viernes. 01.03.2024
El tiempo

La hostelería se rebela contra las restricciones y exige control de los botellones

Las nuevas medidas de la Junta de Andalucía que conllevan nuevas restricciones en el sector de la hostelería preocupan en la Asociación Provincial de Bares y Cafeterías de Huelva (BARECA) cuyos asociados las rechazan y dicen que van a ser un nuevo revés a la economía de sus negocios.
La hostelería se rebela contra las restricciones y exige control de los botellones

Las nuevas medidas de la Junta de Andalucía que conllevan nuevas restricciones en el sector de la hostelería ha sido un detonante en la Asociación Provincial de Bares y Cafeterías de Huelva (BARECA) cuyos asociados han rechazado las mismas entendiendo que van a ser un nuevo revés a la economía de sus negocios.

Y es que la Junta de Andalucía decidió prorrogar las medidas actualmente vigentes en la comunidad autónoma en materia de Salud Pública a propuesta del Comité Regional de Alto Impacto en Salud Pública.

La única modificación acordada, en la última reunión celebrada fue la posibilidad de cierre de los establecimientos de hostelería al aire libre hasta las 01.00 horas de la madrugada, sin posibilidad de admisión de nuevos clientes ni servicio desde las 00.00 horas.

La normativa andaluza resalta la prohibición del consumo, colectivo o en grupo, de bebidas en la calle “siendo vital la colaboración de las administraciones para que no se lleven a cabo este tipo de actividades”. Una petición que afecta a los ayuntamientos y a sus respectivos servicios de Policía Local.

Desde Bareca dvierten, sin embargo, que el auténtico problema radica en los botellones que se extienden a lo largo de nuestros pueblos y ciudades sin control alguno.

“El hecho de no poder admitir clientes ni ofrecer servicios en los bares a partir de las 00,00 horas, no es la mejor medida para seguir reactivando el sector de la hostelería que lejos de ser un foco de propagación está actuando con ejemplaridad, cumpliendo con la normativa vigente” se asegura desde BARECA,  cuyo presidente, Rafael Acevedo, es crítico con la nueva situación “porque hace recaer toda la responsabilidad en la hostelería no es de justicia ya que llevamos más de un año aguantando estoicamente con dificultades y situaciones límites”.

“Cualquier medida debe ir acompañada de las ayudas necesarias al sector”, insiste Acevedo que habla en nombre de los hosteleros de nuestra provincia que han acogido con malestar la última orden de la Junta de Andalucía “porque viene a dar al traste con los avances que habíamos conseguido en los últimos meses, reanimando, en cierta medida, al sector que de nuevo se ve abocado a  dar un paso atrás”

Desde BARECA se asegura que las nuevas limitaciones “son muy difíciles de entender en un momento en el que la luz al final del túnel está cada vez más cerca", imponiéndose restricciones mucho más graves que las que había incluso con una situación sanitaria mucho más grave".

En BARECA con esta nueva situación se observa una falta de consideración hacia un sector que ha venido haciendo ímprobos esfuerzos por colaborar en evitar la propagación de la COVID, sintiéndose ninguneados por la Administración cuando ésta debería, sin embargo, ejercer un control férreo sobre los botellones que es ahí donde sí realmente se está creando un foco de propagación muy preocupante.

Por último, desde BARECA se hace un llamamiento a las fuerzas políticas para que tengan en cuenta que esta campaña de verano va a ser decisiva para la subsistencia de muchas empresas. Por tanto,  medidas como la mayor subida histórica de la luz en nuestro país, incrementando los gastos energéticos, así como de los  carburantes con repercusión en los gastos en materias primas y logísticos, junto a las limitaciones horarias establecidas no hacen más que agravar la situación, lejos de mejorarla.

Estas fueron las medidas anunciadas por la Junta

Andalucía permanecerá pues dos semanas más en la llamada Fase 1 de la desescalada tras la superación del estado de alarma, anunciada por el Gobierno andaluz el 6 de mayo.

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, explicó el pasado 6 de mayo que la desescalada de Andalucía, tras el fin del estado de alarma decretado por el Gobierno, se ejecutaba en tres fases.

La primera, denominada de estabilización, que abarcaba inicialmente desde el 9 hasta el 31 de mayo, es en la que continúa la comunidad autónoma, que no ha progresado hacia la fase dos, denominada de avance, y que en los planes iniciales arrancaba el 1 de junio y se extendía hasta el día 21. La llamada fase 3, de normalización, estaba previsto que se iniciara el 21 junio.

En la fase 1, de estabilización, el horario de la hostelería en toda Andalucía se mantiene hasta las doce de la noche, si bien, con la modificación aprobada este martes, los clientes podrán permanecer en terrazas hasta la 1,00 hora de la madrugada.

Ocupación de mesas en bares y terrazas

Las mesas tendrán un máximo de hasta ocho personas en interior y hasta diez en exterior, en función del nivel de alerta en el que se encuentre cada municipio.

Los pubs y discotecas pueden abrir hasta las 2,00 horas de la madrugada. Los aforos en las mesas serán los mismos que para el sector de la hostelería, mientras que las pistas de baile sólo se autorizan en el exterior y con mascarilla, sólo en zonas de nivel 1.

Respecto a las piscinas y playas, no habrá horarios y sí existirá la obligatoriedad de mantener distancia de 1,5 metros entre grupos fuera del agua.

El aforo varía en función del nivel de alerta del municipio.

En cuanto a los teatros, espectáculos, eventos deportivos o plazas de toros, en los municipios con niveles 1 y 2, los grupos de espectadores estarán separados de otros grupos por una butaca en todo su contorno, mientras que, en los municipios con niveles 3 y 4, los espectadores estarán separados por 1,5 metros de distancia.

Con posterioridad a esta reunión se aprobaron el pasado miércoles los nuevos niveles de alerta, estando todos los Distritos Sanitarios de la provincia en el Nivel 1, el más bajo en cuanto a restricciones se refiere.