domingo. 05.02.2023
El tiempo

El fin de la renta antigua fuerza el éxodo de comercios del centro

El fin de la renta antigua fuerza el éxodo de comercios del centro

Muchos comerciantes se han visto obligados a cerrar sus negocios o a mudarse a otras calles ante una subida del alquiler que en muchos casos se llega a multiplicar por ocho.

Las calles del centro han comenzado el año más vacías de lo habitual. Muchos locales están cerrados, otros en proceso de liquidación, y quien más y quien menos ha colocado el cartel de traslado. Son las consecuencias del fin de la renta antigua en Huelva. Hasta el 31 de diciembre, los negocios del centro disfrutaban de alquileres mensuales de entre 500 y 800 euros gracias a unos contratos de alquiler que tenían su origen en los años 60. Con el inicio del nuevo año, se acaba la moratoria establecida en la Ley de Arrendamientos Urbanos y sus arrendatarios deben comenzar a pagar una nueva renta. El problema es que esos contratos supone pagar en algunos casos hasta ocho veces más que antes, y no todos los comerciantes pueden permitírselo. Esto ha provocado el éxodo de muchos de ellos.

Para los pequeños comercios del centro de Huelva, el fin de la renta antigua es un obstáculo más en la lista de problemas a los que se han enfrentado en estos últimos años. La crisis ya dejó al pequeño comercio local en una situación crítica, que se vio bastante agravada con la apertura del centro comercial Holea. Ahora, la subida del alquiler deja a muchos en una situación extrema, hasta el punto de que deben cerrar su negocio o mudarse a calles donde los alquileres son más económicos.

Es el caso de la tienda ‘Brutal’ por ejemplo. Hasta diciembre de 2014, pagaban un alquiler de alrededor de 800 euros en la calle Palacios. El fin de la renta antigua les obligaba a pagar unos 6.000 euros al mes por el mismo local, según la información aportada a esta redacción. Ante esta situación, tuvieron que cambiar de local, y ahora están justo frente al anterior negocio. Pagan menos de lo que debían pagar con el nuevo alquiler y cuentan con el doble de espacio. Su local anterior lo ocupa una compañía telefónica.

Tras el traslado, Jaime Gil, del establecimiento ‘Brutal’, ha asegurado en declaraciones a Diario de Huelva que “era imposible continuar en el mismo local con esta subida del alquiler”. Ha reconocido que los precios de algunos alquileres antiguos eran “irrisorios”, pero esta subida es “insostenible”. De hecho, muchos de los locales de esa calle también han cerrado sus puertas. “Cinco o seis locales más han cerrado aquí al lado por este mismo problema, las calles céntricas están más vacías a la espera de que lleguen nuevos comerciantes”, ha lamentado. Sólo hay que pasar por allí para comprobarlo.Centro03

Lo mismo ocurre con ‘Love’. Hasta el año pasado, el establecimiento estaba en un local de la calle Palacios. Éste está ahora mismo completamente cerrado. ‘Love’ se ha trasladado a la calle Hernán Cortés. En la esquina de la calle Concepción, la famosa tienda ‘Modas Gálvez’ también ha cerrado sus puertas con el inicio del año. Son sólo algunos ejemplos más de los daños del fin de la renta antigua en los pequeños comercios del centro de Huelva.

Un poco más lejos, junto al descampado que antiguamente ocupaba el mercado antiguo, también son varios los comercios que hasta hace muy poco tenían renta antigua. Afortunadamente, ya actualizaron sus contratos de alquiler hace unos años, y ahora no les afecta. Es el caso de la ‘Cuchillería y Ferretería Aquilino Vidal’. Su responsable, José Manuel Moreno, ha explicado que “pagamos un 50% más de alquiler desde hace unos seis años aproximadamente, y de momento no nos han comunicado que nos afecte” el cambio. Sin embargo, "sí hemos escuchado el problema de otros comerciantes cercanos que han cambiado de local e incluso han cerrado por la dificultad de afrontar un alquiler superior", ha reconocido.

Mientras tanto, van llegando al centro comerciantes que sí pueden permitirse los nuevos alquileres. Hay negocios, como ‘Iralas’, que abrieron sus puertas en año pasado con un alquiler actualizado, aunque éste no llega a los mil euros, como sí ocurre en calles como Concepción o Palacios. De cualquier modo, el fin de la renta antigua es un varapalo más para el pequeño comercio de Huelva, ya muy dañado en estos últimos años.

El fin de la renta antigua fuerza el éxodo de comercios del centro
Comentarios