viernes. 30.09.2022
El tiempo

La alegría y el recogimiento marcaron el Lunes Santo

La alegría y el recogimiento marcaron el Lunes Santo

La segunda jornada de la Semana Santa gozó de la plenitud y del acompañamiento de miles de onubenses en las calles de la capital.

La jornada del Lunes Santo tenía su comienzo a las tres y media de la tarde en la Barriada de La Orden. La Hermandad de El Perdón salía a la calle.

Han sido muchos los momentos emotivos y emocionantes que ha vivido la Hermandad a lo largo de su recorrido. Se Ponía rumbo al centro de la ciudad bajando la cuesta del Humilladero de La Cinta. Las altas temperaturas, otra vez grandes protagonistas de la jornada no han sido impedimento para que la ilusión reinara entre los Hermanos, los cuales tras un año de trabajo, sentían premiado su sacrificio viendo a su Hermandad en la calle.

Uno de los momentos a destacar, es el paso de la Hermandad por el Hospital Blanca Paloma, haciendo especial el día de hoy a los enfermos que se encuentran en sus dependencias.

Media hora más tarde, la hermandad de El Cautivo sacaba su Cruz de Guía a la calle y el Barrio de la Hispanidad arropaba a sus Titulares.

Entre los momentos más conmovedores que ha vivido la Hermandad, ha estado su paso por el Hogar de Ancianos Santa Teresa de Jornet en la Avenida de Santa Marta. También hay que destacar la subida de la Avenida Manuel Siurot.

A las cinco menos cuarto, fue el turno de la Hermandad de las Tres Caídas. Las puertas del Sagrado Corazón se abrían para que Nuestro Padre Jesús de Las Penas en sus Tres Caídas y María Santísima del Amor hicieran las delicias de todos los onubenses que estaban allí.

La Hermandad de Las Tres Caídas es especialmente conocida por el trabajo que realiza su cuadrilla del Paso de Misterio y por ello, la subida de la cuesta que lleva su nombre, la Cuesta de las Tres Caídas, antigua Vía Paisajista, es uno de los puntos clave de la Hermandad en su recorrido. Allí se agolpaban miles de onubenses para vivir ese momento.

El contraste del día lo ponía la Hermandad de El Calvario. Eran las nueve de la noche cuando se abrían las puertas de su Capilla, en el corazón del centro de Huelva y la Cruz Franciscana del Monasterio de La Rábida se ponía en la calle.

Los grandes protagonistas, el silencio y el recogimiento, a diferencia del bullicio de las otras Hermandades que componían el día.

Ha sido destacable todo el recorrido de la Hermandad tras salir de Carrera Oficial, en donde solo se escuchaban el rachear de los pasos, las notas de La Capilla Musical de La Consolación y oraciones cantadas en forma de saetas.

La alegría y el recogimiento marcaron el Lunes Santo
Comentarios