jueves. 18.08.2022
El tiempo

El Jurado Popular ya delibera sobre la culpabilidad (o no) de Bernardo Montoya

Bernardo Montoya vuelve a pronunciar hoy otras de sus palabras sueltas, crípticas, a su llegada. Dice sentir "odio", se le ha oído al bajar del furgón.
15-11-2021 Huelva.- Tribunales.- Llega a la Audiencia Bernardo Montoya entre medidas de seguridad y sin incidentes.

Bernardo Montoya, acusado de agredir sexualmente y asesinar en el mes de diciembre de 2018 a Laura Luelmo, la profesora zamorana de 26 años, en la localidad de El Campillo (Huelva), ha llegado este lunes sobre las 9,36 horas a la Audiencia Provincial, donde esta jornada comienza el juicio con jurado popular por este crimen.

POLITICA ANDALUCÍA ESPAÑA EUROPA HUELVA SOCIEDAD
A.PEREZ/EUROPA PRESS.
15-11-2021 Huelva.- Tribunales.- Llega a la Audiencia Bernardo Montoya entre medidas de seguridad y sin incidentes. Bernardo Montoya, acusado de agredir sexualmente y asesinar en el mes de diciembre de 2018 a Laura Luelmo, la profesora zamorana de 26 años, en la localidad de El Campillo (Huelva), ha llegado este lunes sobre las 9,36 horas a la Audiencia Provincial, donde esta jornada comienza el juicio con jurado popular por este crimen. POLITICA ANDALUCÍA ESPAÑA EUROPA HUELVA SOCIEDAD A.PEREZ/EUROPA PRESS.
El Jurado Popular ya delibera sobre la culpabilidad (o no) de Bernardo Montoya

19 preguntas conforman el objeto del veredicto que el Juez ha entregado a los cinco hombres y cuatro mujeres que forman parte del Jurado que debe pronunciarse sobre la culpabilidad (o no) de Bernardo Montoya, al que se le juzga por el asesinato, detención ilegal y agresión sexual de la joven profesora zamorana Laura Luelmo.

El magistrado-presidente del juicio acaba de entregar el objeto del veredicto a los miembros del Jurado, que se retiran a deliberar.

Se acerca pues la resolución final de un caso que conmocionó a la población y que ha suscitado todo tipo de reacciones desde que Laura fue encontrada sin vida en Las Mimbreras de El Campillo cinco días después de su desaparición en diciembre de 2018.

Bernardo Montoya vuelve a pronunciar hoy otras de sus palabras sueltas, crípticas, a su llegada. Dice sentir "odio", se le ha oído al bajar del furgón.

En juego tiene por delante pasar el resto de su vida en la cárcel si resulta culpable y se le condena a prisión permanente revisable. Aunque su abogado confía en que esto no suceda: ve pocas pruebas de peso y atenuantes y recuerda que el reo ha perdido perdón. Montoya se ha ratificado en la versión que inculpa a una expareja que no está imputada en la causa.

Tanto el Ministerio Público como la Junta de Andalucía han mantenido las peticiones de pena incluidas en sus respectivos escritos de conclusiones provisionales, mientras que la acusación que ejerce la familia ha elevado las penas que solicitaba inicialmente.

Cabe recordar que la Fiscalía, ha considerado que los hechos constituyen un delito de detención ilegal, un delito de agresión sexual y otro de asesinato, y entiende que además existen agravantes de género en el caso del delito de agresión sexual y la de reincidencia en el de asesinato.

De hecho, Montoya tiene tras de sí un largo historial por delitos de sangre y agresión. Por todo ello procede imponer a Montoya 20 años por el delito de detención ilegal, doce por agresión sexual y prisión permanente revisable por el asesinato de Laura Luelmo.

El relato de los hechos dibuja a Montoya como un verdadero criminal, despiadado, que sorprende a la víctima, la mete a la fuerza en su casa, la golpea, deja malherida y la agrede sexualmente.

Después de someterla a sufrimientos la mete en el maletero de su coche y arroja el cuerpo en Las Mimbreras. El cuerpo aparece el 17 de diciembre de 2018, cinco días después de su desaparición, y Montoya es detenido después y está entre rejas desde el 21 de diciembre de 2018.

La acusación particular, ejercida por la familia de la joven y por la Junta de Andalucía -como acusación popular- también solicitan la prisión permanente para Bernardo Montoya.

El Jurado Popular ya delibera sobre la culpabilidad (o no) de Bernardo Montoya