martes. 05.03.2024
El tiempo

Resurge el asentamiento de infraviviendas de Las Metas

La crisis del coronavirus ha hecho que el asentamiento de infraviviendas de Las Metas, desmantelado por el Ayuntamiento en 2018, vuelva a restaurarse.
Resurge el asentamiento de infraviviendas de Las Metas

El paraje de Las Metas, anexo al Barrio del Matadero en la capital, vuelve a estar ocupado. Las originarias infraviviendas que llegaron a ocupar hasta 26 familias sin recursos están siendo nuevamente habitadas.

El asentamiento original fue desmantelado hace tres años después de que la concejalía de Políticas Sociales e Igualdad del Ayuntamiento realojase a todas estas personas en centros sociales bajo la premisa de dignificar sus condiciones de vida y permitirles la incorporación a la sociedad.

El Plan de Intervención Social de 2018 acabó efectivamente con la totalidad de las construcciones, unas 49, según estableció entonces en un primer recuento el estudio de campo inicial.

Todas ellas fueron demolidas de forma progresiva de acuerdo con lo establecido por los planes de trabajo de la Comisión municipal, de forma que para mediados de 2019 el paraje estaba transformado nuevamente en un solar.

Previo al realojo, el Ayuntamiento explica que se llevó a cabo un trabajo individualizado con todos los habitantes de Las Metas, estudiando caso por caso sus necesidades. Al inicio del trabajo de campo, la mayoría de ellas se encontraba en situación irregular mientras que sólo un 15% contaba con permiso de residencia, por lo que hubo que acelerar el papeleo para permitir su inclusión en el padrón municipal.

Crece el sinhogarismo 

La situación actual del paraje ha vuelto a revivir los momentos previos a 2017. Más de once personas sin hogar viven nuevamente en infraviviendas situadas en las inmediaciones de Las Metas, algunas de ellas de forma permanente y otras con carácter temporal e itinerante. Varias de ellas utilizan cada noche un punto diferente del barrio, especialmente mobiliario urbano y bancos.

Los nuevos habitáculos, según ha podido saber este diario, carecen de servicios mínimos como la limpieza o el abastecimiento de agua potable y están expuestos a incendios urbanos dada la maleza y la basura acumulada en las inmediaciones tal y como ocurrió en 2018  y como ha vuelto a suceder en 2021.

Aunque todavía se desconoce la situación real de estos nuevos inquilinos, se calcula que el porcentaje será similar al que reportó la Comisión de Asentamiento en 2015. Se estima, sin embargo, que el número de personas con nacionalidad española ha podido aumentar a causa de la crisis sanitaria y económica del último año así como del crecimiento del número de desahucios producidos en Huelva.

Para el Comedor Social de El Matadero, situado en la calle Ciudadela, muchas de estas personas son comensales habituales al carecer de cocina las nuevas infraviviendas. La organización benéfica se encarga diariamente de ofrecer alimentos no solo a estas personas sino a las centenares que no cuentan con recursos suficientes y que se han triplicado desde marzo de 2020.

En total, el comedor ofrece alimentos a más de 450 personas semanalmente entre las que se encuentran los habitantes de los asentamientos de Moguer, Mazagón y ahora también los nuevos inquilinos de Las Metas.