domingo. 03.03.2024
El tiempo

El alcalde anuncia una pronta resolución sobre los fosfoyesos tras completar Fertiberia su plan

Fertiberia anuncia que ha presentado el proyecto específico para la zona 4 de las balsas de fosfoyesos. Garantiza la estabilidad y la seguridad de toda la zona de vertido que alberga 120 millones de toneladas de residuos.
El alcalde anuncia una pronta resolución sobre los fosfoyesos tras completar Fertiberia su plan

Fertiberia acaba de anunciar que ha presentado el proyecto específico para la zona 4 de las balsas de fosfoyesos, enmarcado en Restore 20/30, que contempla la recuperación de toda el área en la que se ubican los apilamientos de fosfoyesos -una superficie de 720 hectáreas divididas en las denominadas zonas 2, 3, 5 y la zona 4- y que requerirá una inversión superior a los 65 millones de euros.

La restauración realizada en su día en esta zona permitió su integración en el ecosistema, lo que se ha traducido en el desarrollo de flora y fauna autóctona de gran riqueza medioambiental. Se pretende que esta fauna no sufra las consecuencias de la carga contaminante existente en el lugar.

Tras este anuncio por parte de la empresa, se ha pronunciado el alcalde de Huelva, el socialista Gabriel Cruz (PSOE). Se ha comprometido a que "en pocos días" estará listo el informe de compatibilidad urbanística del proyecto de Fertiberia de restauración de las balsas de fosfoyesos. Es condición indispensable para el comienzo de las obras, al igual que otro informe de impacto en la salud. El alcalde no ha marcado en qué términos se pronunciarán los técnicos municipales ni si obligarán a la empresa a poner en marcha modificaciones del proyecto.

El proyecto de regeneración de la zona 4 de las balsas de fosfoyesos estaba fuera de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) aprobada en su día por el Ministerio para la Transición Ecológica.

Fertiberia sigue dando pasos para iniciar la ejecución de Restore 20/30, el proyecto que contempla la recuperación de toda el área en la que se ubican los apilamientos de fosfoyesos (una superficie de 720 hectáreas divididas en las denominadas zonas 2, 3, 5 y la zona 4) y que requerirá una inversión superior a los 65 millones de euros. Tras lograr la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable por parte del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, la compañía aportó la documentación necesaria para que la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Huelva emitan los informes y autorizaciones que permitan iniciar las obras de recuperación de las zonas 2, 3, y 5, que son las ocupadas por los actuales apilamientos de fosfoyesos y que constituyen el foco principal del proyecto, en el menor plazo posible.

En paralelo, y atendiendo al articulado completo de la DIA, Fertiberia ha culminado los estudios adicionales y el proyecto específico requeridos con el objetivo de mejorar la restauración de la que ya fue objeto la zona 4, utilizando para ello los mejores estándares que en esta materia se van a aplicar para las zonas 2, 3 y 5.

La compañía ha dado ya traslado de este Proyecto y de los estudios que lo sustentan al Ministerio para la Transición Ecológica para someterlo a la tramitación correspondiente, acaba de anunciar en un comunicado.

La zona 4, anexa a los actuales apilamientos de fosfoyesos, fue objeto hace más de 10 años de una restauración medioambiental ejecutada por un consorcio en el que participaron las administraciones públicas local y autonómica, ya que fueron usuarias de dichos terrenos.

Según recuerda ahora Fertiberia, esta restauración permitió su integración en el ecosistema de la zona, lo que se ha traducido en el desarrollo de flora y fauna autóctona de gran riqueza medioambiental. Ahora, tras meses de estudios de campo adicionales y con el conocimiento técnico desarrollado en Restore 20/30, Fertiberia propone reforzar la recuperación medioambiental realizada en el pasado con actuaciones complementarias acordes con las más altas exigencias establecidas para las zonas donde actualmente se ubican los apilamientos de fosfoyesos.

“La compañía ha presentado para esta zona un proyecto que contiene el mismo nivel de ambición que la recuperación ambiental que se realizará en el resto de las áreas”, afirma David Herrero, director industrial de la compañía. En este sentido, Fertiberia ha trabajado en el diseño del proyecto requerido, y cuyo objeto principal es dotar a la zona 4 de una seguridad estructural y medioambiental igual a la prevista en las Zonas 2, 3 y 5.

En esta línea, se instalará un sistema de drenaje de aguas internas similar al de las otras zonas, y será igualmente objeto de un sellado perimetral para evitar el contacto con el entorno mareal circundante. Asimismo, contará con un sistema de escorrentía de pluviales para evitar la erosión del terreno y la acumulación e infiltración de agua. Además, al igual que en las otras zonas, se instalará una protección perimetral con escolleras que evitarían las inundaciones mareales.

Por otro lado, se darán las pendientes adecuadas a los taludes para asegurar la estabilidad de la zona incluso frente a sismos extremos. Junto a ello, se replantarán nuevas especies vegetales adicionales de amplio desarrollo radicular que servirán de garantía adicional frente a la infiltración de agua y que se sumarán a las especies ya existentes en la zona.

Fertiberia considera que ha dado, por lo tanto, dos pasos decisivos en el primer semestre del año.

El pasado mes de marzo presentó ante la Junta de Andalucía el proyecto básico para la modificación de la Autorización Ambiental Integrada para las zonas 2, 3 y 5 de Restore 20/30, y solicitó al Ayuntamiento de Huelva la emisión del informe de compatibilidad urbanística para estas mismas zonas.

La compañía ya ha desarrollado el proyecto de ejecución de la obra para empezar la recuperación de manera inmediata en estos tres sectores una vez que se obtengan estos permisos. Y ahora da cumplimiento al último dictamen de la DIA con un proyecto específico para la zona 4 que perfecciona el planteamiento original llevado a cabo.

Sobre Fertiberia

Grupo Fertiberia, referente en el sector de la nutrición vegetal, es uno de los principales productores de fertilizantes, amoniaco y derivados de la Unión Europea. Con más de 1.500 empleados y 13 centros de actividad industrial en España, Portugal y Francia, la compañía desarrolla y fabrica soluciones agronómicas innovadoras que elevan la competitividad del sector agrícola y colaboran en la transición ecológica de un sector esencial para la economía europea. También produce soluciones medioambientales para la industria y otros sectores, como AdBlue, con el que ha logrado reducir un 10% las emisiones a la atmósfera de gases NOx del parque de vehículos diésel en España.