viernes. 19.08.2022
El tiempo

Los okupas han destrozado por dentro la cárcel antigua de Huelva

La inversión de casi 150.000 euros para la limpieza del edificio de 10.500 metros cuadrados ha revelado el deplorable estado interior del considerado 'lugar de memoria'
Los okupas han destrozado por dentro la cárcel antigua de Huelva

Foto cedida por Alberto Díaz

Los trabajos de limpieza que se están realizando en la vieja cárcel de Huelva, abandonada desde 2009, han revelado numerosos destrozos del interior del edificio causados por los okupas que durante estos años han estado en el interior de este edificio. El abandono del mismo, causado indirectamente por el litigio que mantienen entre el Ayuntamiento de Huelva y el Ministerio de Interior por ver quién es el verdadero propietario de los terrenos, ha hecho que ninguna de las dos administraciones se hiciera cargo del edificio que, además de no recibir ningún cuidado, ha sucumbido a los destrozos de los okupas que la han habitado.

Finalmente, la Sociedad de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios (Seip) destinó una partida de 145.668 euros para unos trabajos que comenzaron el 12 de junio y que culminarán en torno al 15 de agosto. Todo ello después de que ante la "dejadez" del Seip, el Ayuntamiento de Huelva impusiera una sanción de unos 4.000 euros.

Ahora, los trabajos de limpieza del edificio, dirigidos por el arquitecto Pedro Nogueiro, han desvelado un panorama desolador en el interior."No hay ninguna barandilla, están todas arrancadas", tampoco hay rejas, ni puertas y si para ello han tenido "que sacar de cuajo los ladrillos en los que estaban agarrados, lo ha hecho".

En definitiva, según Nogueiro, "todo lo que se podía vender del interior del edificio, se ha vendido, incluida "una escalera de acero que la han troceado y arrancado".

Mucho de lo que no era vendible simplemente "se ha destrozado de forma brutal" hasta el punto de que "no hay un solo cristal sin romper en todo el edificio". Tampoco hay luminarias y de muchos lugares han desaparecido los cables de cobre arrancados.

A todo ello habría que sumar varios incendios (también provocados, puesto que muchos comenzaron en los baños) y la gran cantidad de basura, incluidos los excrementos humanos y la presencia de ratas e insectos que han destapado las iras de los vecinos de los edificios colindantes.

Por ello, Nogueiro ha asegurado que se va a hacer una actuación de "mínimos" para garantizar al menos la limpieza, y la seguridad de las instalaciones, se trata de hacer una limpieza a fondo, quitar todos los elementos tanto interiores como exteriores que puedan ser peligrosos para evitar que puedan hacer daño a alguien (elementos que se pueden desprender) además de llevar a cabo una intensa actividad con herbicidas para eliminar las hierbas que han crecido durante este tiempo y una desratización del edificio ya que la vieja cárcel se ha convertido en "un foco de infección".

Para los próximos días está previsto sacar centenares de kilos de escombros y otros desperdicios del edificio para ir adecuándolo a las necesidades del proyecto de limpieza que está cumpliendo con los estándares previstos por el momento. También se van a colocar mallas metálicas en sitios estratégicos para que en caso de que se caigan elementos de la techumbre no lleguen al suelo y se mantenga todo en un estado aceptable.

En total, el proyecto afecta a un total de 10.500 metros cuadrados construidos, de un edificio "interesantísimo y con muchos usos posibles", aunque para cualquier futuro proyecto al que se quiera destinar, "necesitará una inversión importante y más teniendo en cuenta las dimensiones del edificio" ha señalado Nogueira.

El responsable del proyecto de limpieza del edificio ha pedido a las administraciones que mantengan algo de vigilancia a posteriori ya que de lo contrario, "se podría volver a ocupar el edificio, lo que provocaría que en un par de años estuviera igual". No obstante, se va a intentar sellar los huecos y construir un muro en derredor para dificultar el acceso al inmueble para intentar evitar la acción de los okupas nuevamente.

Los okupas han destrozado por dentro la cárcel antigua de Huelva