sostenibilidad de las pensiones y no solo se aplace cuatro años.

Se cambie el Indice de Revalorización por la actualización según el IPC de todas las pensiones, se devuelva todo lo perdido desde el 2011 al momento actual y las pensiones mínimas se establezcan en los 1.080 € de la Carta Social Europea.

-Se establezcan medidas suficientes para reducir primero y eliminar después la brecha de género de las pensiones.

Se deroguen los aspectos negativos de la Reforma de 2011, sobre edad de jubilación normal y anticipada, cálculo de la pensión y otras medidas que disminuyen y dificultan el acceso a la jubilación.

Se garantice la financiación de la Seguridad Social en los presupuestos generales del estado, complementando los ingresos por cotizaciones y no con préstamos que endeudan la Seguridad Social y suponen la base para una reforma futura.

– Se constitucionalice el derecho a una pensión digna y suficiente, ubicando dicho derecho en la Sección 2ª del Capítulo 2º del Título 1º de la Constitución, que conforme a las previsiones de su artículo 53 goza de una protección reforzada.

– Se lleve a cabo una reforma integral del Sistema de Seguridad Social que va ligada a una reforma laboral y otra fiscal imprescindible para que nuestro Sistema sea sostenible a largo plazo y universal.

Los pensionistas prosiguen su lucha por una pensión mínima de 1.080 euros