martes. 18.06.2024
El tiempo

Las obras de 'rehabilitación' se tragan por completo el interior del antiguo edificio de Hacienda

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio (Junta de Andalucía) llegó a asegurar que "las obras autorizadas podrían conllevar la pérdida de los valores tipológicos y estructurales protegidos".
Las obras de 'rehabilitación' se tragan por completo el interior del antiguo edificio de Hacienda

El Círculo del Patrimonio Cultural de Huelva de Podemos ha colgado en su perfil de Facebook un impactante vídeo y montaje fotográfico de cómo ha quedado el antiguo edificio de Hacienda ubicado frente al Ayuntamiento de Huelva. No hay lugar a dudas. El edificio ha sido vaciado completamente aunque desde la Gran Vía no se aprecia la realidad de la polémica actuación urbanística.

El Círculo de Patrimonio Cultural de Huelva asegura que las obras han dejado una falsa perspectiva de edificio cuando en realidad se trata de un "cascarón", un hueco en la arquitectura de Huelva. Antes había un edificio proyectado en 1944 que ha sido completamente demolido y reducido a un montón de escombros.

A juicio del Círculo Cultural de Podemos esta actuación urbanística no es una rehabilitación como se ha anunciado a la opinión pública sino que se trata de una "reestructuración total". Un verdadero bocado al patrimonio onubense.

El Círculo ha calificado de “atentado” las obras que se ejecutan estos días en el conocido como antiguo edificio de Hacienda en la capital, al considerar que “darán paso a un cascarón vacío y un edificio de nueva planta tras su fachada”. “Pese a las apariencias, Huelva pierde para siempre la antigua sede de Hacienda”, subrayan.

El colectivo cultural recuerda que desde hace cuatro años ha hecho todo lo que estaba en sus manos para conservar la integridad del edificio y ha criticado la actuación en el edificio de Hacienda, dudado del procedimiento seguido tanto desde el Ayuntamiento de Huelva como desde la Junta de Andalucía. Pero sus denuncias no han encontrado eco ni en las autoridades locales ni tampoco en sus recursos a la Fiscalía.

Huelva ha perdido para siempre una más, otra de sus señas de identidad. La fachada que da a la Gran Vía muestra una realidad hueca. Dentro no ha quedado nada.

Atrás queda una letanía de protestas, denuncias y recursos que en este caso el Círculo Cultural comenzó a hacer públicas en noviembre de 2016. Ese año, apunta, "se nos tumbó una moción en el Pleno Municipal. En diciembre del mismo año lo pusimos a disposición de la Fiscalía, que lo archivó tres meses después; y en octubre de 2017 lo volvimos a reclamar al Ayuntamiento de Huelva, sin respuesta. Sin embargo, el Seprona, que está notificado desde julio de 2017, no ha recibido orden ninguna de intervenir pese a las evidencias".

Luego, en octubre de 2017 "notificamos a la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio (Junta de Andalucía) y respondieron que "las obras autorizadas podrían conllevar la pérdida de los valores tipológicos y estructurales protegidos", pero que trasladan la denuncia al Ayuntamiento de Huelva para que ejerza las competencias que le corresponden. Es decir, todos de acuerdo en que nadie se meta, pues el tema no existe si no se le mira".

Como advirtió el Círculo Cultural de Podemos, "en este caso el promotor es la propia Junta de Andalucía, lo cual resulta aún más sangrante, pues tenemos suficiente con los particulares que vulneran la legislación patrimonial como para que sea la propia administración la que también lo haga dando semejante ejemplo. Así pues, si esto hacen con edificios públicos ¿qué nos puede extrañar de su inacción cuando se produce en inmuebles privados".

"La operación comenzó en 2009, con una cédula urbanística firmada por la arquitecta que este mismo mes criticaba que los ciudadanos se impliquen en las cosas de Urbanismo. Entonces le despojó de su Protección Integral y dejando una mera fachada ahora no hacen cumplir ni la estructural que le confirieron", recuerda el Círculo Cultural de Podemos en Huelva.

El Círculo ha dejado escrito que en todo momento el edificio debía restaurarse cumpliendo el PGOU, poniendo en valor sus revestimientos, vidriera y el destacado mural al fresco del laureado pintor Eduardo Vicente. Para que todo ciudadano pueda apreciar su arquitectura, sin la cual la fachada, que también se altera, carece de todo sentido.

De nada ha servido esta larga polémica.