lunes. 22.07.2024
El tiempo

La Asociación Unificada de Guardias Civiles denuncia la falta de agentes en la provincia

AUGC sostiene que la estadística demuestran que, cuanto menor son las plantillas policiales, mayores son los índices de criminalidad.
La Asociación Unificada de Guardias Civiles denuncia la falta de agentes en la provincia

AUGC Huelva, ha presentado un escrito a la Subdelegada del Gobierno en Huelva, donde denuncia la falta de patrullas de la Guardia Civil. Como ejemplo de esta situación denuncian que, el pasado viernes día 20 de agosto en horario de 14 a 22 horas, horario en que tan solo una patrulla, formada por dos Guardias Civiles, uno del Puesto de Punta Umbría y otro del Puesto de Aljaraque, tuvieron que hacerse cargo de la seguridad ciudadana de las localidades de, Trigueros, Beas, San Juan del Puerto, Gibraleón, San Bartolomé, Aljaraque, Punta Umbría y El Portil, más de 200.000 personas para tan solo una patrulla de “super” agentes de la Guardia Civil.

Ya se ha denunciado en muchas ocasiones por parte de AUGC, la falta de guardias civiles en la provincia de Huelva, con la consiguiente merma del servicio que se presta al ciudadano. En algunas Unidades se está, paliando esta situación porqué cuentan, con la presencia de los guardias civiles en prácticas y porque, los guardias en prácticas que llegaron el año pasado, no se han incorporado a sus nuevos destinos, que se producirá a mediados de septiembre, 

Evidentemente, ese déficit de plantilla redunda inevitablemente en un peor servicio a la población y afecta a la seguridad ciudadana. A pesar de los esfuerzos, de los guardias civiles para intentar paliar las carencias de personal con su profesionalidad y compromiso, lo cierto es que los datos estadísticos demuestran que cuanto menores son las plantillas policiales mayores son los índices de criminalidad.

Debe tenerse en cuenta que algunas unidades apenas pueden sacar patrullas a la calle o abrir las dependencias para atender a la ciudadanía o como ha ocurrido en este caso una sola patrulla, para seis localidades con más de 200000 personas. Es evidente que, ante cualquier incidencia que ocurra, es imposible acudir a más de una llamada de emergencia, porque no hay más efectivos en la zona.

Esta falta de efectivos se está intentando solventar poniendo en riesgo la integridad de los propios agentes. El ejemplo lo tenemos en las denuncias que AUGC HUELVA, hace públicas en relación a la falta de efectivos, que se tienen que trasladar en solitario desde una localidad a otra, con el consiguiente peligro de agresión, accidente, etcétera.

Cuando esta situación es solicitada que se anule por los legítimos representantes de los Guardias Civiles de Huelva, la Comandancia  y la subdelegación, responde que es un asunto del servicio y que no está dentro de las competencias de las Asociaciones, dejando de un lado la protección que se merecen los guardias civiles y que tienen que defender sus legítimos representantes, recurriendo a otros estamentos, como la Inspección de Trabajo o incluso los propios tribunales de justicia, cuando debe ser la propia guardia civil la que vele por el cumplimiento de la prevención de RRLL dentro de sus competencias.

A la vista de que no llegan, ni van a llegar los recursos humanos necesarios, la única solución posible es la que AUGC lleva mucho tiempo reclamando incluso en el Congreso de los Diputados, la reorganización territorial y funcional de las unidades de la Guardia Civil, así como la configuración de un nuevo modelo policial.

La verdadera solución para tener más presencia de guardias civiles, pasa no solo por el aumento de la plantilla de la guardia civil, y anunciar las vacantes que existen en todas las comandancias, sino en hacer una reorganización de las Unidades, creando pequeñas comisarias, en las localidades grandes, donde siempre haya una equipo para recoger las denuncias, patrullas en las localidades y calabozos para los detenidos, mientras no se tome esta solución, este problema irá aumentando ante la falta de agentes y la dedicación de muchos de ellos a labores que no son de prevención de la delincuencia, la actual distribución de la Guardia Civil esta anticuada y no adaptada a los medios de transporte y a las comunicaciones del siglo XXI y mucho nos tememos que seguirá empeorando la situación si las autoridades políticas no toman las decisiones adecuadas.